25 de octubre de 2010

Desplazamiento y abandono de tierras: otro "éxito" de los pacifistas forajidos


Informe de CM&, emisión martes 19 de octubre de 2010.


Por Jaime Restrepo.

Una pregunta oportuna puede hacer la diferencia entre difundir una falacia o lograr una luz de verdad. A raíz de las discusiones sobre la Ley de tierras, la Corte Constitucional ha venido escuchando a cuanto “defensor” de Derechos Humanos quiera hablar sobre el tema del desplazamiento.

Para hacer más formales las denuncias (darles el tono de gravedad que en todo quiere imprimir la izquierda “democrática”), crean confederaciones, centrales, comisiones y demás, muy al estilo de Willi Münzenberg. Una de esas fachadas, apéndice de la ONG CODHES, es la Comisión de Seguimiento a la Política Pública sobre Desplazamiento Forzado.

En el último informe de la rimbombante Comisión, el vocero Marco Romero aseguró que 6,6 millones de hectáreas han sido abandonadas por sus propietarios, debido a las amenazas e intimidaciones provenientes de grupos armados al margen de la ley.

Según Marco Romero, del total de tierras abandonadas, el 33 % es consecuencia del accionar de los paramilitares, el 25 % de las FARC y el 11 % de otros grupos guerrilleros. A simple vista, las declaraciones de Romero implican que la mayor responsabilidad en este tipo de desplazamiento la tienen los paramilitares.

Pero eso es mentira, y la determinación de engañar es patente: si el informe de CODHES reúne en un solo renglón a los grupos paramilitares, o como afirma la izquierda “democrática”, a los grupos violentos de derecha; ¿por qué no hace lo mismo con la guerrilla? Es que la generalización en el término paramilitares es consecuencia de la agrupación de las diferentes estructuras de autodefensas, que funcionaban de manera independiente y autónoma, en una coordinadora que se denominó Autodefensas Unidas de Colombia, establecida para avanzar en las negociaciones de esos grupos con los gobiernos de Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez.

¿Acaso las FARC, el ELN, y los ahora desmovilizados M-19 y EPL; no conformaron la Coordinadora Simón Bolívar (leer el pie de página de este enlace)? ¿Será que los “hermanitos” solo tienen su vínculo fraternal cuando hay que explicar los centenares de muertos en la guerra de las FARC contra el ELN por el control de los cultivos ilícitos? Para nada. Hace un año, los hermanitos firmaron una alianza para combatir al Estado colombiano, como lo ratifica Jaime Jaramillo Panesso, por lo cual, desconocer el accionar conjunto y coordinado de los grupos violentos de izquierda, es una mentira que solo favorece los intereses de las ONG consagradas a señalar, exclusivamente, a los paramilitares como la única causa de la tragedia nacional.

El sesgo del informe de CODHES es evidente: para hacer que los paramilitares aparezcan como el mayor factor de desplazamiento en el país, los cobijan bajo el genérico y así logran amañar las cifras para anunciar que esos grupos armados son los de mayor influencia criminal en el desplzamiento.

Sin embargo, el tratamiento es diferente con los grupos guerrilleros, a quienes CODHES los estudia por separado y pasa por alto la convergencia ideológica, la génesis comunista y las alianzas que de tiempo atrás han establecido para lucrarse de la revolución que dicen impulsar.

Lo peor es que ese sesgo de CODHES impide ver la realidad del desplazamiento en Colombia, pues si se hace el ejercicio de generalización también con los grupos violentos de izquierda, nos encontramos con que las FARC, el ELN y otros grupos guerrilleros son culpables del 36 % del abandono de tierras en el país, lo que muestra una realidad que CODHES, el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo, la Comisión Intereclesial Justicia y paz y todas esas ONG entusiastas de la paz forajida; han tratado de ocultar en Colombia y en el exterior.

No voy a entrar a discutir el facilismo de cobijar a los grupos ilegales de derecha con un genérico que oculta otras realidades incómodas para muchos. Lo que es una aberración es el trato diferencial, por conveniencia, oportunismo y simpatías; que tiene CODHES a la hora de señalar a los grupos terroristas de izquierda, acomodando los datos cuidadosamente para que la guerrilla salga bien librada a la hora de evaluar los factores que han ocasionado la tragedia del desplazamiento en Colombia.

Aunque a muchos no les guste, ni les convenga, una pregunta bien hecha dejó al descubierto la realidad: los grupos de izquierda ostentan el primer lugar a la hora de evaluar las causas que han obligado a miles de colombianos a abandonar sus tierras.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Jaime: no se debe dudar que la guerrilla y el paramilitarismo han generado desplazamiento en la población civil incluso en fechas muy recientes http://mqh.blogia.com/2010/101701-terror-paramilitar-en-cordoba.php.
Me parece importante que la gente que ha sido desposeída por la violencia, pueda regresar a su tierra. Me gustaría que Atrabilioso demostrará que le preocupa el fenómeno del desplazamiento que no es algo nuevo, que posiblemente se sigue presentando tanto por parte de guerrilla y paramilitarismo, y que es algo que se debe solucionar.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

La demostración de la preocupación está en el archivo. Sin embargo, el asunto del desplazamiento es utilizado exclusivamente como arma política, exagerando las cifras para conveniencia de todos los sectores.

Me explico: los números sobredimensionados le sirven al gobierno para excusarse por no atender la gravísima problemática. Al poder judicial le conviene mostrar presión para resolver el asunto. A los pacifistas forajidos para exhibir la tragedia, etc.

Es que en el tema de los desplazados se han incorporado los inmigrantes que buscan una vida "mejor" y al no encontrarla, se venden como desplazados.

Otros que se trasladan en las mismas ciudades a los cinturones de miseria, se incorporan a la lista de desplazados. Y no pueden faltar los parásitos que quieren recibir subsidios y dádivas del Estado, como ha ocurrido en diferentes municipios del país.

Pero hay otra cosa que me afana: las cifras muestran un número de personas que se desplazan, pero ¿están descontados los que retornan? No lo he visto en ninguna estadística, lo que hace que el problema permanezca inflado y no se atienda el drama aterrador de los que efectivamente son víctimas y permanecen en esa condición.

Saludos.

Anónimo dijo...

Plantear este tópico de esta manera muy seguramente te acarrea el epíteto de paramilitar o narcouribista...

ánimo, Jaime. Adelante.

Att: Camilo Andrés.

Atrabilioso dijo...

CAMILO ANDRÉS:

Si usted viera la colección que tengo de esos y de otros epítetos conjugados, en la bandeja de mensajes filtrados, se sorprendería.

Incluso ya hay interpuesta una denuncia contra un tal Bilioso por tales afirmaciones. Sin embargo, como el cobarde es eso, solo un cobarde, pues las cosas van lentas pero seguras.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ocultaron tanto que 25+11=36 que lo pusieron en el mismo párrafo. Menos mal llegó un lector astuto que nos salvó del engaño y de paso refundió el curioso hecho de que el 33% sea atribuido a una expresión violenta supuestamente desmovilizada.
CODHES tiene mala fama en cuanto a su metodología y sus datos no son creíbles. Más que por obedecer a una macabra campaña del doctor malito o la sala de redacción de Semana a través de los ingenuos guerrilleros, por la misma razón que otras oenegés dedicadas a refugiados y desplazamiento interno: esa gente deriva su ingreso de que exista el fenómeno, como más de la mitad de las FFAA gozan de privilegios y carreras cortas gracias a que hay orden público alterado. Es una fuente de ingreso y al fenómeno hay que mantenerlo vivo así sea exagerándolo.
Si los datos fueran ciertos, separar una organización, FARC, del resto y mostrar que ella sola carga con más del doble de lo que aportan el resto de guerrillas es un dato relevante, pero siendo más maliciosos, lo que queda faltando es la identificación de quienes se hacen a esas tierras, que se supone que es el meollo de la denuncia de CODHES y algo que importaría a un colombiano de bien o en su defecto a uno que piense que el respeto a la propiedad privada es un ingrediente esencial de nuestro progreso como sociedad y economía. En tal sentido, el brazalete del infante que amenaza es lo de menos, pues ya se ha visto que no hay ideología detrás.
El sesgo característico de los analistas de izquierda era que la salida deseable al desplazamiento fuera el retorno y no la reubicación, sonaba justo pero pienso que los individuos deben tener derecho a explorar opciones, además porque los teóricos de esa 'dignidad' viven en casas mientras su objeto de propaganda aguanta en cambuches o se la pasa haciendo tomas. Entender que este proyecto de país es incapaz de brindar tranquilidad u oportunidades, menos justicia, puede ser una justificación para actuar políticamente en contra de ello (a pierde) o una buena razón para migrar bien lejos.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

En primer término, en el post no menciono la palabra ocultar: hablo de una mentira que es fruto del sesgo de una ONG concreta.

Tampoco se puede hablar de un párrafo, pues la fuente primaria de esta información son las declaraciones del representante de CODHES.

De otro lado, insisto, la "expresión violenta desmovilizada" es una generalización que se ha prestado para que en la actualidad, estructuras militares del narcotráfico utilicen la fachada genérica y actúen contra la población. Entonces, no está refundido el supuesto dato: sencillamente hay una negligencia oportunista de CODHES al no señalar a los grupos específicos que están impidiendo el retorno de esos desplazados a sus tierras abandonadas: ¿Cómo saber si las acciones de intimidación surgen de grupos de autodefensas que se desmovilizaron, de grupos de autodefensas que no se acogieron a la negociación, o de organizaciones criminales vigentes que están al servicio del narcotráfico? Lo anterior demuestra que el sesgo de CODHES es mucho más funesto que el simple ocultamiento de la información sobre la guerrilla.

En este tema de abandono de tierras, hay que señalar que los desplazados han huido de ellas, pero no se ha presentado un despojo de propiedades como tal. Entonces, difícilmente se puede hablar de los nuevos ocupantes o "propietarios". Sin embargo, la periodista de CM& preguntó al respecto y la respuesta demostró que ignoraban el tema. No obstante, su mención resulta relevante, pues encaja con mi queja: el genérico hace mucho más complicada la identificación de los criminales que despojan a la gente de sus tierras.

Saludos.

Anónimo dijo...

BRABONEL.


Exacto, si el gobierno Santos no desmiente esas cifras o las aclara quiere decir que las utilizara para hacerle creer a la gente que el gobierno Uribe no hizo nada para solucionar el problema. Creo que lo que se va a venir es una guerra fría entre este Gobierno y el anterior por que no creo que Uribe se quedara callado. Si Santos no hizo ningún reparo a la ley de victimas ni a ley de tierras era por que quería avalar las “teorías” de la izquierda.

El PL proponente de las leyes no la importaron un comino las victimas de la violencia cuando avalaba el Caguan ni otras negociaciones de “paz”, si se hubiera puesto a las victimas primero ningún acercamiento con las guerrillas hubiera tenido moral. La ley de victimas como la de tierras es puro oportunismo político después de la pacificación del país gracias a las políticas de Uribe. Las victimas vinieron a existir después de un acorralamiento de las FARC donde el PL y el PDA las Cortes y las ONGS fueron un obstáculo para lograrlo.

Recuerdo cuando el Sanador Lozano le dijo a Santos que si se habían tenido en cuenta los detalles por los que el Gobierno Uribe había rechazado las leyes en discusión, Santos respondió: si al gobierno anterior no le gustaban a mi si y punto. A Santos no le intereso las discusiones de financiamiento ni de avivato y demás problemas que se puedan presentar por que quiere que todas las calumnias que no progresaron durante el Gobierno Uribe lo hagan ahora con la ayuda de su gobierno. En esa misma tónica vinieron las declaraciones de German Vargas sobre el caso del DAS y las declaraciones del godo ministro de agricultura sobre agro ingreso seguro.

El día en que Santos salio de la Universidad del Valle perseguido por estudiantes que le gritaban chuky muñeco diabólico Juan Manuel Santos les daba la razón a los universitarios cuando les gritaba a sus escoltas: sin shows sin shows y se limpiaba el costoso y elegante traje. Lo importante para el gomelo de sangre azul era conservar su imagen y que su status no se desdibujara por culpa del profesionalismo de unos escoltas. El status de Santos no es diferente al de su hermano Don Enrique quien daba por segura la caída del gobierno Uribe por la parapolitica. Más tormentas se avecinaran por que el híbrido entre Samper y Pastrana que es Santos pretende que las promesas de prosperidad le dan el derecho de pisotear a un Gobierno que esta por encima de la historia de Colombia como es el de Uribe.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

El asunto del desplazamiento forzado es de una gravedad dolorosísima por la tragedia para esas miles de familias y también por la negligencia política para conjurar el drama.

Es que si se mantienen infladas las cifras, el gobierno tendrá una justificación para no proceder y al mismo tiempo, perderá una fuente de recursos para aceitar la maquinaria política.

Básicamente el gobierno Uribe se concentró en una prioridad fundamental: ofrecer las garantías de retorno. Y ocurrió en muchos sitios del país. Ahora el asunto es más complejo, pues si existiera voluntad política, antes de leyes de víctimas y de tierras, tendría que darse una revisión profunda para determinar quiénes y cuántas son las víctimas de la atrocidad.

En este sentido las preguntas son claras: ¿cuántos van a ser beneficiados por la ley de tierras? De esos, ¿cuántos son realmente desplazados y cuántos son simples oportunistas? ¿Qué van a hacer con las tierras? ¿Hay algún programa mejor que AIS para que esa posesión de tierras mejore la vida de esas personas?

Los desplazado son solo justificaciones que se convierten en armas políticas y es de tal magnitud la negligencias, que nadie se preocupa por contarlos de verdad: es que en el caso de los desplazados, 500 mil es mucho más grave que 3 millones, pues si fueran solo medio millón, no habría excusa posible para atender sus requerimientos de retorno. La reubicación sería una consecuencia del retorno, pues podrían vender o arrendar sus tierras para sustentar un nuevo proyecto de vida en otro lugar.

En cuanto al gobierno de Santos, su prepotencia pusilánime lo llevará a la ruina.

Un abrazo.

jaime ruiz dijo...

Jaime, muy buen punto. Aunque siempre conviene recordar que la principal baza de los criminales no son ni las bandas de asesinos ni las ONG que cobran los crímenes, ni siquiera la vasta corporación de los prevaricadores que se han tomado la administración de justicia y la han convertido en un nido de corrupción peor que la Anapo. No, la principal baza de los criminales es la prensa, que es la que canaliza la información hacia el interés de la camarilla dueña del Estado. Ese caso es muy diciente, la ONG que miente sobre las causas del desplazamiento sólo existe para que la prensa publique sus mentiras. Muchas atrocidades se cometen para dar lugar a un titular, y los hampones de las altas cortes son espoleados para que calumnien y cometan sus desmanes desde las páginas editoriales y aun desde las noticias.

Los dos casos más tremendos de propaganda terrorista en Colombia son Semana y El Espectador. La relación con el terrorismo es casi manifiesta, por ejemplo en el último número de Semana sale un artículo en el que se culpa al Estado de la supuesta hambruna en un pueblo donde las FARC traficaban con cocaína.

Esta guerra del Guaviare, periférica y marginal, selvática y olvidada, no está hecha de grandes hazañas sino de pequeñas tragedias. Y eso debería ser razón suficiente para ponerle fin.

Y parece que es mala voluntad de los militares o del gobierno el "ponerle fin". Pero lo que impide ponerle fin es la solidaridad generalizada de los poderosos con las bandas terroristas que les aseguran privilegios. En el caso de los clanes de dueños del país, como los dueños de Semana, esas bandas son parte de su juego de poder.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:

Lo de los medios es tremendo: el director de El Espectador publicó en su cuenta de Twitter que un documento que apareció en el tema de las chuzadas era determinante, pues no era el fruto de una negociación de pena. Al leer la información del propio medio, de lo primero que se encuentra está relacionado con la intención del poseedor del documento de buscar el Principio de oportunidad.

Y así es todo lo que publican en Semana y El Espectador: finalmente la primera es propiedad de los López y el segundo, de los Santodomingo... todo queda en familia, utilizando a idiotas útiles como Fidelito Cano.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Existe la parte clientelar que no se puede desconocer pero Santos ni su Gobierno están actuando diplomáticamente, es mas cuando las situaciones se prestan para dañar la imagen del Gobierno Uribe pareciera que Santos y compañía hicieran su parte en el plan ¿Que le cuesta al actual gobierno quitarle combustible a situaciones que se presten para que las calumnias contra el gobierno Uribe prosperen? Pero es que no solo no actúan de esa forma, usted puede ver como German Vargas se ponía al lado de las calumnias sobre las chusadas igual el ministro de agricultura en el caso de agro ingreso seguro. Cuando Santos le contesto a Lozano que a nosotros a diferencia del gobierno pasado nos gusta la ley esta queriendo decir que su gobierno si le importan las victimas a diferencia del gobierno Uribe y de que lo “social” tendrá cabida en su gobierno.

Atrabilioso tampoco se pueden desconocer las buenas perspectivas que tiene Colombia, por ejemplo analistas respetados lo ven con una renta Per capita muy cerca de la de los líderes regionales en el 2015, es decir, Santos no parte de imposibles y de ahí se desprende mis dudas.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

Ciertamente las perspectivas económicas que antojan alentadoras. También es cierto que el gobierno Santos oficia como cómplice de la componenda contra Uribe y por eso mi afirmación: Santos es prepotente, fruto de su forma de vida en la que creció y se hizo en un monopolio informativo, económico y político; por lo cual, su ego no le permite aceptar que exista un lider con más poder de convocatoria que él.

Pero también es pusilánime por ceder, como ha cedido, a los intereses, discurso y mezquindad de la caterva pagada por Chávez.

En ese dilema está Colombia, aunque el tema económico es el resultado del impulso que traía el país y no de acciones propias. La ruina a la que me refiero es política.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

LANARK:

Bueno... entonces han sido apátridas, por ejemplo, la Dirección Nacional de Planeación del gobierno Uribe, que presentó un informe a la Corte Constitucional sobre desplazados, en el que describió la Política de Atención a la población desplazada.

Pero no fue solo Planeación. También el Ministerio del Interior, por ejemplo en septiembre de 2004, presentó un informe sobre el desplazamiento forzado.

Me temo que su calamitoso dogmatismo panfletario lo lleva a pensar que hay que apegarse a lo que digan sus ídolos, aquellos que surgieron, en su precario esquema cognoscitivo, durante los primeros instantes de esa infancia mental que se niega a abandonar.

Cordial saludo.

LANARK dijo...

No sean apátridas, que en Colombia no hay desplazados sino migrantes. No caigan en la trampa de las ONGs de hablar de desplazamiento, que eso no ocurre.