11 de abril de 2011

¿A qué vino la incómoda visita?

Por Jaime Restrepo Vásquez

Me hubiera gustado que Chávez se quedara en Miraflores, o visitando a su lacayo Evo, o cortejando a Cristina o siendo meloso con Mújica; pero en la lista de lisonjeados del dictador tenía que incluirse a su “nuevo mejor amigo”, el colombiano Juan Manuel Santos.

Supongo que con términos más refinados, Juan Manuel Santos dirá que la visita del tirano era necesaria, por los intereses superiores de la patria.

¿Qué intereses estarían por encima del malestar que produjo la visita de Chávez? En primer lugar, los temas económicos podrían ser expuestos como razones fundamentales para la reunión. De hecho, Santos aducirá que la salida definitiva de Venezuela de la CAN, el próximo 22 de abril, requiere de nuevos mecanismos comerciales que se asimilen a los implementados en la Comunidad Andina de Naciones.

Sin embargo, las demoras en la cancelación de las facturas por cuenta del complejo sistema cambiario y de pagos de Venezuela, y el congelamiento de los giros cuando la autoridad venezolana se encapricha en investigar hasta el más mínimo detalle de una transacción comercial; son las verdaderas talanqueras para un comercio fluido entre Venezuela y Colombia. Claro, esto sin contar las dificultades económicas del vecino país, que cada día que pasa, se aleja de la cuota mínima de producción petrolera, que es la única fuente de recursos para la insaciable ineptitud chavista.

Ante la prioridad de los temas económicos, uno se pregunta: ¿y cuáles son los acuerdos en la materia? Es que las negociaciones se están manejando con un grado de tal confidencialidad, que la única opción es creer en las buenas intenciones de ambos gobiernos. Un ejemplo de esta fe ciega son las declaraciones de Luis Russián, Presidente de la Cámara de Integración Económica Venezolana-Colombiana, quien informó que no ha tenido acceso directo al documento presentado por Venezuela, pero aseguró que “estamos satisfechos con lo que nos han dicho y es que pudiera darse un régimen de transitoriedad que mantendrá la norma de la CAN”.

¿No conocen el documento? En Colombia tampoco. ¿Están satisfechos con lo que les han dicho? Parece que en nuestro país ocurre lo mismo: pura credulidad en la honradez y sinceridad de ambos gobiernos que juegan las cartas en privado, a escondidas prácticamente, lo que despierta serias sospechas sobre el verdadero alcance de las negociaciones.

Fármacos

No obstante, cuando los productos son vitales para el régimen dictatorial, ahí no importa CADIVI, ni hay que investigar la transacción, ni mucho menos reparar en nimiedades como las prácticas “mafiosas” del proveedor.

En días pasados, representantes del Ministerio de Salud venezolano e industriales de las farmacéuticas “colombianas”, cerraron un acuerdo para proveer de manera urgente, fármacos para el tratamiento de la infección por el retrovirus VIH, causante del sida. Estas compras serán pagadas de manera inmediata, algo que resulta llamativo si se tiene en cuenta la mora general de Venezuela para cancelar sus deudas a todos los proveedores.

Tampoco deja de ser curioso el hecho de sellar pactos comerciales con una industria que, según el Ministro de Comercio de la dictadura chavista, incurre en prácticas mafiosas. Es que el mercado de los antirretrovirales es controlado por los laboratorios GlaxoSmithKline, Bristol-Myers Squibb, Roche, Boehringer-Ingelheim, todos con asiento en Colombia. ¿No son “mafiosos” cuando resultan indispensables para la revolución?

Seguridad

Otro tema que podría ser mostrado como prioritario para los intereses superiores de la patria es el de la seguridad en la frontera. Se sabe que Chávez y Santos firmaron un acuerdo contra el narcotráfico para el intercambio de datos judiciales y de inteligencia. Según el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, el pacto permitirá intercambiar datos sobre políticas, legislación y métodos para combatir el contrabando de drogas.

Resulta inquietante que la información relacionada con los carteles de la droga quede en manos de un amigo y benefactor de las FARC, un grupo terrorista que financia sus operaciones con dineros del narcotráfico. Por esa vía, las FARC recibirán los datos más relevantes sobre las acciones judiciales en su contra, podrán conocer las acciones de inteligencia y los métodos que utilizan las autoridades colombianas para neutralizar sus operaciones de contrabando de narcóticos.

Todo esto, más la confidencialidad de los acuerdos, despierta suspicacias, pues lo que estaría haciendo el gobierno Santos es facilitar el tráfico de drogas que lideran las FARC y suministrar datos que permitan la neutralización de los carteles que compiten con el grupo terrorista… ¿eso será un interés superior de la patria?

AL CIERRE: La semana pasada, el tema binacional que acaparó la atención fue la extradición de Walid Makled. Antes de la visita fallida del 1 de abril, Santos se había mostrado reservado con el asunto, y lo había dejado como un tema que estaba estudiando el Ministro del Interior. Sin embargo, bastó con la falla del avión de Chávez para que el presidente colombiano se viera obligado a ratificar que cumplirá la promesa de extraditar a Makled a Venezuela, lo que milagrosamente puso a punto la aeronave del dictador.

9 comentarios:

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

aun se lo pregunta?...

...para responder no hay mas remedio que irrespetar a los animalitos, pero los burros con mucha frecuencia necesitan estar juntos para rascarse...

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

Hay cosas de fondo que están quedando ocultas, pues las maniobras de ambos gobiernos se resumen la confidencialidad de los acuerdos.

Creo que el asunto va mucho más allá de dos burros rascándose... hay una entrega del país al chavismo y el sometimiento de nuestra democracia a los caprichos del dictador y de sus jefes, los capos del Foro de Sao Paulo.

Un abrazo enorme.

Paul Maršić dijo...

Será que tanto secreto es para terminar de regalar... digo, delimitar la frontera del área del golfo?

Que viva la urna de cristal!

Atrabilioso dijo...

PAUL MARŠIĆ:

Tengo entendido que desde el gobierno Gaviria, el asunto quedó resuelto a favor de Venezuela y Colombia renunció a la disputa territorial. Que recuerde, eso no tuvo exposición mediática, ni fue de conocimiento público. Me enteré hace relativamente poco, hablando con un ex-Canciller colombiano.

Curiosamente, la práctica internacional de pactos por debajo de la mesa, que ejecutó Gaviria durante su gobierno, parece que se está reeditando hoy con Santos.

Un abrazo.

Schlecter dijo...

Pues muy grave lo que hizo Gaviria, aunque con el paso de los anios se trasformara en heroe, maestro y educador de Colombia.

Santos y Chavez no son Uribe y Chavez, para empezar.

Pienso que el acercamiento, no es del todo negativo.

Ni tampoco creo que el bolivarianismo o el chavismo sean absolutamente satanico como ustedes nos lo quieren vender.

Obviamente se requiere saber la agenda de la visita.

Estas visitas deben ser de publico conocimiento y deben ser verificadas a la minucia por los organismos estatales requeridos.

Pero en fin una visita diplomatica se debe permitir en una "democracia": cerrar las puertas de Colombia a cualquier extranjero es solo cuestion de practicas y gobiernos totalitarios

Asi que esta visita no es absolutamente parte de un plan satanico ni nada que se le parezca, y es hasta natural ya que el pais vecino tiene demasiados vinculos con el nuestro.

Mal harian Santos y Chavez en no reunirse de vez en cuando.

Saludos

D. dijo...

Los límites terrestres con Venezuela están totalmente confirmados y aceptados por ambas partes. El diferendo es marítimo por la extraña cuestión de la "costa seca" colombiana, que no es ninguna pérdida para Colombia sino una ganancia a medias que dio derecho a acceso al golfo de Venezuela cuando antes no lo tenía.

Lo que Chávez vino a hacer aquí fue a buscar las cosas que necesita para evitar un colapso aún mayor en Venezuela, y pedir a Makled a cambio de tres lentejas.

Paul Maršić dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Schlecter dijo...

D., lo que yo se es que en cuestion de fronteras Colombia siempre ha llevado historicamente las de perder.

Y con Venezuela si que se ha perdido territorio a punta de "mordisquitos" que fueron dando en el curso de unos 70 anios durante los siglos XX y XIX.

Uno de esos mordisquitos incluyo quitarnos un pedazo de Guajira. La peninsula era totalmente Colombiana. Y mas adelante se dio con el tiempo el caso de los Monjes.

En todo caso, SIEMPRE debemos rechazar cualquier propuesta de tener menos territorio, aceptar la "costa seca" es solo cuestion de pusilanimes.

Mas bien debemos guardar estas afrentas y reclamar y reclamar nuestras tierras, hacer como hacen ellos con el pais vecino del otro lado:

Con la guyana tienen diferendo tambien y han pasado mas de 100 anios y venezuela sigue insistiendo (y pinta en sus mapas) como suyo la mitas de la guyana.

Asi que en Colombia deberiamos ser consientes de estas perdidas y debemos reclamar lo que ES nuestro.

Lastima que nuestros politicos sean tan olvidadizos.....

Schlecter dijo...

(continua)

No hagamos como en el pasado en el que los politicos como Urdaneta, tenian la metralla pal pueblo y la rodilla en el suelo para el petroleo Venezolano.

PD: Es fascinante leer los textos venezolanos al respecto de lo mismo, recomiendo que de vez en cuando se les de una mirada para comprender que los gobiernos Venezolanos estaban seriamente interesados en acaparar el golfo completamente.

Mientras en Colombia nuestros politicos, ni sabian que habia un mundo mas alla de Bogota....