26 de febrero de 2009

Uno más del servicio doméstico de las Farc

Presurosa salió la ONG Human Rights Watch a defender al periodista Hollman Morris, quien estaba en un campamento de secuestrados, hacienda juicioso unas entrevistas que él, como cualquier persona con dos dedos de frente, sabía que eran manipuladas y cuyo contenido era fruto de la coacción.

La ONG, muy
indignada por los señalamientos contra Morris, le envió una carta al Presidente en la que expresan sus “objeciones a las acusaciones que usted y otros altos funcionarios de su gobierno formularon esta semana vinculando al periodista colombiano Hollman Morris al grupo de las Farc”.

Efectivamente HRW se indigna por los señalamientos contra el periodista y dice que ponen en peligro la vida de Morris y la libertad de prensa en el país. Sin embargo, no se encuentra por ninguna parte del comunicado, ni siquiera un leve llamado de atención al dichoso periodista quien, con su servilismo, puso en peligro la vida de los secuestrados.

¿Qué hubiera pasado si los entrevistados se niegan a conceder las declaraciones? ¿Estarían hoy en libertad los tres policías y el soldado profesional? Y, siguiendo con el hilo de la hipótesis, si los uniformados se hubiesen negado y por esa razón siguieran en cautiverio, ¿Morris y HRW habrían podido garantizar la vida y seguridad de los uniformados?

Morris fue convocado a un lugar en la selva, con coordenadas y todo, para entrevistar a un grupo de secuestrados. Esta es una vieja práctica de las Farc, que invita a los periodistas que supone afines a su causa a visitar los campamentos y hacer un “trabajo profesional periodístico” con las víctimas… ¿o es que William Parra, el flamante jefe de prensa de Ernesto Samper y hoy ficha clave de Chávez y de Telesur, no hizo lo mismo que Hollman Morris? ¿Y Jorge Enrique Botero?

El periodista, cualquiera que sea, tiene unas expectativas definidas cuando va a realizar una entrevista. ¿Qué expectativas podía tener Hollman Morris? Ni ingenuo que fuera para pensar que obtendría declaraciones explosivas contra los infames secuestradores. Tampoco es posible que pensara que en la entrevista conseguiría algo distinto a un discurso que las Farc habían preparado con anticipación. Lo único sensato era esperar que los secuestrados repitieran un libreto y nada más.

En este orden de ideas, Hollman Morris se escondió detrás de la fachada de periodista para servir de puente propagandístico de las Farc, pues sabía de antemano que las respuestas de sus entrevistados solo serían palabras programadas y pronunciadas bajo amenaza y que además, solo servirían a los intereses del terrorismo.

De igual forma, se evidencia un irrespeto a principios éticos mínimos como el derecho que tiene un entrevistado a responder o negarse a contestar una pregunta… ¿Acaso los secuestrados tenían ese derecho? Morris sabe que no. Y este solo hecho amerita una fuerte condena moral contra Morris.

Frente a todo lo anterior surge entonces una pregunta: ¿Por qué HRW se preocupa tanto por Morris y no musita palabra por la aberración que cometió el periodista contra un grupo de secuestrados a quienes se les violaron TODOS sus derechos humanos durante varios años?

Pero no. Lo importante para HRW es hablar de violación a la libertad de prensa, cuando lo cierto es que esa costumbre de invitar a los afines a los campos de concentración en los que las Farc mantienen a los secuestrados, es la primera violación a dicha libertad.

Es más: si el periodista sabe que las respuestas son coaccionadas, que las declaraciones tienen claros propósitos propagandísticos de un grupo terrorista, que sus entrevistados no dirán nada distinto de lo que sus verdugos les impongan, ¿a qué libertad de prensa se está acogiendo el comunicador?

Ahora Morris y sus escuderos de HRW aseguran que el periodista estaba en Caquetá y que allá fue contactado por guerrilleros que le ofrecieron la entrevista… ¿Acaso, en su libertad de prensa, no podía negarse a semejante abuso a los derechos humanos? Ciertamente un profesional serio, responsable y con ética, se hubiera negado a semejante atrocidad.

Al aceptar la invitación, Morris no solo quedó con su ética en duda: sus calidades humanas, su dignidad y su moral son cuestionables y reprochables, pues su servilismo profariano lo llevó a prestarse una vez más para el juego mediático del terrorismo.

Por Jaime Restrepo. Director de Atrabilioso.

10 comentarios:

jaime ruiz dijo...

HRW es como una mafia que aprovecha la ignorancia de los estadounidenses sobre Colombia para vender una imagen manida y falsa de los hechos. En este caso explota las supuestas amenazas a la libertad de prensa, más o menos calculando que mucha gente desconocerá lo que pasa con Morris y los secuestrados. Verdaderamente son parte de la trama terrorista y mi sueño es que Uribe como ex presidente y persona conocida publique un libro explicando qué ha hecho esa ONG y otras similares respecto a Colombia en estos años.

Sobre el propio caso Morris, muy interesante lo que dice Eduardo Mackenzie.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:
En este caso, por ningún lado se presentó una amenaza a la libertad de prensa. Por el contrario: el ejercicio de un libertinaje de prensa puso en peligro la vida de los secuestrados.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Buenos dias.

Pues a mi me continua pareciendo muy importante en arrivar a un equilibrio. Y no implico asunto politico o de poder (manipulacion).

Es bueno soñar, y como se dice que no cuesta nada pues es una manera eficiente de hacer felices a las masas. Y si se polarizan los sueños se polariza a todo aquel a quien se atreve a soñar solamente.

Por eso hay que poner los dos pies sobre la tierra cuando se quiere ver la realidad, y digamos que sacarle provecho a los sueños que beneficien a la aldea global, ademas del propio.

Sobre el punto de los derechos humanos, de nada vale la pena escribirlos si en la practica no se tienen en cuenta, o se olvidan. O aun peor, si son usados para propaganda manipuladora que termina en negacion de los derechos y en sufrimiento innecesario de tantos.

Tengo que expresar una critica constructiva a lo de 'servicio domestico' (de quien sea y del polo que sea). Es un juego de palabras que si no se entiende termina causando daño a tantos inocentes, y quizas a aquellos que puedan aportarle a ustedes o a los suyos un servicio esencial.

Hace tiempo hize la misma critica con respecto a lo de las maestras o hijos de estas.

Pero hay que tener en cuenta que si hay mucho problema hoy en dia, y yo entiendo que este ipo de medio provee a la poblacion un medio de educarse globalmente a poco costo. Pero via la informacion objetiva y el analisis constructivo.

Yo creo que la manera de arrivar a mundo mejor no es via la dominacion abusiva o manipuladora. Llamese como se llame la organizacion, o si tiene genero tradicional o una preferencia exotica del tipo que sea.

Eso esta en el espectro hacia el polo animal.

Entonces si hay que escojer entre la humanidad o los animales, pues que nos hablen claro aquellos que mandan, o asumen que mandan.

Entre otras cosas continua pertinente la participacion de la mujer, como todo humano con sus derechos. Sin mucha especulacion y manipulacion es necesario reconocer esa igualdad de derechos, desde el punto de vista civil y sin provocacion a creencias religiosas o autoridades.

Por ultimo, con tanta corrupcion, particularmente del lenguaje y comunicacion, terminaremos sin las facultades humanas, entre esas el habla y escritura, y hasta la imaginacion que nos trajo el alto nivel de desarrollo.

Can we all get along???

Eh?

Mtr

Anónimo dijo...

Hay demsiado enfasis politico, de poder expresado en un teatro de violencia.

Hay demasiada paranoia por ahi que nubla las preciosas facultades HUMANAS, y los hermosos sueños no se pueden reemplazar a la fuerza, no solamente.

Si la creatividad se agoto puede ser por eso, y eso en la era del conocimiento es una contradicion, y un peligro en el que la racionalidad (que no parlancheria) es esencial para poder dejar un mundo mejor a los que nos siguen.

Y supuestamente somos los humanos los que hemos llevado la bandera de la racionalidad.

Yo no quiero que repitamos los horrores de la historia, sino que aprendamos de estos, sin olvidarlos.

Pero necesitamos respeto y menos animalidad para poder continuar siendo humanos, lo que implica no creerse dioses.

Bajemonos del high siendo mas realistas para poder convivir.

Sera posible?

Mtr

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Las ong internacionales apuntan a los países que pueden sacar provecho. El caso de Colombia es que existe el caldo de cultivo para que lleguen muchas de ellas a hacer y deshacer por que encuentran muchos aliados. Es como los abusadores sexuales de menores, si ellos encuentran un hogar donde el padre y la madre abusan de sus hijos, pues les resulta más fácil llegar a desatar sus instintos más bajos. El Señor Vivanco no necesita ser un genio para darse por enterado que en Colombia hay mucha gente como en el en lugares privilegiados, entonces llega y se siente como en casa. El verdadero problema no son las ongs internacionales sino sus similares en Colombia.

Se la pongo más fácil. Si usted tuviera una broca para perforar posos en busca de agua donde la utilizaría ¿en sitios duros y secos o en terrenos blandos y húmedos? Colombia resulta un lugar blando y húmedo y mientras siga siendo de esa forma aquí llegaran miles de ongs a desatar sus porquerías. Ataquen a la gente que le da oxigeno a esas ongs en Colombia a esas fuerzas progres que en ultimas resultan siendo unos pederastas.

Atrabilioso dijo...

MARY T:
Lo del servicio doméstico tiene varias implicaciones en este post:
1. Que es una persona "de adentro" de la casa, en este caso, de las Farc.
2. En el servicio doméstico se deposita una enorme confianza para dejar en sus manos el cuidado del hogar y muchas veces, incluso de los hijos... la misma confianza que tienen las Farc en las tareas que desarrolla Morris.
3. El trato despectivo que usted interpreta en este post no se ajusta a la intencionalidad del texto.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:
Estaba pensando en HRW y en el escándalo por las "chuzadas" y se me viene a la cabeza que dicho escándalo fue detonado por la visita de los ministros colombianos a Estados Unidos, pues las pretendidas malas relaciones entre Washington y Bogotá no se les han concretado y necesitaban algo para presionar.

Sigue siendo el suelo húmedo y blando.

Fuerte abrazo.

DieGoth dijo...

Esas ONGs no son más que muertos de hambre que buscan una excusa para justificar el cobro de un sueldo, y si pueden figurar en medios, hasta mejor.

Aquí encontré uno de los mejores análisis sobre por qué en Venezuela hay seis millones de imbéciles.

Anónimo dijo...

Atrabilioso,

gracias por su amable mensaje, y en respuesta a una aparente 'sinrazon'.

No interpreto desprecio en lo del servicio domestico, mas bien si interpreto el juego de palabras aplicado a la situacion colombiana, pero hay gente que honra el trabajo, digamos que en otra forma, y como no conocen estos regionalismos pues se hacen predispuestos rapidito a concluir lo que un buen manipulador argumente.

Es solo un recordatorio sobre eso.

Y entre otras cosas, hay gente de la peor calaña que parece saber aprovechar esas predisposiciones para 'atracar' a otro. Precisamente con el juego de palabras o con los nombres tradicionales, y querran que la creatividad se concentre en inventar nuevos nombres. Cuando deben haber otras prioridades, si es verdad que les interesa el bienestar general y el de las nuevas generaciones.


Tammbien con la situacion de que no se puede ser un individuo, digamos que mujer, y querer aportar porque hay miedo a las asociaciones con otros casos que nada tienen que ver. Eso me parece una maldad, y a saber porque lo prefieren, yo no lo entiendo, lo rechazo, pues me parece que es hora como que de en realidad superar la parte inconveniente de la era colonial.


A veces uno se cansa de dar, o ha tomado mucho cafe, aunque no me arrepiento de haberle descubierto una novia a Juan Valdez, de verdad que le queda bien, o no?, jajaja

ojala todo este esfuerzo termine en estabilidad y mejoria por un largo tiempo, eso es todo lo que me interesa.

Mtr

la colombia inclaudicable (lci) dijo...

Este caso nos enseña la porquería que es el periodismo colombiano, la lamentable condición de podredumbre humana en la cual se han sumido. ¿A quien medianamente sano se le ocurre que hay algo para exaltar en el hecho de haber tenido secuestrado a un ser humano? ¿O que de ese hecho vil y abyecto pueda nacer la verdadera Paz? ¿Quién ha protestado porque sean su colegas quienes avivan y publicitan la causa criminal de los secuestradores?

Perdónenme que generalice, pero periodista distinto a Jaime Restrepo que condene esto, no conozco. Quien lea a un periodista colombiano y no tome la precaución de protegerse saldrá infectado.