22 de junio de 2009

Falsos positivos: ¿Más o menos sistemáticos?

Lo fundamental de la investigación sobre los falsos positivos debería ser el indagar si la presunta víctima fue ajusticiada o fue abatida en combate y si tenía o no vínculos con las FARC. Lo demás son arandelas políticas tendientes a reducir la operatividad del Ejército y darles oxígeno a los terroristas.

El informe preliminar del Relator Especial de Naciones Unidas para ejecuciones extrajudiciales, arbitrarias y sumarias contiene inexactitudes y propaganda generalizadora de baja laya. Evidentemente Philip Alston desconoce la realidad del país y fue sometido, durante 10 días, al bombardeo de los sectores malquerientes de la Seguridad Democrática.

Dice el Relator que “las cantidades mismas de casos, su repartición geográfica y la diversidad de unidades militares implicadas, indican que éstas fueron llevadas a cabo de una manera más o menos sistemática, por una cantidad significativa de elementos dentro del Ejército”.

Veamos: ¿Cuáles son las bases para la afirmación de una acción sistemática? La cantidad de denuncias, la ocurrencia de los hechos en diferentes partes del país y como consecuencia de lo segundo, la cantidad de batallones implicados.

El primer elemento es un engaño: ¿cuántas denuncias intentan generarle un problema al Ejército, por la muerte en combate de un terrorista? Que ese criminal tuviera madre, hermanos o esposa que lo extrañen debería ser accesorio, y la manida descripción del niño bueno, o del inocente campesino que fue asesinado por los monstruos militares, no podría influir en las investigaciones sobre el deceso. ¿Cuántos de esos “angelitos”, en el
Dermotest, tenían rastros de pólvora en sus manos? Nadie lo sabe, pues se hace mucho ruido con el número de denuncias, pero no se dice nada de los avances en las investigaciones de las presuntas víctimas.

Desde hace décadas, las FARC han recurrido a la práctica de mimetizarse entre los campesinos y así desviar las investigaciones haciendo que otros señalen a sus combatientes, no como terroristas, sino como inocentes campesinos que son víctimas de la demencia militar. Ocurre que ahora esas prácticas han sido reforzadas y tiene escenarios de divulgación y esbirros para difundirlas o
hacer montajes probatorios.

En este orden de ideas, la ubicación geográfica de las denuncias por “falsos positivos” en Antioquia, Arauca, Valle del Cauca, Casanare, Cesar, Córdoba, Huila, Meta, Norte de Santander, Putumayo, Santander, Sucre y Vichada, coincide con el mapa de los lugares de mayor presencia terrorista o de vecindad con regímenes afines a las FARC y por ende, de mayor número de combates entre el Ejército y el terrorismo… Debe ser por lo anterior que el Relator habló de acciones más o menos sistemáticas.

Sin embargo esa acusación es inexacta: Según el DRAE, sistemático es algo que sigue o se ajusta a un sistema, es decir, a un conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto.

Se ha dicho que los “falsos positivos” se dieron para intercambiar cadáveres por vacaciones, permisos e incluso dinero. Para que se dé la condición de sistemático, los que cometieron los falsos positivos de Soacha deberían estar interesados e involucrados con las prebendas que ganarían los militares acusados de “falsos positivos” en Antioquia o Putumayo. ¿Qué ganaban los de Norte de Santander con las acciones en otras jurisdicciones? Nada.

Tampoco podrán demostrar que había una organización clandestina con cobertura nacional, que cometía sus atrocidades a lo largo y ancho del país, para beneficiar a un gran número de unidades militares o ayudarles a cumplir un objetivo criminal determinado por los altos mandos. El mismo relator desestima lo sistemático de los hechos cuando señala que “no encontró pruebas que indiquen que las ejecuciones fueron producto de una política oficial del Gobierno o que se hicieron con conocimiento del presidente o de otros funcionarios… "

No existen los menores combatientes, ni son peligrosos



La desinformación y el sesgo del Relator no paran ahí: en uno de los apartes del informe preliminar dice que “pese a que las autoridades en muchos de los casos argumentaron que esas muertes correspondían a miembros de la guerrilla, las pruebas revelaron que no es así y entre los "peligrosos guerrilleros" había adolescentes de 16 y 17 años”.

Unas pocas horas le hubieran servido al Relator de la ONU para enterarse del reclutamiento forzado de menores de edad por parte de las FARC. Que los caídos en combate tengan 16 o 17 años es apenas lógico, pues son los niños los que han sido utilizados como carne de cañón por los jefes del terrorismo.

A Philip Alston no le contaron que el artículo 54 de los estatutos de las FARC indican que “cualquier joven mayor de 15 años está capacitado cabalmente para empuñar las armas” y que centenares de niños han sido secuestrados por el grupo terrorista (lo llaman reclutamiento forzado) para estructurar su primera línea de combate y para otros menesteres como la satisfacción sexual de los depravados comandantes de las FARC.

Es lógico que a Alston no le hayan contado ese detalle, pues ningún “entusiasta humanitario” se ha quejado, ni les ha escrito a las FARC para que dejen de reclutar menores y devuelvan a sus hogares a los que han incorporado a la fuerza.

Así le parezca una fantasía, la realidad es que los guerrilleros de 16 y 17 años son peligrosos, pues cuentan con el factor psicológico que los hace sentir inmortales y que solo con portar un fusil, están protegidos de la guerra: los menores combatientes son osados y rara vez miden las consecuencias de sus acciones “heroicas”.

Si el informe del Relator va a incluir deducciones ignorantes como la descrita anteriormente, al país le tocará comenzar a responder nacional e internacionalmente por los terroristas caídos en combate, erigirles esculturas y ofrecer disculpas públicas a sus familiares… eran matones y criminales de la peor calaña, pero en medio de un combate, los soldados tenían que dejarse asesinar para no ser inculpados de cometer un falso positivo.

No se puede desconocer que si se han presentado los falsos positivos, pero el sesgo ideológico y los intereses políticos han exagerado la atrocidad hasta convertirla en un gigantesco manto que finalmente perjudicará a las verdaderas víctimas y dejará al país, y a sus Fuerzas Armadas, maniatadas para combatir al terrorismo… ¡Eso es lo que quieren, y lo están logrando!

AL CIERRE: Por el mismo camino se dirigía la Ley de Víctimas: al Estado le tocaba indemnizar, por vía administrativa, a los familiares de terroristas y criminales, pues no importaba lo que estuvieran haciendo, o los delitos cometidos, sino el dolor de sus familiares y que habían caído por acción de las Fuerzas de seguridad del Estado… nada de raro que, siguiendo la doctrina ecuatoriana, tocara reparar a la familia de ‘Raúl Reyes’.

Por Jaime Restrepo. Director de Atrabilioso.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

PORQUE LOS INEPTOS SE NIEGAN A VER UNA VERDAD TAN INOCULTABLE, COMO EL MISMO MANCUSO LO DIJO?

jaime ruiz dijo...

Nada nuevo bajo el sol, incluida la complicidad de la prensa. No cabe la menor duda de que buscando representar a las víctimas (por ejemplo a las de los "falsos positivos") para crear un gran problema al Estado, la izquierda democrática sigue haciendo lo mismo que antes de 2002, cuando reunía a los alcaldes desplazados y a los parientes de los secuestrados para convertirlos en lobby sometido a sus intereses.

Pero hay mucho más: ¿cuándo habrá alguien que elabore en serio estudios sobre las víctimas de la violencia? Los que se publican, incluso por organismos oficiales, son falaces y manipulados a favor de los terroristas. Sea el desplazamiento, los falsos positivos, los sindicalistas, etc.

Lo de los sindicalistas es fácil de demostrar. Según la propaganda y los gemidos del cartel de la calumnia (o coro de sicofantas), durante 2006 en todo el mundo fueron asesinados 76 sindicalistas, 49 de ellos colombianos. Es la típica mentira de esa gente. Los 27 sindicalistas asesinados en otros países eran profesionales del sindicalismo o líderes sindicales, los 49 colombianos eran afiliados a sindicatos, y en ningún caso se puede atribuir al gobierno el crimen. Se dice que esos asesinatos (que son en promedio 8,5 veces menos que los de los demás colombianos) quedan impunes, y no es raro, pues la justicia está en manos de la misma mafia que controla las ONG y las asociaciones de alcaldes desplazados y demás.

El volumen de la mentira es monstruoso: los asesinatos de afiliados sindicales no los comete el gobierno y en cambio algunos sí los comete la izquierda democrática (brazo armado), y si quedan impunes no es por obra del gobierno, sino precisamente de la misma izquierda democrática (brazo judicial).

Lo que nos debería inquietar es por qué la gran prensa es tan unánimemente cómplice de semejante campaña. Yo creo que hay un orden social iimplícito que se defiende y que ése es el sentido de la existencia misma de las guerrillas.

La izquierda democrática no pretende hacer un negocio con las víctimas, sino destruir al gobierno que le estorba en su conquista del poder. Y el gobierno le ayuda con propuestas torpes, cortoplacistas y funestas como el referendo pro segunda reelección.

Anónimo dijo...

Lo mas triste del caso es que las mentiras por evidentes que sean les dan resultados favorables a los criminales. Pues mienten de una manera tan descarada y abierta que aquellas personas ajenas o poco informadas de la cruel realidad de nuestro pais las toman como hechos veridicos.

Hay un desgraciado, cuyo nombre se me escapa, quien es profesor de ciencias sociales en una universidad de la ciudad de Nueva York que descaradamente presenta las far como una fuerza del pueblo, que lucha contra las "injusticias y atropellos del gobierno colombiano contra sus ciudadanos". Esta rata entre otras actividades promueve la distribucion y exhibicion en los EUA de una pelicula en la cual se presentan las far como defensores del pueblo colombiano. Y hay muchos gringos que aunque bien intencionados apoyan a esta clase de alimaña pues creen que estan apoyando una fuerza de redencion social.
Y este es solo un ejemplo de docenas de estos casos alrededor del mundo.
Candido Candela

jaime ruiz dijo...

Cándido Candela: eso que usted dice no tiene importancia comparado con un TITULAR como éste:

"Piedad Córdoba busca ayuda en España para secuestrados".

Esos cómplices son los verdaderos asesinos. James Petras (si es James Petras) es un pobre loco. Santodomingo y sus paniaguados saben que están buscando ayuda para secuestrar, pero ahí están.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Si no se enfrenta a esa estrategia se puede ir lejos y salirce con la suya.

El alcalde Bogota, Samuel Moreno, se mostraba"indignado" que se hubiera caido la "Ley de victimas" presisamente en la ignaguracion de un parque en honor a las victimas diputados del Valle. De a poco los mismos chacales se estan convirtiendo en angeles salvadores y eso suena peligroso. Los medios manipulan y toda la trama se toma con superficialida. Nadie defensor de la democracia y enemigo del terrorismo a tratado de ondar en los temas por lo cual los chacales se sienten en sus anchas para mostrarse como arcangeles.

Solo basta alguien con algun peso que hable para que la oscura trama del terrorismo se caiga y se valla en su contra. Que diga claramente que la ley de victimas era una ley que favorecia al terrorismo y devilitaria a la democracia para samuel y su polo queden como lo que son: brazo politico de las farc, de igual forma los acusadores de los falsos positivos. Sino se reaciuona pronto esa gente tomara ventaga y cuando se quiera enfrentar ya sera demaciado tarde. De no hacer nada es muy probable que la terrorista CSJ entre en el juego a hacer de las suyas.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:
Veo una conexión muy fuerte entre el pronunciamiento del Relator y el tema de la ley de víctimas. Básicamente esa ley, como la dejó el partido Liberal y respaldó el despreciable Senado, pretendía que se indemnizara a las familias de los terroristas que sean dados de baja en combate. De ahí la importancia de dejar el asunto sin procesamiento judicial, pues bastaba con que la madre o hermana de un terrorista se sintiera víctima y mostrara el cadáver de un sujeto vinculado al terrorismo, para que recibiera los beneficios.

En cuanto a la complicidad de la prensa, leer el artículo de Semana en el que intenta vender la idea de que Alston condenó al gobierno cuando dijo que no había encontrado pruebas de que el Presidente o los ministros de Defensa, tuvieran conocimiento de la situación. ¿Y la columna de hoy de El Tiempo? Mágicamente se pasó de probable a categóricamente sistemático.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

CÁNDIDO CANDELA:
El desgraciado que usted menciona se llama James Petras y es uno de los vasos comunicantes más importantes de la propaganda fariana internacional. Y no crea que está desinformado. Todo lo contrario: es un tipo que conoce perfectamente los móviles, propósitos y accionar terrorista de las FARC, pero ha sido tan beneficiado por la organización y por sus esbirros, que no puede concebir el mundo de otra manera.

Muchas gracias por sus comentarios.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

Coincido con usted: es urgente el señalamiento y la confrontación de situaciones, denunciando a los auspiciadores, cómplices y esbirros de las FARC en la vida civil y política. ¿Sabe qué me llamó la atención? La columna de ayer de Enrique Santos contra Samuel Moreno… ¡Carajo! Quedó asustadito después de saber que las FARC intentaban atentar contra él.

Es que mientras se dediquen a perder el tiempo en reelecciones, se retrocederá en el señalamiento y se bajará la guardia en el tema fundamental de dejarlos en evidencia.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

La verdad no puedo pasar por alto lo que comenta Santos Calderón de Samu-El.

Tiene razón y los bogotanos se merecen eso y mucho más. Botar por Morne envés de votar por Peñalosa.

El premio más importante en matería ambiental que ganó Peñalosa debió caerles con un vaso de agua fría a todos los que votaron por Moreno, Al Polo, Al Espectador, a Gina Parody (la traidora), A Ángela la feminista Bennedetti, A Jaime Castro y demás recua de que botó por SamuEl hijo de la capitana asesina y ladrona.

Me alegra mucho lo que le pasa a Bogotá. El tiempo le dio la razón a Peñalosa.

Cada vez es más inocultable el desastre de gestión de Moreno y que heredó en mayor parte de la pésima gestión de Garzón.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso.

No tuve mucho tiempo en mi primer comentario de profundizar por falta de tiempo así es que tratare de exponer la idea completa. En Colombia todos hemos sido afectados por el terrorismo de una u otra forma, la única forma de reivindicar a todos los ciudadanos de este país es persiguiendo a las FARC y demás agentes del terror para hacerles pagar como también creando las condiciones económicas para que el país prospere y de esa forma se pueda reparar el daño inmenso que le a hecho el terror a los Colombianos. Como en Colombia nada se profundiza ni se utiliza un discurso coherente para contrarrestarlos, personajes como Samuel Moreno salen con rostro de “indignación por que se callo la ley de victimas” y termina repostando con una frase política: la falta de plata no puede ser la escusa para hacer el quite a la responsabilidad que debe tener el país con las victimas. Dentro de poco saldrá toda la mamertaza en coro gritando: si hay plata para la guerra pero no para las victimas.

Hace falta un partido político que enfrente todos los sofismas del terrorismo y les quite las mascara. No es tan difícil que los colombianos entiendan que detrás de los falsos positivos existe una confabulación terrorista para hacerle una encerrona al ejército y que detrás de la supuesta reparación (que para mi no deben existir por que todos los Colombianos hemos sido victimas del terrorismo) de victimas se busca crear un estado agresor y victimario.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

No leí la columna sobre Moreno pero no confío mucho en Enrique Santos. Yo creo que esa gente estaba convencida que Moreno remataría terminando la Alcaldía y dejaría en alto el nombre de la “izquierda democrática” pero como que recién ahora sacaron bien las cuentas y no les dio, entonces decidieron abandonar el barco para reencaucharse en el futuro.

La capital no tiene un plan coherente como lo llego a tener con Enrique Peñalosa otra cosa es que hoy por hoy la capital comienza a tener una fuerte competencia por “capitales de provincia” como Medellín donde todos los día hay un proyecto nuevo, Cali esta saliendo del oscurantismo en que lo dejo la cultura de la coca, inclusive Ciudades que antes parecían condenadas al atraso como Barranquilla hoy están envueltas en un resurgimiento espectacular y ese hecho hará cada vez mas evidente el fracaso de la “izquierda democrática” y un país de regiones o regionalista eso pesa y los Bogotanos se lo harán pagar a Samuelitito y a su partido político.

Anónimo dijo...

Para que ocultan el sol con los dedos. Falsos positivos ha habido y uds. lo saben. Y eso es lo que les ha teñido de negro la faz de las fuerzas armadas lamentablemente.Esa no puede ser la manera decente de actuar de los militares, recoger indigentes y gente sin oportunidades para mostrarlas como terroristas abatidos en combate. Y porque sucedió esto? Pues por la presión del inquilino de la casa de Nariño para que presentaran cadaveres de guerrilleros. Ahi esta el culpable identificado, no le den mas vueltas a esto.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

El penúltimo párrafo dice lo siguiente: "No se puede desconocer que si se han presentado los falsos positivos, pero el sesgo ideológico y los intereses políticos han exagerado la atrocidad hasta convertirla en un gigantesco manto que finalmente perjudicará a las verdaderas víctimas"...

Como diría el filósofo Beto Reyes... !Hay que leer!

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:
Imposible no coincidir con sus planteamientos. Solo a manera de resumen quiero destacar dos puntos: la indemnización para las víctimas, es decir, para todos los colombianos que hemos sido víctimas de las FARC, es la persecución y la creación de mejores condiciones económicas, sociales y políticas para prosperar.

En cuanto a Samuel Moreno, es la misma historia que se vivió en tiempos del abuelo-dictador: me cuentan que llegó un momento en el que gobernaban Samuel (papi) y María Eugenia (mami) en lugar del dictador. La impopularidad llegó a tal extremo, que finalmente la gente salió a las calles el 10 de mayo y lo sacó a patadas del palacio de San Carlos. Ahora, con Samuel como protagonista, son mami y hermanito los que hacen y deshacen… ¿seremos capaces de sacar al destructor de la alcaldía?


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Atrabilioso,

coincido totalmente con:

'... la creación de mejores condiciones económicas, sociales y políticas para prosperar.'

porque usted indica que se cumplan las propuestas, y yo pienso que si la poblacion encuentra a ese personaje y equipo se avanza de verdad, cesaria la horrible noche al menos por un largo tiempo desconocida en la historia latinoamericana.

Tambien parece que eso de los atentados como que ya no funciona para ganar simpatias/apoyo/votos, o escribir libros documentando lo pertinente (verdad o mentira), o tener apariencia y presentacion de artista, o parla clonada de algun intelectual exitoso.

La gente se canso de perdonar, entendio, pero parece estar limitada por la violencia rampante.

Sera que cada vez que los aparentosos se proyecten en el estrado mediatico hay que verlos con 'ojo de alta resolucion'.... al desnudo, bueno el que quiera que lo tome literalmente, veanlos por lo que son sin necesidad de perder tanto tiempo en acusaciones que solo le dan alimento a la siguiente ronda de destrozo.

Es lo que opino.