27 de mayo de 2010

El atajo tributario de Mockus

Por Jaime Restrepo.

Cuando un gobernante anuncia que aumentará los impuestos, está enviando varios mensajes sobre su gestión.

El primero, parece de Perogrullo, es que los recaudos no alcanzan para cubrir las necesidades del Estado. Sin embargo, el asunto no es tan simple. En Colombia se viene insistiendo en la amenaza que implica la corrupción para las finanzas públicas y su nefasta influencia tanto en el deterioro de la redistribución, como en el rezago del país en términos de infraestructura, inversión social, educación y salud. Básicamente se afirma, con mucha razón, que el Estado podría tener un mejor desempeño, de no ser por la devoradora corrupción que nos agobia.

Todo lo anterior significa que los recursos sí existen, pero se desvían y agotan dejando sin financiación las labores mínimas del Estado. También implica que el Estado tendría más recursos disponibles si se combatiera la evasión (que es una forma atroz de corrupción) y se trabajara con ahínco en la recuperación de las deudas a favor del Estado. Ante esta disyuntiva, el gobernante tiene dos alternativas: combate la corrupción o acude a la decisión facilista de incrementar los impuestos.

Cuando Mockus habla de subir los impuestos mediante una radical reforma tributaria, está aceptando que sus proclamas sobre el combate a la corrupción y la legalidad son simples arengas electorales que carecen del peso suficiente para enfrentar ese monstruo, pues lo que pretende es conseguir más recursos para emprender su “programa de gobierno”, sin tocar la tajada que se roba la corrupción.

El candidato verde asegura que hay que incrementar el impuesto de renta y el predial, porque según él, medio país los tiene rezagados; reducir la cantidad de tarifas de IVA y elevarlas y suprimir exenciones. Luego, Mockus anuncia que hay que “conseguir más recursos para invertir al menos la mitad del gasto público en corregir desigualdades” y puntualiza: “La carga tributaria está entre el 16 y el 18 % del PIB […] Yo creo que hay que elevarla, por lo menos, al 23 %”.

La propuesta de Mockus muestra un gran desprecio por los colombianos que efectivamente tributan, al tiempo que evidencia su intención de no tocar los elementos estructurales que permiten la difícil situación tributaria en Colombia.

Antes de subir impuestos, la primera decisión de un gobernante responsable, difícil porque requiere voluntad política, estrategias y equipos sólidos; es que el Estado emprenda la tarea de combatir la evasión de impuestos, al tiempo que asume la misión de recuperar la cartera morosa en materia tributaria.

Ciertamente lo anterior es titánico, pero es más honrado que meter la mano en los bolsillos de los contribuyentes cumplidos, que muchas veces tienen que hacer grandes sacrificios para pagar los impuestos. Según los cálculos del Banco de la República, la tasa de evasión tributaria de personas naturales se ubica alrededor del 35 % y en el caso del IVA la evasión es del 32 %.

Sobre el particular, Sergio Clavijo escribió un trabajo titulado Tributación, equidad y eficiencia en Colombia, en el que sostiene que “solo a través de una mayor transparencia y equidad tributaria será posible equilibrar la frágil estructura de recaudos que se tiene hoy día”.

En el documento, Clavijo asegura que “solo cerca de 700 mil personas declararon renta, lo que significa que menos del 5 % de los trabajadores enfrenta una revisión potencial de sus cuentas tributarias con el Estado". Además, agrega Clavijo, “los asalariados del sector formal enfrentan un sistema ineludible y, además, lleno de inequidades”.

Otro asunto al que un gobernante responsable y escrupuloso le daría prioridad, mucho antes de aumentar los impuestos, es el tema de la nefasta estructura tributaria para las pensiones, pues es una fuente de evasión y corrupción. En 2004, el gobierno Uribe propuso una tabla de gravámenes que solo afectaba las pensiones que superaran los cinco salarios mínimos, quedando excluidos del gravamen el 80% de los pensionados de Colombia. Sobre el particular, los cálculos indicaban que de los 800 mil pensionados existentes, menos de 160 mil se verían afectados con la medida y de estos, tan sólo mil (¡sí, sólo mil, o el 1 %!) podría verse afectado por tasas de gravamen superiores al 23%, por el hecho de superar los 25 salarios mínimos legales.

¿Por qué no prosperó esta medida? Por la corrupción que evidentemente Mockus no quiere tocar. Esta corrupción la explica Sergio Clavijo:
“Lo que ha ocurrido es que dentro de esta minoría –los de 25 salarios mínimos legales– se encuentran principalmente congresistas, altos magistrados y altos ex funcionarios públicos que se verían afectados, pero que indudablemente deberían tener el ánimo de contribuir a mejorar la distribución del ingreso, así el total de recaudos por esta vía no supere el 0,2 % del PIB.”
El tema de la evasión no sólo surge del ciudadano. Otro gran aporte lo hacen las instituciones judiciales como la Corte Constitucional, que impidió reportar a los deudores morosos con la DIAN, en las centrales de riesgo.

Todo lo anterior, concluye Clavijo, “indica que Colombia tiene un gran potencial de recaudo si llegara a afinar sus controles tributarios y moderara sus generosos e inequitativos alivios tributarios”.

¿Si Colombia tiene un gran potencial de recaudo, simplemente afinando los controles y moderando los alivios, cuáles son los motivos de Mockus para proponer una durísima alza de impuestos?

Las reformas tributarias no mejoran los recaudos

En 2001, la Contraloría General de la República señaló que las últimas 12 reformas tributarias realizadas entre 1970 y 2000, solo incrementaron el recaudo tributario en dos puntos como porcentaje del PIB, lo que demuestra que dichas reformas no han logrado un crecimiento sostenido del recaudo, suficiente para financiar el gasto.

En un excelente trabajo titulado Los métodos para medir la evasión de impuestos: una revisión, publicado por el Observatorio de la Economía Latinoamericana, los autores sostienen que el bajo recaudo se explica por “la evasión de aquellos contribuyentes que no encuentran ningún incentivo para tributar (bien sea porque no lo consideran su deber, porque no están dispuestos a financiar al Estado o porque no esperan ser descubiertos y sancionados), por la evasión como estrategia para competir con quienes evaden, por los efectos negativos de las altas tarifas y además por la pérdida de recaudo generada en las múltiples exenciones. Todo esto se refleja en una baja disposición de los contribuyentes a cumplir voluntariamente”.

Cartera morosa

En Colombia, la cartera morosa con el Estado llegó, en 2009, a 23.8 billones de pesos, según la Contaduría General de la República. El informe señala que mientras las deudas morosas a favor del Estado aumentaron, su promedio mensual de recuperación por parte de las distintas entidades del Estado disminuyó en un 74.92 %. Es más: en total 357.543 personas naturales le adeudan al Estado $16.9 billones de pesos, en tanto que 76.543 personas jurídicas le adeudan $ 6.9 billones de pesos, para un total de $ 23.8 billones de pesos.

En la DIAN, la lista de morosos también es larga. Las obligaciones vencidas, que corresponden al pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuesto de Renta, Retención en la Fuente y tributos aduaneros suman en total 2,5 billones de pesos.

Mockus no habla de la evasión, ni de las pensiones exentas, ni de la enorme cartera morosa: él propone aumentar los ingresos por la vía de una reforma tributaria, que seguramente será una más de las muchas que se han hecho en Colombia y que no han funcionado.

En el fondo, la receta Mockus es un atajo para tener más recursos y disimular el enorme desfalco que comete la corrupción contra el erario.

20 comentarios:

Noel Carrascal dijo...

Primero que todo, me agrado ver que los argumentos contra Mockus son muy similares a los míos. Había traducido el siguiente articulo para sustentar una columna de opinión similar a esta, pero se me adelanto: Los Limites de entradas por impuestos y el gasto
Esto es algo que los mamertos no entienden y que el articulo traducido explica con datos reales, no opinión. Ellos creen que subiendo impuestos se arregla todo. Ellos viven,algunos, en una guerra de clases, y otros, en una guerra de verdad (farc). Quiere sacarle dinero a la clase productiva y contribuyente sin darse cuenta que ellos mismos están perjudicando el país mas de lo que pretenden arreglarlo.

Es importante aclarar que los limites de la recaudación de impuestos para Colombia deben ser, en mi opinión, mas bajaos que los de USA en relación al PIB. Las razones son que nosotros dependemos mucho mas de inversión extranjera y no tenemos un motor generador de empleo y nuevas industrias 'casero' como USA. Subir los impuestos espantaría mas inversionistas, y de unos forma u otra, mellan en el desempleo y el recaudo de impuestos. Por eso creo que Mockus es tan pésimo candidato.

Le he preguntado a los defensores mas fieles de Mockus que tanto saben de economía, la mayoría dice que poco o nada, pero votaran por Mockus. por que es 'bueno'.

Los impuestos son la nueva pesca milagrosa y secuestro de la izquierda. Es algo legal, pero injusto pues crea estancamiento económico y beneficia mas la clase burocrática que depende del gobierno, y el resto, a pagar impuestos y valerse por si solos.

Atrabilioso dijo...

NOEL CARRASCAL

Este escrito sólo pretende mostrar una más de las incoherencias de Mockus, pues se proclama como el "súper héroe" anticorrupción al tiempo que plantea fórmulas para perpetuarla y de paso, golpear al país en una coyuntura económica global tan delicada como la que estamos viviendo, y que seguramente se profundizará durante los próximos meses.

Su comentario me recordó mi fuerte oposición, hace seis meses, a la candidatura de Vargas Lleras, precisamente por su desconocimiento del tema económico. Sin embargo, eso se convirtió en un plus, pues con la elección de la fórmula vicepresidencial demostró que conoce sus debilidades y está dispuesto a aceptarlas.

El problema es que los post-infantiles votantes mockusianos no pagan impuestos en general, y por lo tanto, creen que no se verán afectados por las equivocadas medidas económicas que plantea Mockus... !Qué error!

Un abrazo y muchas gracias.

Jane Austen dijo...

Bueno y ustedes como gobernantes de donde sacarían los recursos para que el sistema de salud no colapse en 2 meses??

O la bomba pensional???

Obvio que las politicas acerca de estos temas se tienen que reformar pero mientras los zanganos del congreso hacen algo que??

O es que piensan dejar a millones de colombianos sin salud y etc hasta que San Juan agache el dedo, es decir hasta que a los congresistas se les de la gana...

La corrupción no se puede vencer en un día, es obvio que se debe dar una lucha frontal contra la corrupción y la evasión de impuestos, pero también hay que tener en cuenta que en Bogotá muchos bogotanos pagaron el 110% de sus impuestos voluntariamente, por que veían la inversión de esos impuestos.

Así que si yo veo que mis impuestos funcionan yo los pago voluntariamente y no los evado ni etc. La regulación moral, social y legal pueden hacer grandes diferencias y eso ya se vio en Bogotá.

http://video.google.com/videoplay?docid=1184133348300653554

He escuchado que "sí queda mockus a él si le pago impuestos, pero a Santos no"...

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Con esta propuesta Mockus demuestra que esta seguro que ganara la Presidencia. Santos cometió el error al elegir a su formula Presidencial pensando mas en gobernar con el propósito de contrarrestar a las ongs y demás fuerzas neo comunistas que atacan a Colombia y la muestran como un Estado que asesina sindicalistas y hizo la jugada por que ya se sentía ganador.

Un político que quiere ganar una elección nunca puede ofrecer subir los impuestos, en Colombia hay mucha gente que se siente aficiados con los impuestos del IVA y demás nacionales pero también existen regionales como son la sobre tasa a la gasolina el derecho al frente predial valorización etcétera y cuando los Gobiernos regionales emprenden ambiciosos proyectos como esta sucediendo en muchas Ciudades ¡los impuestos son ya muy altos y Mockus promete subirlos aun mas! El partido verde esta tan emocionado por aparentemente encontrase en un lugar que ni soñaban y eso los hace desvariar pensando que todo lo que salga de esa mesa que mantienen montando a cada rato para reunirse y hablar hablar y hablar son ideas brillantes que los votantes acogerán agradecidos.

Atrabilioso dijo...

JANE AUSTEN:

Resulta interesante que usted plantee de entrada la crisis del sistema de salud, pues a mi juicio, la génesis de semejante problemática está en el aparato judicial colombiano, que ha permitido el desangre del sistema a través de las tutelas para que las EPS, o el FOSYGA específicamente, instalen ascensores, depilaciones láser, viajes al exterior con todos los gastos pagos para el enfermo y su núcleo familiar, etc. Adicional a esto hay que tener en cuenta el gran detonante de la crisis: la decisión de la Corte Constitucional de equiparar al régimen contributivo con el régimen subsidiado, ampliando, de la noche a la mañana, la cobertura en salud a más de 15 millones de ciudadanos. Entonces, el problema inicial no tiene que ver con impuestos, sino con intervención directa del Estado en el planteamiento de jurisdicciones especializadas en la Acción de Tutela, que preserve ese mecanismo solo para situaciones que lo ameriten y que tenga en cuenta que los recursos de la salud no son infinitos.

Sin embargo, el gobernante responsable asume primero la tarea de optimizar el recaudo y afianzar y ampliar al máximo el cobro coactivo de la cartera morosa. Posteriormente presenta un proyecto de ley para quitar las exenciones tributarias y luego, si definitivamente no es capaz de regular el gasto y equilibrar el déficit fiscal, pues si se lanza a la aventura de conseguir nuevos impuestos, es decir, espantar la inversión, golpear el ingreso real de un alto número de colombianos y disminuir las posibilidades de generación de empleo.

SIGUE...

Anónimo dijo...

El problema con las antiguas reformas tributaria es que este dinero que entraba de mas.....se lo robaban los de siempre....pero con la legalidad, se destinara todos a sus verdaderos objetivos. yo vivo fuera de colombia en un pais donde los impuesto son altos...al principio me parecia un robo...pero despues cambio mi mente cuando veo que las carreteras son perfectas, hay parques, escuelas, colegios, universidades, abundan los lugares publicos....hasta tengo educacion gratis como emigrante que soy, y hasta para los indocumentados. la legalidad es la que hace prosperar un pais!!! entonces cuando regrese a colombia, estaria dichoso de pagar mis impuestos si estos legalmente son reinvertidos en salud, educacion, transporte, ciencia, tecnologia. es como funciona un pais!!! no hay otro camino....las leyes estan ahi...pero nadie las cumple...es hora de cambiar, solo cambiando todos esto se mejora!! no hay otra opcion!!

Atrabilioso dijo...

CONTINUACIÓN PARA JANE...

Usted dice que “las políticas acerca de estos temas se tienen que reformar pero ¿mientras los zanganos del congreso hacen algo qué?” Le informo: la ÚNICA manera LEGAL de reformar el sistema tributario es a través del Congreso. El Presidente no está facultado para promulgar por decreto una reforma tributaria y en cambio si puede hacer, y desde el momento de su posesión, una “cruzada” coactiva contra la evasión, la elusión y la cartera morosa. Lo que pasa es que promulgar leyes es más fácil que combatir los factores de corrupción.

Entonces, no es que piense dejar a millones de colombianos sin salud… es que solo puede hacerse una reforma estructural cuando a los congresistas se les de la gana, y con un Congreso poco poblado de verde, con tradiciones clientelistas afianzadas, y con la Ley de Bancadas, pues el asunto no pinta bien.

Lo curioso es que usted asume que Mockus cumpliría sus amenazas tributarias con un Decreto o como por arte de magia… ¡Está equivocado! Eso SOLO lo puede hacer mediante el trámite en el Congreso.

Otro punto importante es que usted supone que de llegar Mockus a la Presidencia, entonces la gente va a acudir en masa a pagar impuestos. Si usted mira las cifras de recaudo tributario durante las dos administraciones de Mockus en Bogotá, se ajustaron al promedio histórico y no representaron un salto a la cultura de pago de impuestos. Pero supongamos que se da ese salto de la noche a la mañana, ¿quiere decir que se aumenta el recaudo y pese a ello, se tienen que subir impuestos? Al final eso representa que Mockus quiere tener más recursos disponibles para hacer cosas, cuidando la tajada de la corrupción y del despilfarro originado en las decisiones judiciales. ¡Lindísimo! Que unos cuantos sigan pagando cumplidamente sus impuestos, mientras la corrupción devora sus habituales porcentajes… lo que pasa es que se notará menos, porque el Estado tendrá más dinero para construir.

No obstante, eso de que si usted ve que sus impuestos funcionan, los paga voluntariamente es completamente irreal: usted está OBLIGADO a pagar impuestos, y de no hacerlo, tienen que perseguirlo, quitarle sus propiedades y todo lo que permite la ley: Eso es más difícil que simplemente subirlos por ley, pero debe ser la decisión de un gobernante serio, responsable fiscalmente y conocedor del tema económico.

Finalmente usted dice: “La regulación moral, social y legal pueden hacer grandes diferencias y eso ya se vio en Bogotá”. ¡Excelente! Usted habla en pasado, lo que significa que todo eso se perdió. Me pregunto: ¿Si fue tan serio el trabajo para inculcar la regulación moral, social y legal, por qué se acabó tan pronto? Eso me recuerda algún jardín que conocí: fueron semillas superficiales que no fueron sembradas para que duraran y dieran frutos.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

Yo atribuyo el asunto a otro hecho: cuando Mockus fue candidato por segunda vez a la Alcaldía, prometió subir impuestos y la gente votó por él, al considerarlo responsable y serio en lo financiero. En síntesis, Mockus está repitiendo las mismas fórmulas que le dieron el triunfo en Bogotá: pegarse del voto esnob y anunciar incremento de impuestos.

Un abrazo y mil gracias.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

Su comentario es la manifestación de un deseo, más que la expresión de una realidad. El problema con las antiguas reformas tributarias es que la aspiración de recaudo no se consumó y por lo tanto, siempre quedaron a medias. Ahí vuelve y juega el tema de la evasión, pues la “legalidad” no solo implica un conjunto de leyes, que de paso sea dicho ya existen, sino la voluntad de ponerlas en práctica. Si las leyes contra la evasión se aplican, con jueces y entidades dispuestas a hacerlo, entonces ¿para qué subir impuestos? Un codirector del Banco de la República, Sergio Clavijo, asegura que de combatirse la evasión (legal e ilegal), se tendrían suficientes recursos. Pero eso es difícil y entonces Mockus opta por la fácil: subir impuestos.

Ciertamente la legalidad es importante para un país, pero lo que Mockus propone es maquillar la ilegalidad de la evasión, cargando con más impuestos a la gente que si paga.

Por ejemplo: ¿Cómo va a hacer para combatir una de las mayores fuentes de corrupción y de desviación de recursos que es el aparato judicial colombiano? Con el desmantelamiento de esa mafia, los recursos serían suficientes para atender las necesidades del país. En lugar de eso, Mockus dice que subirá los impuestos, es decir, que las mafias sigan prosperando y que los pendejos de siempre sigan pagando más impuestos… ¡Linda la legalidad mockusiana!

Un abrazo.

jaime ruiz dijo...

Lo que el anónimo de las 10.55 AM no comprende es que el bienestar de las sociedades europeas no es el simple resultado de que su recaudo es alto. Riqueza y eficiencia administrativa son frutos de la cultura, de una serie de valores compartidos y cultivados durante generaciones. En comparación con un país de Europa que ofrece educación gratuita a los inmigrantes (que necesita por el envejecimiento de su población, y que con más razón necesita educar a los hijos de inmigrantes para que haya una masa crítica de ciudadanos de segunda, como los hijos de turcos en Alemania o de argelinos en Francia, que hacen el trabajo duro y están encantados de integrarse en tan maravillosos países), la oferta de educación en Colombia es un esfuerzo mayor.

Yo intenté explicar en un artículo de hace unas semanas que en comparación con los desfalcos y comisiones de los aficionados el despilfarro de recursos públicos de las redes parasitarias es muchísimo mayor. No faltaría más sino que ahora los inversionistas huyan y las empresas se estanquen para que se creen nuevos puestos destinados a gente que intenta mejorar a la humanidad con sueldos generosos y horarios laxos, apropiados a su alta condición.

Es muy curioso lo que pasó con la Ola Verde: tras las legislativas los medios intentaron impedir una renovación del uribismo y encontraron el discurso, minoritario y poco apreciado hasta entonces, del ex alcalde Mockus (léase "Moscus"). Les funcionó, encontraron la militancia harta de la frustración eterna de no poder ocultar la afinidad del PDA con el chavismo, y puede que miles de activistas de otros países creando cuentas en Facebook y Twitter y así crearon la ola verde, que hizo pensar a mucha gente que Mockus ganaría las elecciones. Sólo tenía que mostrarse correcto y comedido y ya le hacían el resto del trabajo. Pero no pudo: él mismo se lanzó a conmover al país como si fueran sus primíparos a los que desconcierta con los rudimentos de la Teoría de Conjuntos o algo así, y destruyó sus posibilidades.

Es un alivio: Colombia necesita crecer y crecer y crecer. Sembrar miles de empresas y expandir los negocios de las que hay, y exportar y acoger turistas y ofrecer seguridad para toda la población. Todo eso es antitético con la perspectiva de mejorar y enderezar a la indiamenta, al tiempo que los doctores se aseguran rentas y mando.

jaime ruiz dijo...

En todo caso, tengo que reconocer que el dinero de los impuestos es sagrado, ¡Como el himen de una madre! (son las últimas palabras de esa maravilla de obra de arte).

Me convencieron.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso, pensé lo mismo lo que pasa es que Mockus ya tiene los votos “llamados morales” jajaja y también hay que ver quién era el oponente de Mockus en esa época, nada menos que una de las cabezas del Samper-serpismo donde cualquier propuesta no importaba lo dura que fuera terminaba calando también habría que retroceder el tiempo para ver la carga tributaria en Bogotá de la época.

Dudo mucho de las encuestas, e igual que el cubrimiento de las elecciones por parte de los medios, las veo artificialmente favoreciendo a Mockus, pero supongamos que las encuestas de los grandes medios que son las que favorecen a Mockus estén correctas, la diferencia en segunda vuelta tan solo seria de tres puntos. Hombre, con una subida de impuesto no solo Mockus haría que muchos de los votos se le voltearan sino que arrogaría a los indecisos a toldas Santistas rapidito. Las experiencias electorales locales nunca se pueden repetir a nivel nacional y menos en un país tan heterogenia como es Colombia con subculturas que reaccionan de forma muy diferente a cada propuesta.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:

No había pensado en el "maestro" deslumbrante de los primíparos... aunque Mockus es más parecido al patán que se encarga de hacer la primiparada: cuando le funciona, todos caen redonditos.

Suscribo el último párrafo de su primer comentario: crecer, crecer y crecer...

Un abrazo y mil gracias.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

¿Será que la campaña Mockus llega a semejante cálculo? Yo me voy por lo simple: mecanismo que funciona, se aprende.

Lo que pasa con el tema de los impuestos es que la "ola verde" está integrada en un alto porcentaje, por los post-adolescentes que no tienen idea de lo que significa pagar impuestos, ahorrar para la cuenta del siguiente periodo fiscal y "tonterías" por el estilo: ellos solo quieren, como fanáticos de fútbol, que su equipo gane, así no haga nada en la Copa Libertadores.

El grueso electoral de Mockus no paga impuestos y por eso el anuncio no los incomoda... todavía les faltan muchos años para padecer las consecuencias del atajo tributario: cuando no consigan empleo, cuando la inflación se dispare, cuando la inversión pública se estanque, cuando el colapso los toque, ya será muy tarde: a lo sumo serán unos mamertos frustrados, listos para elegir al primer chávez criollo que se les atraviese.

Un abrazo.

Javier Diaz dijo...

Lo siento pero ni me atevi a leerlo porque con la primera parte me di cuenta que apenas se atisban sobre lo que piensa Mockus, el exigiria un recaudo alto asi no haya corrupción, esto va por aparte de la lucha anticorrupcion. El exige una politica tributaria fuerte en cualquier caso haya o no corrupcion.

Hay algo que si es cierto los impuestos deben tener base o sustento que es produccion y materia primas, en todo caso Mockus no va a aplicar la politica tributaria antes de pedirle a la gente que done impuestos primero como experimento social. En bogota se recaudaron mas impuestos apartir de la exigencia social y no solo de leyes tributarias, la idea es que el experimento funcione a gran escala, antes de estar metiendo las manos en el fuego.

Y tampoco creo que si eleva los impuestos los deje altisimos pues el mismo sabe que es necesario que haya sustento detras, pero en si hay un sustento basico que es el reciclaje y la distribucion del dinero, que le da un valor agregado a la moneda, esto es en lo que se basa Mockus.

Anónimo dijo...

¿Si será que con los adolecentes mayorcitos a Mockus le alcance? Lo dudo mucho, en la costa hay un dicho: el que se acuesta con pelao amanece C…. los muchachos fallan y el día de las votaciones muchos no irán a las urnas.

Atrabilioso dijo...

JAVIER DÍAZ:

Si exhibiera su misma grosería le diría: “Lo siento pero ni me atreví a responder su arenga porque con la primera parte me di cuenta que ni siquiera tiene la decencia de leer algo que va a criticar”. Sin embargo, por resultar representativos sus alegatos, voy a responderlos:

Usted afirma: el exigiria un recaudo alto asi no haya corrupción, esto va por aparte de la lucha anticorrupcion.

¿Para qué un recaudo alto, cuando con el combate a la corrupción legal e ilegal de la evasión puede otorgar los recursos que obtendría con la medida facilista de subir impuestos? Lo cierto es que sin la corrupción de la evasión, de la elusión y de la desatención a la cartera morosa, los resultados serían mucho más contundentes que con otro paquete de leyes inútiles. Es falso que el incremento de impuestos vaya aparte de la lucha anticorrupción, pues es la corrupción la mayor fuga de recursos públicos y esa desviación ocasiona que se quiera buscar el remplazo de dichos recursos mediante impuestos. Entonces, proponer incremento tributario es enviar el mensaje de dejar intacta la corrupción, por lo menos la parte del erario que devoran, y asaltar los bolsillos de la gente que si paga impuestos.

En cuanto a lo que dice o quiere Mockus, la cita está enlazada en el escrito, pero la copio textualmente, pues parece que tampoco se atrevió a leerlo:

El que tiene debe pagarle al que no tiene. Y en mi gobierno así será con una radical reforma tributaria. Necesito mucha comprensión de parte de quienes van a tributar.

No me gusta mucho el impuesto al patrimonio, porque la gente puede tender a esconderlo. Hay que incrementar el impuesto de renta y el predial, porque medio país los tiene rezagados, hay que reducir la cantidad de tarifas del IVA y elevarlas. Hay que suprimir exenciones y conseguir más recursos para invertir al menos la mitad del gasto público en corregir desigualdades.

La carga tributaria está entre el 16 y el 18 por ciento del PIB. Casi todos los candidatos presidenciales proponen 1,5 puntos de aumento. Yo creo que hay que elevarla, por lo menos, al 23 por ciento.


En su comentario hay una tremenda confusión: una cosa es la tributación y otra muy distinta es la donación voluntaria al erario. En la respuesta a Yamit Amat, y en general en las propuestas económicas de Mockus, se habla de reforma tributaria, incremento al impuesto de renta y predial, elevar el IVA y “conseguir más recursos para invertir”. Además, Mockus cree que hay que elevar la carga tributaria al 23% del PIB.

¡Eso es lo que dice! Que usted pretenda hacer una suerte de interpretación de lo que NO DICE, es simplemente una manifestación de un voto iluso y por simpatías, más que un voto responsable y conocedor.

Lo grave es que usted menciona experimentos como si la economía nacional, como consecuencia de las crisis globales, fuera objeto de experimentación y no de decisiones serias y responsables: seguramente Mockus si quiere experimentar… lo grave es que un experimento puede salir bien o mal, y si ocurre lo segundo, como se vislumbra, terminamos pagando todos los ciudadanos responsables que pagamos impuestos cumplidamente.

Usted dice: Y tampoco creo que si eleva los impuestos los deje altísimos… ¡Qué va! Subir los impuestos al 23% del PIB, es decir, mínimo 5 puntos porcentuales con respecto a la situación actual, no es dejarlos altísimos… es un ATRACO al músculo productivo y al contribuyente responsable.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

No se mi estimado anónimo... el idealismo para elegir al líder del pensativo en lugar del ejecutivo, puede mover a muchos post-adolescentes.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

La bandera de Mockus es la lucha contra la corrupción uno no puede suponer que incrementar impuestos es igual que no combatirla pues Mockus anteriormente ha señalado que fortalecerá la Dian, ademas Santos ha dicho que de ser necesario el tambien haría una reforma tributaria, teniendo en cuenta las condiciones de la economia, es decir nuestro futuro dependeria principalmente de la volatilidad de la economia mundial.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

El gobernante tiene dos alternativas: persigue la evasión y elimina privilegios o acude a la más fácil: subir impuestos.

Entonces, cuando alguien habla de subir impuestos de renta y el IVA, sin agotar los recursos que permiten combatir la corrupción de la evasión, de la elusión y de la cartera morosa, además de los privilegios para los que ganan más, pues sencillamente está enviando el mensaje de dejar intacta la corrupción y atracar el bolsillo de los contribuyentes.

Ojo: una reforma tributaria no necesariamente implica incremento en los impuestos... puede significar que se eliminan exenciones, que se castiga la evasión con cárcel, que las pensiones más altas dejan de recibir beneficios en las retenciones, etc.

Saludos.