27 de agosto de 2009

La paja en el ojo ajeno

"No se pueden tener en cuenta consideraciones electoreras para facilitar la liberación de los secuestrados”.

Esta frase podría resumir la posición del Presidente con respecto al andamiaje circense que montan Piedad Córdoba y sus esbirros a costa de la dignidad de los secuestrados y de sus familias.

Pero no… La frase es de
Piedad Córdoba, la misma que hace poco, ante la presión del Gobierno para que no realice los deplorables espectáculos en las liberaciones, respondió: “yo no puedo alejarme de la política porque soy política”, dejando en claro que haría respetar las exigencias de las FARC sobre las liberaciones de secuestrados.

Ahora, la Senadora que no puede dejar de ser política, aquella que ha utilizado a los secuestrados y a sus familias para beneficiarse políticamente, y de paso favorecer al chavismo delirante que quiere instaurar en Colombia; viene a exigir que el gobierno no tenga en cuenta consideraciones electoreras.

Durante una semana los medios de comunicación hicieron una “cobertura total” de los pasos de Piedad Córdoba para entregar unas pruebas de supervivencia: siete días en los que nos enteramos de cada movimiento, de cada palabra, de lo cercanas que estaban y de lo felices que harían esas migajas de cinismo, a muchos familiares de secuestrados… si eso lo consiguió con unas pruebas de supervivencia –cuya difusión mostró lo bajo que han caído los medios colombianos- ¿qué se puede esperar de las liberaciones a cuentagotas?

La frase de la amiga de Hugo Chávez es un boomerang: las consideraciones políticas en una situación de origen político (el secuestro, la pretensión antiquísima de la ley de canje, etc.) y cuyo propósito ha sido únicamente político; no puede sustraerse de ese escenario.

Además, la exigencia de Piedad Córdoba es un reconocimiento tácito de los pocos amigos que tiene su campaña pseudo-humanitaria en el electorado colombiano: si el Gobierno pone en cintura a los payasos del circo chavista y eso tiene utilidades políticas, específicamente electorales, significa que la ciudadanía, en su mayoría, ve con desconfianza todo lo que se relacione con Piedad Córdoba y Hugo Chávez.

Ahora bien: los límites que le impone el Gobierno a la Senadora Liberal son coherentes con el encargo que la mayoría de votantes le hicieron a Uribe en 2002, lo que se ratifica con el cumplimiento del mandato ciudadano de combatir a las FARC y quitarles el espacio que los anteriores gobiernos les habían cedido.

Ese reconocimiento de la escasa acogida que tienen los galopines humanitarios en el electorado nacional resulta preocupante para los intereses de la caterva chavista, pues las elecciones que se avecinan podrían dejarles un margen aún más estrecho para sus oportunistas maniobras: ¿Acaso presienten que el mensaje de los votantes será incluso más radical que en 2002? ¿Suponen que los electores dejaron de ver a las FARC como peligrosísimos palurdos en el monte y comenzaron a dimensionar la verdadera estructura del grupo terrorista?

Vamos más allá: el Gobierno tiene el legítimo derecho de impedir que algunos sectores políticos usufructúen el dolor de los secuestrados y de sus familias, pues con el sonsonete de la paz, del intercambio, de los diálogos y de todas las falacias que plantean los entusiastas del retroceso al Caguán; se está planteando la atroz cortina de humo de negociar las leyes con los asesinos, mientras las estructuras políticas alcanzan el poder por la vía democrática, para después destruirla.

Al mismo tiempo, la negativa de la Senadora de no hacer campaña política con el padecimiento del secuestro dejó en evidencia, una vez más, los propósitos reales de Colombianos por la paz, que distan completamente de la fachada humanitaria que se atribuyen.

Sin embargo, en gracia de discusión, démosle a Piedad Córdoba el beneficio de la duda y supongamos que efectivamente quiere evitar las consideraciones políticas: lo primero que debe hacer es renunciar a sus cálculos electoreros y aceptar su participación en el acto de liberación, asumiendo un bajo perfil.

Paralelamente, Piedad Córdoba y sus esbirros deberán renunciar a la diplomacia paralela que siguen adelantando con Venezuela y Ecuador, pues tanto el dictador como su marioneta justifican sus vínculos con las FARC en las gestiones humanitarias y eso es proselitismo politiquero indolente.

Cumplidas esas condiciones, Piedad Córdoba podría aparentar algo de autoridad moral para exigirle al Gobierno que excluya las presuntas consideraciones electoreras del tema de los secuestrados, no sin antes reconocer que su cuestionamiento es el resultado de ver la paja en el ojo ajeno, pero ignorar las vigas enormes que hay en sus propios ojos.

Lo que no puede pretender la entusiasta chavista es que los electores colombianos dejen de verla como una cómplice de las FARC que busca beneficios para esa estructura terrorista y no para el país… las consideraciones electorales están en la cabeza de muchos colombianos y con esa vara la medirán en la próxima contienda electoral.

Por Jaime Restrepo. Director de Atrabilioso.

4 comentarios:

Ultraninja dijo...

Es un problema terrible al que nos enfrentamos los colombianos de bien, aunque ya me enfrente a Bazuco M sin mayor resultado, debido a que su cimiente promovia el consumo de cannabias al igual que la venta entre los chiquillos de cierto colegio. La doble moral de estos personajes que se creen intocables, inexpugnables e invencibles mucho mas cuando eran tiempos del viejo Caguan y Pastranita era usual y mayor dia a dia.

Vividores disolutos que vieron que atacar al estado (del cual reciben pensiones, viaticos y seguridad) es el mejor negocio del mundo. Por ejemplo, Papa Noel recibe doble pension millonaria del estado, los hijos de Reyes y Teodora estudian en Usa y en Canada y los de Bazuco M en Argentina todos pagados por sus y mis impuestos, pero como nosotros somos la servidumbre inferior intelectual ya que no nos apegamos al proyecto Farc Comunismo maoista bolchevique y ahora mamertismo universitario pues paguemos las consecuencias.

Esta gente no aporta nada bueno al Pais, el otro mamerto que tiene globos y pancartas listas cada vez que hay un militar capturado es otro vividor. La gente del Pollo no camina sino levita, se cree inteligencia venida de otro planeta, pensar que sus acalorados debates siempre terminan en orgias de licor y sexo homosexual o lesbico, ver alcaldesa de chapinero y su promocion a la prostitucion gay y travesti en la zona de la av caracas con 58. Apertura de bares gay a diestra siniestra y su difucion en colegios y universidades cercanas.

Apuesto que el vago, corrupto e inepto de Samuel Moreno a duras penas se esta levantando a ver chespirito porque otro vividor como ese no hay igual. Que pesar como se destruyo a la capital... otrora y lejana atenas suramericana a nido de ratas mundial.

Atrabilioso dijo...

ULTRANINJA:

Lo que le espera a la Capital es terrible: en su afán por "lo elegante", Moreno Rojas comprometerá los recursos de tres décadas de la ciudad. Coincido con usted: da lástima pensar lo que ocurrirá con la futura Bogotá, la que se conocerá como la "Cloaca Suramericana".

Ayer veía un comercial de la dictadura venezolana en la que sale una señora diciendo más o menos que antes de Chávez, los ricos eran más ricos, y los pobres era más pobres. Después dice que ahora, los ricos no son tan ricos y los pobres... tienen libertad y "se pueden montar en los carros del ministerio del Interior".

Con Chávez, los ricos son más pobres, y los pobres son mucho más pobres... !Qué gran sistema!

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Bogota es una NOTA !!!!!!!......

LES DUELA O NO, BOGOTA SE ESTA CONVIRTIENDO EN LA MEJOR Y LAS MAS BONITA CIUDAD LATINOAMERICANA....QUE IMPORTA EL IDEAL POLITICO....BOGOTA ES UNA NOTA !!!!!!

D. dijo...

Rolito, pase la nota en casa. No sea que le pase algo por andar elevado por ahí en la calle.