18 de junio de 2009

El discurso de la independencia política

Por estos días tuve la oportunidad de ver una entrevista al ex presidente boliviano Carlos Mesa en el programa Conexión América de RCN Noticias 24 horas. Es bueno recordar que Mesa renunció dos veces a la Presidencia: la primera fue un juego político, según reconoció, y la segunda tenía la lapidaria palabra irrevocable.

En la primera renuncia, Mesa dejó contra las cuerdas a Evo Morales, a quien culpaban de la decisión de un presidente que en ese momento gozaba de una altísima popularidad. Incluso contó que a Morales lo agredieron y abuchearon en el aeropuerto de Cochabamba. Con ese juego, Mesa se sostuvo un tiempo, pero el MAS de Morales no tardaría en pasarle la factura y dejarlo sin posibilidades de gobernar.

Mesa explicó que renunció porque Evo Morales y los sectores ultraconservadores bolivianos, lo arrinconaron hasta dejarlo sin salida. Al mismo tiempo indicó que él había querido ser un gobernante independiente y aseguró que “eso suena muy bonito en los discursos, pero en la realidad es una tontería”. Lo que Mesa quiso decir es que él había intentado gobernar sin partidos políticos y eso es una utopía.

Es más: el ex presidente boliviano tenía más del 80% de popularidad y eso no le sirvió de nada a la hora de enfrentar las presiones de los sectores de interés que se disputaban las parcelas del poder boliviano. ¿Cómo es posible que alguien con semejante respaldo popular no pudiera gobernar? Mesa dio la respuesta: no se le ocurrió organizar un partido político.

Viendo lo que ocurre en Colombia con el ruido que se ha hecho en torno a los quíntuples independientes, que gozan de popularidad y podrían incrementarla de llegar a la Presidencia, resulta imposible evitar la pregunta: ¿cuáles partidos los respaldarán?

Los candidatos de los quíntuples efectivamente tienen un registro interesante en las encuestas y son populares en las ciudades más pobladas del país. Pero la bandera de la independencia, que tanto predican junto a otros candidatos agazapados como Mockus, es solo un discurso mendaz, pues saben que sin la maquinaria electoral de los partidos o movimientos políticos, tendrán mínimas opciones de gobernabilidad.

Lo anterior explica la desubicación de Sergio Fajardo, los silencios medrosos de Luis Eduardo Garzón, y el bajo perfil de Antanas Mockus… todavía no saben qué bandera los cobijara, o si será, como resulta evidente en la actual coyuntura, toda una colcha de banderas multicolores con sus respectivos acuerdos políticos –léase burocráticos, clientelistas, de contratos, etc.-.

Ciertamente la Alianza Social Indígena no le alcanzará a Fajardo para llegar a la Presidencia. Él camino para el ex alcalde de Medellín es poner toda la carne en el asador de la primera vuelta para tratar de llegar a la segunda y en ese mes, concretar los acuerdos que le permitan no solo alcanzar la victoria, sino gobernar.

Y no es un asunto fácil. Fajardo ya
traicionó al Polo cuando llegó a la alcaldía de Medellín, pues una vez en el cargo, desconoció la coalición de facto que conformó y se acercó al uribismo. Un segundo apoyo, esta vez a la Presidencia, le costaría mucho más y tendría que hacer más concesiones, si quiere contar con el amarillo en la colcha de retazos que lo cobijará.

Por los lados del liberalismo, la cosa tampoco pinta bien, pues rechazó su respaldo durante la campaña a la Alcaldía. Aunque durante la última década los rojos han sido la ramera política de Colombia (se han acostado con todos los partidos por puestos, contratos y poder), ellos no son baratos y cobrarán el rechazo muy caro, pues de lo contrario le harán la vida imposible, como lo han intentado con Uribe.

Pero ese no es el peor escenario: por los pocos anuncios que ha hecho, Fajardo tendría que gobernar con el uribismo en la oposición. Con las mayorías que seguramente mantendrá el uribismo en el Congreso, más la fuerza propia del liderazgo del futuro ex presidente Uribe, se diluirá la gobernabilidad y el inquilino de la Casa de Nariño será un rehén político sin posibilidades de ejercer el poder, pues tarde o temprano tendrá que definir posiciones y eso defraudará a algunos de sus poderosos y entusiastas patrocinadores electorales.

Esa independencia política suena más a promesa de aventura electoral que a realidad pragmática… le pasó a Mesa y seguramente pasará en Colombia si Fajardo insiste en la farsa de la complacencia a todos los públicos: después de las palabras, llegan los hechos.

AL CIERRE: La entrevista fue hecha por Pedro Medellín, quien sostuvo que le parecía curioso que Evo Morales estuviera en contra de las autonomías bolivianas, pues dichas autonomías, dijo,
"son importantes para la izquierda, es decir, para la democracia". Medellín Torres insiste en vender a la izquierda como el equivalente a la democracia, y a la derecha como el totalitarismo amenazante… ¿Es que no ve lo que pasa en Venezuela, Ecuador y Nicaragua?

Por Jaime Restrepo. Director de Atrabilioso.

26 comentarios:

jaime ruiz dijo...

Lo de Pedro Medellín es para desternillarse de risa, pero él es un típico profesor de la Universidad Nacional, un mediocre intelectual y un mentiroso tan descarado que sólo la indigencia intelectual de los amigos del terrorismo permite que tenga columna en la prensa.

Pero el cinismo de esa gentuza es inconcebible. ¡Jorge Enrique Robledo dice que ha estado siempre en el MOIR defendiendo la democracia! ¿Qué es democracia? Hombre, qué pregunta: lo que llevaba a cabo el MOIR camboyano con el entusiasmo de todos los maoístas del resto del mundo en los años setenta.

jaime ruiz dijo...

Ah, por lo demás, el escrito de Robledo es una confesión evidente. No dice que él no se comunicaba con Raúl Reyes ni que se ha entendido algo mal, sino que los que no lo quieren pretenden perjudicarlo. Genial: ¿existen los documentos o no? De eso no habla: como si fuera magistrado, llama a los suyos a respaldarlo y cubre de insultos a quienes lo denuncian, de modo que lo que se haya encontrado en el computador de Raúl Reyes y que lo incrimina a él es falso desde antes de cualquier evaluación.

Yo diría que eso demuestra la culpabilidad de Robledo, pero en términos periodísticos. En términos jurídicos la carga está en las mismas pruebas, sobre las que no puedo decir nada. Y en todo caso, ¿es que los que no se escribían con Raúl Reyes son menos criminales? ¿Es que si se encarcelara a Robledo dejarían de existir los cientos de miles de partidarios del castrismo que votan por protectores evidentes de la industria del secuestro, como Carlos Gaviria y compañía? Cuando la política se resuelve en los tribunales y a través de la policía se está empezando a legitimar el régimen chavista, que utiliza a los jueces para prohibir taimadamente la disidencia y se apoya en que a fin de cuentas los ciudadanos lo eligieron. Es un problema de éstos si se oponen a la tiranía o la apoyan, los jueces no resolverán ese problema. Y en Colombia son más bien EL PROBLEMA.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:

Lo de Robledo, y la judicialización de los paraguerrilleros, se ve como un asunto de vindicación: ellos han perseguido al uribismo (afines o no al paramilitarismo) y ahora les toca el turno de la persecusión. Creo que así lo ve el ciudadano común del uribismo, que ha soportado varios años de maltratos, persecusiones, calumnias y demás.

Ciertamente el asunto no se arregla en los tribunales, pues como usted afirma, son parte del problema, pero con esta especie de equilibrio de balanza, comenzarán a surgir las fórmulas que les permitan a unos y otros, liberarse del problema judicial y quedar, espero, en la Picota moral del público.

UN abrazo y muchas gracias.

Gaviota dijo...

Discrepo en un aspecto fundamental. Recordemos que nuestro actual Presidente fue la prueba contundente de cómo subir sin apoyo de los partidos políticos preexistentes, y cómo moldearlos luego del triunfo.

La afirmación planteada tendría sentido si los partidos fueran fieles a sus ideales, pero ello no es así. Son fieles al poder, como sea y cuando sea. Nada de raro tiene que suba Fajardo y constituyamos un Partido de la F, en la que Roy Barreras y Rodrigo Rivera sean sus más importantes paladines.

Interesantes análisis, a pesar de mi desacuerdo.

Inmates dijo...

Gaviota, Uribe si tenia adems del respaldo del pueblo, un respaldo politico.
-
Uribe no era independiente, sino el resultado del apoyo de varios sectores politicos (conservador, liberal, entre otros) que buscaban llevar a la presidencia a un buen candidato.

Ahora bien, lo escencial es que yo tampoco creo que un Candidato Popular pueda hacerse al poder si no esta respaldado por estructuras politicas fuertes y tradicionales.

Muchos ejemplos historicos atestiguan ello: Los Conquistadores, tan solo masacraban los lideres, dejando intactas las estructuras de mandos medios para asegurar el control del pueblo.

En fin, que ese ramillete de 5 independientes me da mucha desconfianza.

galactus dijo...

Por que ignorar la posibilidad de que Fajardo pueda gobernar con una buena parte del llamado uribismo, de ganar la presidencia? Finalmente el uribismo esta en manos de politicos por lo menos tan clientelistas y oportunistas como todos los demas y ningun escrupulo ideologico los va a detener a la hora de cambiar de bando por un plato de lentejas.

galactus dijo...

Mas aun, Uribe mismo es el ejemplo de que uno puede seguir manteniendo un aura de independencia (o por lo menos de ruptura con la politica tradicional) mientras gobierna apoyado por los mismos grupos de interes de siempre (o acaso el partido conservador y el transfuguismo liberal representan a gente distinta a la que siempre han representado?).

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

No se si a usted le ocurre, a muchos nos pasa , cuando vamos a un restaurante y presentan un verdadero volumen de opciones, paginas y mas paginas de platos con descripciones exoticas en otros idiomas, un mnenu interminable e incomprensible para quien no conoce de esas minucias de la cocina de la region, se sale escogiendo al azar y siempre queda uno con la duda si de veras ha escogido lo mejor.

Aqui tiene un menu de los platos politicos, creo esta incompleto o se estan cocinando otros mas:

1) Partido Social de Unidad Nacional ´´Partido de la U´´
2) Partido Conservador Colombiano.
3) Partido Liberal Colombiano.
4) Partido Cambio Radical.
5) Polo Democrático Alternativo.
6) Partido Convergencia Ciudadana.
7) Movimiento Alas Equipo Colombia.
8) Partido Colombia Democratica.
9) Movimiento Independiente de Renovación Absoluta (MIRA)
10)Movimiento Colombia Viva
11)Alianza Social Indigena.


....y sigale añadiendo, para quienes estan cercanos a los fundadores de estos partidos y sus familias cercanas les es un poco mas facil adivinar la finalidad de esas agrupaciones, para quienes estamos mas lejitos es casi imposible ,deberemos escoger de oido o a dedo, sabemos que esos partidos son mas bien embelecos momentaneos con caracter mas o menos electoral.

Entiendo como lo anota Gaviota que el Presidente Uribe logro la eleccion como independiente , de un movimiento Primero Colombia o algo asi luego ya Presidente cuando cada uribista insigne componia su rebaño formaban toldo aparte pero unidos a su lider y se formo la "U" a ratos se tiran de las mechas y a ratos comparten alegrias pero ahi van con su enguando.

La proliferacion de partidos no es mas que la tendencia egoista de repartir el pastel, es la confesion de incapacidad politica de tener unidad de principios y de planes de gobierno, mas bien manifestacion de indisciplina civica.

Inmates,Uribe ha tenido el apoyo de ciudadanos por lo que ha demostrado ser , por su capacidad y amor al pais, Fajardo ha demostrado su capacidad de gobernar, de construir practicamente una nueva ciudad sobre las ruinas de lo que era la ciudad mas tenebrosa del mundo, me parece una magnifica opcion si el Presidente Uribe desiste de aceptar candidatura que se le ofrece.

un saludo

Atrabilioso dijo...

GAVIOTA:
Veamos el asunto más detenidamente: Uribe surge de una disidencia del liberalismo y luego recibe el apoyo del partido Conservador. Además, las muchas microempresas electorales lo respaldaron y eso se vio en la posición que, desde el principio, asumieron dichas microempresas en el Congreso.

Yo también pensaba lo mismo e incluso llegué a plantear que Uribe debería desprenderse de toda esa grasa, y emprender el camino de forma independiente. Pero sin esos apoyos dados desde 2002, no hubieran existido condiciones de gobernabilidad.

Es importante también recordar lo que venía ocurriendo con los partidos tradicionales después de la Constitución del 91: la operación avispa era simplemente la conjugación de microempresas electorales para llegar al Congreso y una vez allí, se declaraban liberales o conservadores “naturales” y constituían una especie de bancada. Uribe capitalizó la operación avispa, se apropió del desgano de los conservadores y fue ayudado por la miope soberbia del liberalismo, pero estoy convencido de que tuvo maquinarias.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

INMATES:
Usted coincide con Carlos Mesa. Las estructuras políticas de respaldo no necesariamente deben ser tradicionales, pero si tener alguna fuerza para que se sumen en coaliciones.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

GALACTUS:
¿Por qué ignorar esa posibilidad? Desde luego en política no se puede descartar ninguna opción y lo que usted afirma es completamente posible.

Ahora, le daré mi visión del escenario: Fajardo consigue los respaldos, logra establecer compromisos de apoyo y pasa a segunda vuelta. Entre tanto, el uribismo tiene un candidato y lo respalda en la primera y en la segunda vuelta, mientras que los demás partidos se quedan sin representante. Los uribistas no van a cambiarse de bando en las elecciones y seguirán apoyando a su representante hasta el final. Los que si tienen que hacer transbordo son los partidos que se quemen en primera vuelta y eso deja el tema, por lo menos en apariencia, de un respaldo unificado de la uribofobia a Fajardo y del uribismo al otro candidato.

Entiendo perfectamente que son generalizaciones, y que como tal tienen algo de mentira y algo de verdad, pero valga la redundancia, en general ese sería el comportamiento de la clase política en 2010. Claro, descartando, como lo hizo hoy Benedetti, que se de el referendo y la segunda reelección, porque eso si cambiaría el escenario por completo.

Otro punto en el que usted tiene razón es que ningún escrúpulo ideológico los va a detener a la hora de cambiar de bando. Pero fíjese que el principal escrúpulo que tendrían sería el de sus electores y por ejemplo Vargas Lleras perdería respaldo si se hace en la misma mesa con Gloria Inés Ramírez, por dar un nombre. Sin embargo, yo creo que si hay factores determinantes y opuestos en cuanto al CÓMO resolver los problemas: eso, mas la nueva reforma política, más los nuevos liderazgos uribistas en el Congreso, me hacen presagiar que no se daría el lentejismo en la mayoría de temas que se aborden.

Yo no creo que Uribe tenga un aura de independencia o de ruptura con la política tradicional. A Uribe lo premia la ciudadanía por la coherencia en el discurso contrainsurgente, por trabajador y porque muchos sectores sociales, en todos los estratos, se han sentido beneficiados con su gobierno.

Así las cosas, no creo que los uribistas tengan una visión de independencia política del Presidente. Estimo que son otros asuntos diferentes a esa consideración los que determinan la popularidad.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:
Efectivamente en el “menú” faltan otros tres movimientos políticos: Apertura Liberal DMG, Movimiento Afrouniinca y Por el país que soñamos. Pero eso, mi querido Simpliciano, es un gran avance: después de la Constitución del 91 eran más de 70 los movimientos políticos colombianos que una vez llegaban al Congreso, se arropaban con el color (azul o rojo) que les correspondía, al definirse como liberales o conservadores “naturales”. En 1992, José Blackburn fue escogido como Presidente del Senado por esa maniobra. Faltaba un voto y la representante del Partido Nacional Cristiano (hoy de Cambio Radical) Claudia Rodríguez de Castellanos informó que ella tenía derecho a votar por ser “liberal natural”.

No lo dude: los partidos tienen un carácter electoral y con las reformas políticas que se han dado, lo que se busca es reducir esas microempresas y depurar el esquema político a unos pocos partidos. Lo cierto es que sin esas maquinarias, a la hora de la gobernabilidad, el dulce se le pondrá a mordiscos al que ejerza la presidencia.

Y otra cosa: Fajardo no fue el redentor de Medellín, como usted afirma. El permitió y apoyó la entrada de la Fuerza Pública a algunas comunas, acción que fue decidida por Uribe.

Un abrazo.

galactus dijo...

Atrabilioso:

Cierto, los uribistas apoyaran al candidato uribista en primera y segunda ronda y Fajardo solo tendria al polo y los liberales para negociar alianzas antes de la segunda ronda.

Pero creo que se debe considerar lo siguiente: Fajardo puede darse el lujo de no negociar mayor cosa con el polo porque finalmente los que votan por el polo en primera ronda votaran *contra* uribe en segunda, pase lo que pase. Ademas, me parece que tambien podria negociar con sectores del liberalismo SIN sacrificar su imagen de independiente.


Con respecto a Uribe y el origen de su popularidad estoy de acuerdo con lo que usted dice pero a mi si me parece que el ha sabido extender su imagen de ruptura respecto a una supuesta tibieza con las FARC del pasado para presentarse como el presidente que cambio radicalmente a Colombia en todos los aspectos, no solamente el de la lucha contra-guerrillera.

Un saludo.

Atrabilioso dijo...

GALACTUS:

Ciertamente los uribofóbicos (que no es ningún insulto ni nada por el estilo), votarán contra Uribe en segunda vuelta. Pero eso lo intentarán capitalizar el Polo y el liberalismo, pues estará también el chantaje de lo que puedan hacer en el Congreso, que me parece un aspecto fundamental. Digamos que él negocia poco y luego, como lo hizo en la Alcaldía, incumple. Tendrá al PDA y al liberalismo en contra en el Congreso. Ahora bien: fíjese que el otro sector representativo que quedaría sería el uribismo, que no entraría en las negociaciones y por lo tanto se convertiría en una fuerza opositora en el Congreso. ¿Qué le queda a Fajardo? Ese es justamente el escenario que se me ocurrió al escuchar al ex presidente Mesa y es lo que podría ocurrir con Fajardo o con cualquiera de los quíntuples en la presidencia.

No había visto el asunto de la tibieza con las FARC como un manejo de imagen de independencia, aunque yo creo que si el país no ve a las FARC como una fuerza político-militar, mucho menos va a percibir que esa ruptura se da en el terreno político.

Un abrazo.

galactus dijo...

Si, entiendo que sea ingenuo el creer que, de ganar, Fajardo podra' gobernar sin hacer alianzas ni otorgar prebendas a los grupos de los cuales quiere mostrarse independiente como candidato.

Sin embargo creo, contrario a lo que dice Jaime, que, de pasar a una segunda vuelta, puede ganar sin necesidad de prometer mayor cosa al polo o al liberalismo ni sacrificar su imagen de "independiente". Esas negociaciones siempre las podra hacer despues y con mayor margen de maniobra luego de ganar como "independiente". Yo creo que eso es lo que haria. En ese sentido me parece que no hay mayor cosa que indique que Fajardo va a estar mas inclinado a gobernar con liberales o gente del polo que con gente que hoy milita en el uribismo, en el supuesto de que gane las elecciones.

Inmates dijo...

He estado reflexionando sobre este topico y me he topado que en mi mente existen tanto la definicion pura como la impura de un candidato abriendose paso hacia el poder. la primera me dicta que un Candidato debe tener un grupo politico de respaldo. Solo asi asegurara la gobernabilidad.

Hay paises que incluso llegan al poder con un respaldo politico minoritario y eso hace dificil que la genaracion de leyes para tratar el dia dia sea muy complicado.

Finalmente el gobierno minoritario, queda sin respaldo y se convoca a nuevas elecciones.

Esto ocurre en naciones muy desarrolladas y este reemplazo del poder no supone ningun acto violento, ni crera conmocion en los ciudadanos (Ejemplo, el reemplazo de Paul Martin, por Harper en el Canada ).

Ahora bien tambien me salta este mismo esquema, pero a la Colombiana.

En Colombia el Presidente tiene Barones electorales, hombres fuertes, ministros estrella, Generales simpatizantes, etc, etc.

Bueno, no es una democracia ideal o perfecta, pero aun asi, me siento mas libre en Colombia que en Cuba, por ejemplo.

Para el siguiente periodo me gustaria unos cambios.

1. Prohibir la reeleccion. Esto haria que en caso de subir un mal presidente, por lo menos solo estaria maximo 4 años.

2. Desarrollar la revocatoria del mandato en el ejecutivo. De esta manera si el Presidente no tiene el suficiente respaldo politico o si resulta que esta gobernando con prejuicio para el pais, existiria el instrumento juridico para evitar un problema mayor.

El Presidente no debe ser un tipo que se crea seguro por 4 años para hacer y deshacer desde el palacio de Nariño. En el Pasado lo que teniamos era un bribon que en 4 años se ponia como meta lograr el mayor desfalco posible al bolsillo del Colombano. (Ej Samper, Gaviria, Pastrana, por solo citar algunos)

Volviendo al tema, Personalmente, yo no conozco quienes son los posibles candidatos, ni mucho menos sus ideas o trayectoria politicas.

Lo que si veo con preocupacion es la exagerada proliferacion de partidos politicos, que nos presenta Simpliciano, parece ser que atravez de la fundacion de un partido, la gente esta encontrando una venita rota del estado, muy lucrativa.

Incluso los nombres parecen salidos de un carnaval grotesco.

De ser necesario tambien sugeriria que se revise la ley que reglamenta la creacion de partidos politicos. Exigir unos puntos muy rigurosos de idoniedad y trayectoria politica. Si no, van a seguir surgiendo payasos con espacio de television, como ocurre antes de la primera vuelta.

Un Saludo

jaime ruiz dijo...

Yo antes veía las cosas como Galactus (que los de izquierda de todos modos votarán contra Uribe), pero ya superé esa etapa. En serio, me convenció Pedro Zerolo. ¿Cómo es que una imagen tan escandalosa resulta útil para conseguir votos? Porque anima a votar a los del propio bando. No, los conservadores y católicos no se resuelven a votar en contra a causa de eso, por la sencilla razón de que tienen menos acceso a ese video, y necesitan algo que los anime a votar POR alguien.

O séase: si Fajardo pasa a segunda vuelta con un uribista y no ofrece algo concreto a los del PDA y el liberalismo éstos no moverán a sus maquinarias, y los que tienen menos interés por la política se abstendrán. Eso es un decir, la verdad es mucho más incómoda: aun con los votos del PDA y el liberalismo y todos los quíntuples, Fajardo perdería ante Santos (que sin duda se impondría ante Arias). No hablemos de que se presenta como un centrista que no sabe/no contesta respecto a la negociación política con las FARC y muchas otras cuestiones candentes.

Uribe sin duda se apoyó en todo el arte de la política tradicional para ganar las elecciones en 2002, como es en la práctica preceptivo (podría haber sido un valeroso candidato puro y perdedor, pero la gente sería no valora a esos personajes). El problema de por qué no creó después un partido con una definición ideológica digamos que vaga pero en últimas "derechista", "liberal-conservadora", "centrista", complaciente al mismo tiempo con los de ideología democristiana, socialcristiana, neoliberal, etc., no tiene que ver con su origen en la política tradicional ni con los recursos de que se valió para ganar en 2002, sino con el cortoplacismo, y con el escepticismo que tendrá respecto a los valores verdaderos de los colombianos. Más práctico le resultó aliarse con Santos y crear el partido nacional-socialista, que sencillamente agrupó a los "liberales" "lentejos" para repartirles prebendas a cambio de su apoyo en el Congreso.

A lo mejor llegamos a concebir hasta las conductas y las instituciones como tecnologías. Puede que la noción de la rueda no fuera del todo accesible a todo el mundo al tiempo. También la necesidad de partidos basados en idearios y programas parece difícil de asimilar en Colombia, pero eso vendría a ser como si las leyes que rigen el funcionamiento del motor de explosión fueran demasiado complejas y la gente siguiera llevando las cargas en mulas.

Lo cierto es que Uribe cuenta con la simpatía de la mayoría de la gente, y en todo caso de un sector decisivo en la política. Que apueste por la tecnología de la democracia liberal o por el caudillismo del triste trópico es una cuestión que por ahora sólo él puede decidir, pero el precio de equivocarse puede ser fatal.

Ojalá dejáramos de pensar que los principios, los idearios y la moral son inventos de gente menos astuta que los que no los aplican.

Atrabilioso dijo...

GALACTUS:

Bueno... tenemos diferencias en la predicción de lo que se viene, pero creo que estamos de acuerdo en asuntos fundamentales. No veo ingenuidad en lo que usted espera, sino que padecemos de la misma dolencia: Fíjese que Fajardo sigue siendo un misterio y solo se alcanza a especular con lo que haría de llegar a la Presidencia. Solo creo que la elección de Fajardo está tan enredada como el referendo...

Un abrazo

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso, se debe diferenciar política con partidos políticos aunque estén ligados o sean dependientes. En Venezuela como en Ecuador y Bolivia y la mayoría de países de la región se ha debilitado la política de igual forma como los partidos políticos ese hecho lleva a que personajes como Chávez, Correa, Evo y etcétera destruyan la democracia apoyándose en las banderas antipolítica. En Colombia los partidos políticos tradicionales sufrieron agotamiento pero no se perdió la fe en la política. De esa forma los colombianos fueron en masas a las urnas a validar su fe en la política al darle el triunfo a Álvaro Uribe Vélez y todos las fichas políticas que movió: primero Colombia asociación con disidentes del partido liberal y casi la totalidad del partido conservador, independientes grupos minoritarios religiosos etcétera. La política sigue viva en Colombia y después de demostrar que los colombianos no se equivocaron a seguirle apostándole a esa formula término por tomar mas fuerza.

Para mi ese quinteto “maravilla” sacado de no sé donde le apuesta a la antipolítica sin ningún futuro por lo que anote.

Otro motivo por la cual el Uribismo no se desintegraría en caso de perder la Presidencia es que saben que tendrían mucho chance de regresar al poder en poco tiempo.

Por otra parte todo parece indicar que la CSJ le hará el quite a la farcpolitica (leer la revista Cambio) ese será otro hecho que tendrá consecuencias políticas difíciles de predecir. Yo ya me canse que Colombia este lleno de gente que crea que el pueblo este compuesto por muñecos de cera y no se den cuenta de las cosas y que se coman el cuento que las pruebas de los computadores incautados a las guerrillas son insuficientes para juzgar a nadie.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:
Ciertamente es importante la diferenciación. Sin embargo, el asunto en los países que usted menciona se debe, en buena medida, al surgimiento de los partidos del FSP y luego a la instauración de partidos únicos en torno a un caudillo.

En lo personal, no veo que los tres personajes mencionados alzaran las banderas de la antipolítica: enarbolaron las banderas de la revolución, del cambio del sistema y del desprestigio (bien ganado en muchos casos) de los partidos tradicionales.

En cuanto a la Corte, ¿qué más se le puede pedir a un organismo regido por un jurista que desconoce la diferencia entre denuncio y denuncia? Si esa es la cabeza, ¿cómo será la cola?

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Atrabilioso,

por que cree usted que se formo este denso gradiente migratorio hacia el servicio publico en politica?

Uno puede asumir que es por genuino interes de servicio publico a su pais o region. Pero esa vocacion genuina tan abundante es inusual.

O tal vez por que se percibe que las cosas andan mal y es urgente arreglarlo antes de que dañen todo.

La imagen en parte es la de una piñata donde los invitados adultos se 'totean' por agarrar el bate principal, y en el camino van quedando literalmente desnudos o vestidos erroneamente, moreteados, etc.

Lo pregunto porque en medio de todo hay que tambien mirar en que otra forma se pueden arreglar las cosas: ejemplo, empresas y creacion de trabajo en varias ramas.

Mt

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso, no estoy de acuerdo con usted en que los tres personajes enarbolaron las banderas de la revolución, del cambio del sistema por que serian muy evidentes en un pais derechizado y terminarian quemados.

En cuanto la perdida de la fe en la politica de los paises mencionados me referia perdida de la fe en el sistema y de ahi la facilidad para destruir la democracia e imponer regimenes totalitarios.

En cuanto a la CSJ no creo que sea suficiente la lavada mediatica para salvarla de la mala fama que va a tomar ellos y sus protegidos. Personalmente pienso que la acttitud de la corte definira en gran parte las proximas eleciones ¿es que los votantes se quedaran quietos despues de comprobarse que la justicia esta tomada por el terrorismo? Yo lo dudo.

Atrabilioso dijo...

MARY T:
Mil disculpas, en primer lugar, por no responderle antes… extrañamente no me llegó el reporte de su participación y por eso la demora.

Voy a ser muy crudo en la respuesta: la influencia, el poder y el dinero que se adquieren con la política, son difíciles de conseguir en otros escenarios. No creo que los políticos piensen de forma altruista, sino de manera mezquina: son sus intereses los que determinan su vinculación a un partido, o a la figura mentirosa de la independencia.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

No entiendo muy bien: yo hablo de Chávez, Evo y Ortega. Los tres (Morales y Ortega más de frente) plantearon una renovación del sistema y una revolución que comenzaría con sus mandatos. El caso de Evo Morales es bien diciente: nacionalismo a ultranza mezclado con marxismo. Ortega prometió enmendar sus errores y Chávez habló de la refundación de la república. Esos son los tres personajes que menciono y no veo ni a Bolivia, ni a Nicaragua, ni mucho menos a Venezuela, como países derechizados.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Pequeña confucion, pense que hablaba de tres integrantes del quinteto Colombiano.

Atrabilioso dijo...

BRABOBEL:

Eso supuse y por eso hice el planteamiento. Ciertamente en Colombia, los quíntuples si se proclaman como antipolíticos y en ese contexto, usted tiene razón.

Un abrazo.