25 de enero de 2011

Justicia enemiga

Por Jaime Restrepo V.

Las presiones han sido intensas. Cada denuncia que llega a la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes contra Álvaro Uribe, se convierte en un rifirrafe en el que se busca garantizar la condena del ex presidente a toda costa.

No importa si hay que recusar a todos los miembros de la Comisión. Tampoco interesa la ausencia del equilibrio que implica el concepto de justicia. Lo fundamental para los perseguidores es lograr que el investigador sea un contradictor político del denunciado, o que pertenezca a un partido rabiosamente antiuribista o que su campaña haya sido financiada por un enemigo declarado de Uribe.

Ésa es la situación del proceso que se le adelanta al ex presidente en la Comisión de Acusación, por cuenta del escándalo de las “chuzadas”. El Representante–investigador Augusto Posada, a quien inicialmente le correspondía adelantar las pesquisas en el proceso, fue recusado por Piedad Córdoba, por una denuncia que interpuso contra la ex senadora en abril de 2008.

Sin embargo, la recusación resulta esclarecedora: la denuncia contra Piedad Córdoba termina siendo sinónimo de afinidad total con Uribe y por tal motivo, sugiere que nadie por fuera del uribismo puede ver a la ex senadora como una criminal denunciable. Además, la recusación de Posada deja en evidencia la persecución contra el ex presidente: mientras los magistrados de la Corte Suprema de Justicia son aplaudidos por prejuzgar ante los micrófonos a sus procesados, al investigador del escándalo de las “chuzadas” lo obligan a salir de la investigación por denunciar a una de las presuntas “víctimas” de tal situación.

En medio de la patraña, no sólo le aceptaron a Posada el impedimento, sino que quieren adjudicarle a un congresista de Apertura Liberal, José Rodolfo Pérez Suárez, miembro del partido que fue financiado por David Murcia Guzmán, la cabeza visible de DMG, la misión de investigar. Por si fuera poco, es importante recordar que muchos de los políticos que resultaron beneficiados con los delitos de DMG, pertenecen a lo más cercano del samperismo, como los hermanos Berrío Villarreal.

Así las cosas, a Uribe lo tienen que juzgar sus enemigos más enconados y de ser posible, los aliados jurídicos y políticos de las FARC, o de Hugo Chávez, o de Ernesto Samper: ¡Ésa es la justicia garantista que ofrecen! Una farsa en la que se cumplen algunas formalidades, aunque los veredictos ya están decididos de antemano y el fallo es sólo un requisito de trámite. A lo anterior se suman las amenazas de los más encarnizados críticos de Uribe, quienes han planteado que si los congresistas declaran inocente al ex presidente, la Corte Suprema de Justicia los investigaría por "prevaricadores". Curiosamente, nadie se pronuncia contra semejante mecanismo de intimidación que blanden los enemigos de Uribe, y el silencio de los habladores magistrados de la CSJ sólo confirma que la amenaza cuenta con su aprobación y apoyo. ¿Acaso tal amenaza, en lo formal, no es una intromisión en la justicia?

No tengo dudas: a Uribe lo van a acusar ante la plenaria de la Cámara de Representantes, no por las pruebas, sino por la persecución política que concretará el anhelo de procesar judicialmente al ex presidente.

Y mientras tanto, el gobierno del mejor amigo de Hugo Chávez observa impávido los acontecimientos, y seguramente tendrá la osadía de advertir que “respeta la independencia de la justicia”. ¿Cuál independencia? Los miembros de la Comisión de Acusación son políticos, miembros de partidos que llegan al Congreso y se les asigna la misión de oficiar de jueces sin serlo.

En el pasado, la Comisión de Acusación actuó de acuerdo a las evidencias y en la plenaria de la Cámara de Representantes, el criminal investigado repartió puestos y prebendas que compraron su absolución, a través de personajes como Heyne Sorge Mogollón, demostrando que ese proceso es una farsa exclusivamente política.

Semejante cúmulo de irregularidades y la falta de garantías en los diferentes ámbitos de la justicia, son motivos suficientes para plantear, una vez más, la urgencia de convocar una Asamblea Constituyente que establezca, entre otros asuntos, un Tribunal de fuero que se encargue de la judicialización de los funcionarios que son cobijados por esa prerrogativa.

Es que resulta absurdo que la Comisión de Acusación sea la encargada de procesar a los magistrados de las altas cortes y a su vez, el juez natural de los congresistas, incluidos los Representantes de la Comisión de Acusación, sea la Corte Suprema de Justicia. En su momento, este enredo fue aprovechado por Ernesto Samper y sus secuaces, como el mediocre que encabeza las amenazas contra los investigadores de Uribe; para sacar del problema a muchos congresistas que decidieron exonerar al ex presidente del 8 mil.

Además, esa figura nefasta ha profundizado la tradicional impunidad en Colombia: ¿Qué congresista está dispuesto a denunciar e investigar a los actuales magistrados de la Corte Suprema de Justicia? Es que algunos de los togados podrían estar incursos en delitos como el prevaricato cometido durante el proceso de elección de Fiscal y el abuso de función pública en el que pudieron incurrir al modificar la figura de la extradición, usurpando el poder presidencial, tal y como lo expresó una magistrada en un salvamento de voto. ¿Algún Representante estaría dispuesto a investigar a su juez natural por la impunidad de Piedad Córdoba o Gloria Cuartas? ¿Se dará un ejercicio de repetición en la segura demanda que interpondrá Carlos García Orjuela por la persecución inclemente que lo privó de la libertad durante tanto tiempo, incluyendo modificaciones de la jurisprudencia y desconocimiento de fallos judiciales?

El modelo de justicia colombiano es nefasto, pues está diseñado para garantizar la "infalibilidad" de los magistrados, lo que termina convirtiéndose en una patente para delinquir. La solución a semejante aberración es una Asamblea Constituyente que reforme totalmente la operación de la justicia, exigiendo que la carrera judicial sea la única posibilidad de acceder a los cargos de mayor poder en la justicia: hay que desbaratar el modelo mafioso que se apoderó de la justicia, rescatando también la operación judicial de las garras siniestras del chavismo y de la politiquería en general.

13 comentarios:

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

Algunos personajes,entre otros, con influencias politicas en 1991

Cesar Gaviria,Ernesto Samper,Horacio Serpa,Antonio Navarro,Rafael Pardo,Juan Camilo Restrepo,Juan Manuel Santos,Noemy Sanin,Alaro Gomez,de las toldas de estos politicos salieron los Delegados que intervinieron en la elaboracion de la Constitucion del 91.

Grupos que influenciaron a los Constituyentes, M-19, Carteles de la Droga y algunas basuras mas

Tendremos HOY , de convocarse una Constituyente un panorama diferente?

...o tednremos casi los mismos, con la salvedad de tener grupos de influencia mucho mas fuertes y perniciosos?agregando una buena dosis de paramilitarismo, de afectos a las Farc,la sombra del Chavismo y un fuerte y bien orquestado frente ati-uribista...

La adivinanza eta clara,blanco es, gallina lo pone y frito se come..

de que color saldria HOY una nueva Constitucion...?

saludos

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

¿Por qué excluir de la fórmula actual a Álvaro Uribe Vélez, con 80 % de popularidad y próximamente con un importante poder regional?

Un abrazo.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso;

...algunas de las razones las decribe usted mismo, al menos para algunos ,con gran patetismo, que nos dejan una gran encrucijada en el alma, ha sido usted mas que claro, ha descrito una situacion que presagia tempestad.

Alvaro Uribe V, esta increiblemente en medio de fuego cruzado, bajo presion de los medios de comunicacion y prensa , politicos carro~eros, no parece que sea el mejor momento para cambio de "tercio"....

saludo

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

La tempestad está en su fase más intensa. Yo lo describo de otra manera: es una guerra y es en el momento de mayor furor en donde se decide la victoria. Es más: ya se perdió la oportunidad histórica de reformar la Constitución con Uribe en la presidencia... ahora, desde afuera, es el mejor momento para impulsar esa reforma que será la madre de todas las guerras.

Un abrazo enorme.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

...no le parece que al discipulo que metia la mano en el plato de su maestro ,le falte poco para entregarlo?

...estamos seguros que al preguntar al "80%" por su preferencia al escoger, azuzados por los corruptela politica, no escojan, hoy como ayer, a su... Barrabas?..

saludo

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

A "Barrabás" lo escogieron por cuenta del guiño del "Maestro". No desprecio al electorado uribista y creo que en el momento decisivo, ese electorado hará lo correcto... claro, si el líder asume la misión.

Un abrazo grande.

Simpliciano dijo...

Atrabilios:

...no habia otra alterntiva, el maestro, con minuscula,ya tenia preparado a su discipulo amado, quien le sucecederia y se haria cargo de continuar con sus programas y ense~anzas, mientras Barrabas no tenia la menor opcion de acceder a la jefatura de Estado, eso estaba mas que claro, se presento un golpe de opinion adverso al copiar y aplicar un sistema , el AIS,concebido para otro pais, donde funciona a la maravilla, pero que transplantado a nuestro medio, sin dejr de ser eficiente para agunos de los fines deseados, al aplicarlo, por diferencias enormes en la explotacion agricola,causo fuerte controversia,lo que anulo la posicion privilegiada de "uribito" para suceder a su mentor,ante el borrascoso panorama politico, hubo que acudir al que parecia menos peligroso para la continuidad de gobierno , verdero dilema que produjo la "encrucijada en el alma", asi que en realidad no fue un simple "gui~o" ,sino una desesperada jugada para no caer en una hecatombe, otra cosa es que el Barrabas ,hizo lo de la calandria cuando se vio libre....es lo que estamos padeciendo..

un saludo

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

El guiño existió y hasta la fecha, por parte de Uribe, se mantiene inmodificable.

Saludos.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

...estamos en perfecto acuerdo,fue mas que un simple "gui~o", por parte de Uribe,para bien del pais sigue inmodicable, a eso pongale el cu~o, quien ha modificado sustancialmente su posicion es el "otro",es ahi donde se nos pone el asunto color de hormiga...

saludos

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

Me perdí: el guiño para Santos sigue inmodificable y usted asegura que es para bien del país. Es absurdo: si Santos es un problema para Colombia, ¿por qué mantener el respaldo? ¿En qué beneficia al país que Uribe mantenga su posición frente al maestro en componendas?

Le ruego me explique, mi estimado Simpliciano.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

Lo unico que nos faltaria ,luego del invierno tan destructor seria una "guerra politica",de impredecibles consecuencias, es preferible, conservar la calma ante un mal que por el momento no tiene remedio,un enfrentamiento seria desastroso,se le daria oportunidad a que la izquierda sacara ventajas, la resurreccion de Piedad, el acercamiento de su "mejor nuevo amigo" con el apoyo irrestricto de los amigos de su entra~able Chavez, la estructuracion del bloque Samperista-Gavirista-mamagallista, y demas antiuribistas, apoyados por los medios periodisticos afectos a los Santos...

De ninguna manera convendria a los uribistas convetirnos de la noche a la ma~ana en la oposicion, seria bajar muchos puntos y ponernos en un nivel batante grosero.


saludos

jaime ruiz dijo...

Todas las catástrofes que anuncia Simpliciano están ocurriendo con la aquiescencia de Uribe, y en realidad mucho más que eso, como la instauración de una cleptocracia que terminará en el Alba.

Parece que en el fondo subyace una mentalidad "dirigista" que no concibe ninguna vida de la sociedad sin la relación de sujeción al Estado. El señor Uribe puede liderar a la ciudadanía como simple líder político, para lo cual tiene derecho por mucho que la casta favorecida por el retorno a la barbarie intenten acallarlo.

Ese liderazgo por fuerza tendrá que oponerse a los atropellos consensuados por el gobierno y la Corte y a las nuevas leyes que instauran la cleptocracia. Uribe no sólo parece temer a los miembros de la Comisión de Acusación sino a la pérdida de sus apoyos políticos por las prebendas de Santos. Si tuviera la concepción de un demócrata y comprendiera que la alternativa es perder el apoyo de los ciudadanos, incluso a favor de algún demagogo izquierdista (hay que ver por ejemplo lo que dice Iván Marulanda), Uribe habría roto hace tiempo con Santos. La cautela envalentona a los vendidos y oportunistas, que a toda costa intentan borrar el aspecto ideológico, doctrinario y aun caudillista del liderazgo de Uribe y la adhesión popular que suscita.

Esa cautela de Uribe está en la base del fracaso del TLC antes de 2006 (lo habría aprobado la mayoría republicana del legislativo estadounidense) y también de todas las cosas hechas a medias por su gobierno, como la persistencia de la parafiscalidad, como la incapacidad de convocar una Constituyente que contara con el apoyo de la mitad del censo (la del 91 la eligieron un 20 % de los que podían votar) o de crear un partido leal.

Lo que está ocurriendo es que todo lo que se hizo en la década anterior habrá servido para nada porque ante la amenaza de hacer realidad la persecución con un pretexto idiota (las "chuzadas") y de perder la lealtad de los vividores y politiqueros Uribe prefiere someterse.

Se quedará solo con los que no le advirtieron que la segunda reelección sólo debilitaría su posición.

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

La izquierda ya está sacando ventaja, pues el "gran jefe" es el mejor amigo de Santos, Piedad Córdoba es una aliada más del gobierno (al que ha dicho que admira), Vivanco habla de un "nuevo tono" en Derechos Humanos, Samper puso ministros e incluso Fiscal; la Corte obstruyó la elección de Fiscal, Vargas Lleras y Juan Camilo Restrepo hablan pestes del gobierno anterior e incluso el primero ya les prometió a las FARC unos diálogos por liberaciones o alto al fuego.

Esa resurrección ya ocurrió, pues Santos está empeñado en revivir al partido con la quinta votación en el país (el liberal) y ahora, desde Rafael Pardo hasta Alonso Gómez, pontifican sobre el buen gobierno que ESTÁN HACIENDO con Santos, cobijados bajo el unanimismo de los medios de comunicación bogotanos.

La pasividad en este momento es el peor error que puede cometer Uribe, pues la guerra fue declarada hace rato y ya está en pleno desarrollo y parece que Uribe no se ha percatado de la situación.