13 de septiembre de 2010

La embriaguez del poder

Por Jaime Restrepo.

La llamada luna de miel de los gobiernos se parece mucho a la embriaguez soberbia de los que ganan un partido y luego se dedican a enrostrar el triunfo hasta perder el campeonato. Por lo menos en lo que tiene que ver con la derrota del terrorismo y de sus prosélitos de civil, dicha soberbia parece ser el camino que han emprendido Juan Manuel Santos y su círculo más cercano.

El nuevo gobierno está confundido. Desde el discurso de posesión, el presidente dibujó las primeras líneas de un retroceso en temas vitales para la seguridad, como aquel de dejar abierta la posibilidad de negociar las leyes con los terroristas y sus socios vestidos de civil.

¡Enorme error! Algunos pensaban que la clase dirigente había aprendido la lección de cerrar con tranca y candado cualquier asomo de negociación con el terrorismo, al que se le combate con una mezcla de toda la fuerza de guerra disponible y una aplicación juiciosa, paciente y persistente de todos los mecanismos de inteligencia. Si acaso, frente al terrorismo, se deja una pequeña rendija para que pacte su rendición. Pero no. Santos, sin ninguna necesidad, revitalizó a los terroristas, palurdos y “doctores”, que de inmediato emprendieron la tarea de abrir escenarios de presión, nacional e internacionalmente, para obligar al nuevo gobierno a sentarse en una mesa en la que se complazca a los devotos de la negociación claudicante.

Es bueno recordar que aquellos que ahora piden la negociación son los mismos que tiempo atrás aseguraban que las FARC ya no eran un problema en Colombia. De haber sido así, esa reflexión hubiese significado que las estrategias que se venían aplicando para combatir al terrorismo habían arrojado resultados altamente positivos, pasando, en ocho años, de ser el más grave de los problemas nacionales a una molestia marginal condenada a la extinción y por lo tanto, lejos de abandonarse irresponsablemente, la estrategia debía profundizarse y actualizarse hasta conseguir una victoria irreversible.

Si el combate contra las FARC y sus formas civiles y judiciales estaba funcionando, ¿qué llevó a Santos a anunciar que la llave de la negociación no estaba refundida? Es insólito que el gobierno haya comprado la idea de que una amenaza latente se convirtió en un tema marginal que no podía resucitar, abriendo la posibilidad de reeditar el lamentable escenario del diálogo entreguista que además de nefasto e inútil, postró al país prácticamente hasta convertirlo en un Estado fallido.

Es más: Santos no sólo les anunció que las llaves estaban disponibles, sino que se reunió con el máximo promotor y financiador internacional del terrorismo, como un gesto de desprecio ante la tragedia de las víctimas anónimas —nadie quiere saber de ellas— que las FARC y el ELN han dejado esparcidas en todo el territorio nacional: ¿será coincidencia que las FARC  hayan emprendido una sangrienta embestida después de la visita del gran benefactor venezolano? Una arremetida como la que estamos viendo requiere recursos y contactos, esos que se habían perdido —o por lo menos complicado— con la ruptura de Venezuela con Colombia. Sin embargo, con el abrazo del dictador con Santos, las redes de apoyo al terrorismo se restablecieron con un saldo de muerte, destrucción y dolor que se creía asunto olvidado.

Ahora, un mes después del discurso y de la reunión con el tirano bolivariano, algunos miembros del gabinete de Santos siguen insistiendo en no botar la llave, con la condición de que las FARC dejen de secuestrar y devuelvan a los militares y policías que tienen en cautiverio. De golpe les pedirán, cortés y respetuosamente como el gobierno trata ahora a las FARC y a sus secuaces políticos, que sólo les disparen a los militares y policías, pero que no los quemen vivos, pues eso es de mal gusto y se ve muy mal.

En el coro ministerial no podía faltar la voz de Germán Vargas Lleras, quien aseguró que “los diálogos de paz no se utilizarán ni para de ellos derivar fortalecimiento militar, ni para el reconocimiento internacional, ni todo eso que ustedes bien saben, mientras no haya un compromiso inequívoco que se traduzca en actos reales, verificables”.

Es evidente que la confusión ha afectado no sólo a Santos, sino a los que hasta hace poco aparentaban ser férreos opositores de la claudicación. Es que con estas declaraciones, Vargas Lleras abrió un enorme boquete en el cual las FARC se comprometerían (empeñarían su “valiosa” y “honrada” palabra) a suspender operaciones para jugar de pacifistas; le harían caso a Piedad Córdoba liberando a los secuestrados y así se fortalecerían militarmente con la anuencia del gobierno.

Vargas Lleras fue claro: mientras no haya compromiso y actos verificables, no podrán fortalecerse militarmente, pero si honran la palabra y hacen gestos de paz, pues tendrán luz verde para cumplir el anhelo de recuperarse y destruir por fin a Colombia.

De paso, con los actos “verificables”, Chávez avanzará sin contratiempos en el reconocimiento de la beligerancia y nada podría hacer el gobierno colombiano, pues las FARC estarían metidas de lleno en el juego político que Santos y los suyos les están poniendo en bandeja de plata.

En resumen, van 30 muertos desde que las llaves del diálogo volvieron a aparecer.

AL CIERRE: ¿Será cierto que el nuevo ministro de Defensa Rodrigo Rivera y su viceministro Rafael Guarín están pidiendo información sobre homicidios en combate? ¡Gravísimo! Si ahora los soldados que producen bajas terroristas en pleno combate se consideran homicidas y se suspenden las operaciones por cuenta de las presiones judiciales, ¿cómo va a aplicarse eso de arreciar, arreciar y arreciar?


AL CIERRE II: Eso del trato comedido a las FARC y a sus secuaces ha llegado al punto de evitar adjudicarles el atentado contra Caracol, y cuando finalmente se levante la reserva judicial —la que utiliza el gobierno como excusa para no señalar a los terroristas—, el atentado será una anécdota de abuelos.

9 comentarios:

Ultraninja Reloaded dijo...

Santos salio solo ser un clientelista mas, ademas el trabajo con el gobierno de Pastrana tambien, Santos es un blandengue y algun militar deberia derrocarlo y juzgarlo por traicion a la patria, ya que le entrego al pais al terrorismo de nuevo.

jaime ruiz dijo...

Jaime, el problema es que en ese afán de buscar aliados para formar una mayoría capaz de contrarrestar el uribismo en el Congreso y en los medios Santos termina legitimando, protegiendo y alentando a los que encargan las masacres. ¿Hasta qué punto los policías masacrados son víctimas pactadas por Santos con personajes como César Gaviria y los demás socios de Piedad Córdoba, así como con los malhechores de la Corte Suprema de Franela? No me sorprendería en absoluto.

El que crea que es exagerado pensar en un acuerdo para entregar a esos policías podría empezar a explicarme por qué quería César Gaviria que Uribe despejara Pradera y Florida y por qué no ha roto con Piedad Córdoba, siendo que es alguien que alienta abiertamente a las FARC.

Si además se evalúa el largo historial de complicidades con Chávez tanto de Gaviria como de sus socios "liberales", como Ernesto Samper, ya resulta atroz PERMITIRSE suponer que Santos se engaña respecto a lo que hace aliándose con semejantes personajes.

Sencillamente, al igual que ocurre con Vargas Lleras, en el juego de intrigas de las familias presidenciales Santos y Vargas Lleras, como antes sus familiares, como antes los López y los Samper, se alían con los terroristas. Es la forma eficaz de asegurarse el poder y de complacer a los aliados que necesitan.

Atrabilioso dijo...

ULTRANINJA:

!Ojalá fuera un tema exclusivo de clientelismo! Lo de Santos es un enorme desprecio por lo que hizo Uribe y de alguna manera, un rotundo temor por la sombra del ex, que puede cubrirlo hasta hacerlo desaparecer.

¿Sabe? Lo que me tiene más sorprendido es que un conocedor de Churchill se haya entregado de lleno a la política de apaciguamiento.

Un saludo.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:

Mi posición es más simple: las políticas de Santos en materia de seguridad y defensa son un paquete de incentivos para el terrorismo y sus aliados.

Es que todos los días, Santos con su silencio y sus colaboradores con sus palabras, muestran un profundo resentimiento por lo alcanzado durante los últimos ocho años. Ayer, Vargas Lleras se quejaba de que él había sido víctima de las chuzadas y que no entendía por qué, si él era un amigo del anterior gobierno. Luego dijo: !si así trataban a los amigos!...

Un cúmulo de afirmaciones tan irresponsables e irreales, solo debería despertar el rechazo inmediato de quien es Presidente gracias ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE a los votos de Uribe. ¿Vargas Lleras amigo del anterior gobierno? ¿Acaso no tenía en la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia a Augusto Ibáñez, quien ha perseguido y actuado en contra de Uribe y de su gobierno?

Un saludo.

Erica Gerardin dijo...

Lo que esta ocurriendo con Santos es que esta negociando su Poder, antes que la defensa de su Pais.
Y esta permitiendo que las Fuerzas que combaten contra los terroristas sean desactivadas, para que Colombia no tenga posibilidades en su defensa.
Eso mismo es lo que ha sucedido en la Argentina,hoy tenemos a nuestras FFAA totalmente desintegradas, divididas y encarceladas,algunos militares presos y los que estan afuera atados de pies y manos sin poder defender la soberania.
Esto es una guerra silenciosa que las naciones Desarrolladas estan originando para transformar estos paises en Colonias. El terrorismos que tenemos esta respaldado por estas naciones las cuales usan este mecanismo de ejercitos guerrilleros para ir destruyendonos lentamente y efectivamente sin tener que ir a una guerra convencional.
Porque somos muchos paises de Latinoamerica que estamos en esta situacion.
Es por ello que lo que sucede en la Argentina no sale a la luz del mundo, somos com un barco fantasma en medio del oceano, sin que nadie se haya dado cuenta, que aqui, ya no existe mas una nacion, ya dejamos de tener Independencia, ya somos una Colonia sujeta a los objetivos de los mandones de afuera, que son las naciones Desarrolladas a las cuales estamos esclavos y hostigados a los objetivos y estrategias politicas.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Jaime el problema es que si el Gobierno Santos no le propina golpes duros (captura o muerte de cabecillas importantes incluyendo a Alfonso Cano) al terrorismo la “sombra” que a tanto le teme lo va a cubrir mas pronto de lo esperado, la gente terminara por añorar los tiempos donde Uribe era Presidente y terminara por elegir a una copia fiel de Uribe en el 2014. Pero ese no es el único problema que enfrenta Santos ¿Qué necesidad tenia de meter a un enemigo en el gobierno? Con la U y los Conservadores Santo tenia los votos para pasar las reformas que quería en el Congreso pero se le ocurrió llamar a los “liberales” y a cambio radical a que metieran el caballo de Troya a la casa de Nariño. Si Santos no evita que German Vargas Lleras siga utilizando el ministerio del interior para atacar a Uribe y al Gobierno anterior los Conservadores y el Partido de la U si van a ir a la oposición. Vargas Lleras es su ambición le manda guiños a las cortes para que tumben la reelección y de esa forma el pueda ser Presidente en el 2014, mejor dicho Vargas Lleras no solo quiere eliminar a Uribe sino también al mismo Santos.

Santos no la tiene fácil y lo peor es que el mismo se busco los problemas ¡el solito se metió el tiro! si Vargas Lleras tiene otra salida de loco ambicioso le tocara pedirle la renuncia o el Uribismo se le voltea y ya no tendrá Gobernabilidad. Se acercan las elecciones de alcaldes y gobernadores y muchos aseguran que Uribe hará campaña, si eso ocurre en momentos de un Gobierno Santos débil y con problemas es mejor que Santos renuncie.

jaime ruiz dijo...

Brabonel, creo que esas cuentas son demasiado optimistas respecto a la lealtad de los congresistas y senadores godos y de la U. Ellos son ante todo leales a su nombramiento, y ciertamente estarán con Santos contra Uribe si es lo que les conviene. Podría haber un resurgir del uribismo con las elecciones locales, pero para eso haría falta que Uribe tomara la decisión de participar promoviendo a sus candidatos, cosa tan dudosa como que haga lo que debió hacer desde 2002, buscar una nueva constitución y crear un partido doctrinario y coherente.

Tal vez para 2014 surja una opción heredera del uribismo pero sin Uribe, porque estoy seguro de que la mayoría de los políticos que hoy forman parte del sistema están dispuestos a lo que sea con tal de seguirse enriqueciendo y conservando el poder. El caso de Benedetti es característico.

Lo cierto es que Vargas Lleras busca la alianza con Piedad Córdoba y compañía, y que Santos obra a través de ese personaje. Tendrán mayoría en el Congreso y amplio apoyo de la prensa, pero puede que la gente se canse pronto del retorno de las FARC.

Anónimo dijo...

Atrabilioso:

La frase 'la embriaguez del poder' es bastante descriptiva y aplica a toda circunstancia que involucre poder, y variedad de personas.

Por que sera que el poder, percibido o real, genera ese estado de embriaguez? deberia ser lo contrario, generar estado de conciencia en cuanto a consecuencias. De alerta con control propio y racionalidad.

Si la poblacion bajo ese poder logra eso, seria el efecto de contrapeso mas efectivo, y no hay necesidad de tanta filosofia politica ya que esta basado en asuntos naturales compartidos por todo ser humano, con el beneficio de numero.

Pero el problema de toda epoca parece radicar en el estado de incertidumbre, o 'ignorancia', en que se mantiene la poblacion. Lo que termina 'jalonando' a los lideres en cualquier campo.

Por eso insisto en se definan con mas claridad ciertos asuntos genericos y de mas importancia para las masas. Lo que es politica, ejemplo. O una descripcion mas general pero acertada de la economia. Sobre todo cuando ya hay habitos contraproducentes establecidos contra los que hay que trabajar para abrirle paso a los planes.

Mientras eso no se de, sea por problema interno o azuzamiento externo no hay claridad para desarrollo en la direccion necesaria. Sino un caos continuo.

Pienso que la unica manera de desarrollar en la direccion que favorece la vida a largo plazo y con mas potencial es en circunstancias en que lo prevalente no es el estado primitivo de supervivencia. Porque la seleccion esa da como resultado solamente creatividad y productividad en instinctos basicos. Un retroceso.

Seamos entonces mas precisos y digamos que el siglo del conocimiento es solo en eso.

Mt

Erica Gerardin dijo...

Por suerte el Gobierno de Santos se puso firme en no darle lugar al dialogo con las FARC, tratandolos de Terroristas.