9 de febrero de 2009

La fase mediática de las liberaciones

No había que esperar mucho tiempo para comenzar a encontrarse con elogiosas columnas sobre las declaraciones de Alan Jara. Esto no era difícil de predecir, pues el plan contempla el sacarle el mayor kilometraje posible a las palabras del recién liberado, puestas en su boca durante un largo vuelo que lo llevó de la selva a la libertad.

El primero que se lanzó al agua fue Oscar Collazos. En su columna asegura que ”el Gobierno está cometiendo un "crimen por omisión" al negarse a un intercambio humanitario.” 

¿Será cierto que el Gobierno se niega a un intercambio humanitario? Veamos: durante los 6 años de Uribe se han producido dos liberaciones unilaterales de guerrilleros condenados, incluyendo al terrorista alias ‘Rodrigo Granda’, quien goza de la libertad y de la impunidad que le consiguió, entre otros, el gobierno francés. 

¿Cuándo ha dicho el Gobierno que no está dispuesto a un intercambio humanitario? Lo que el Presidente ha repetido hasta el cansancio es que condiciona las NEGOCIACIONES (que navegarían en la incertidumbre) a que los guerrilleros no vuelvan a sus andanzas y que la zona de despeje que piden las Farc, esté alejada de cascos urbanos y tengan poca densidad demográfica. 

Lo que condena Collazos no es la falta de voluntad del gobierno Uribe: es la fortaleza para no claudicar a los caprichos del terrorismo y someter a miles de colombianos a las arbitrariedades de las Farc, por cuenta de una presunta liberación de algunos secuestrados.

Dice el columnista que “el gobierno Uribe, por su parte, volvería a poner más trancas a la eventualidad de un intercambio humanitario.” Uno se pregunta: ¿Quién está poniendo trancas a dicha eventualidad? ¿Acaso no son las Farc las que exigen la liberación de ‘Sonia’ y ‘Simón Trinidad’? Pero esto carece de importancia para el propagandista de la izquierda “democrática”: lo que hacen los suyos está repleto de buenas intenciones y por lo tanto no hay otro camino, según él, que hacer las concesiones sin musitar palabra. A los suyos hay que hacerles caso y cumplirles las órdenes, y el que se oponga sufrirá la persecución mediática y política, será señalado con calumnias y en general ocupará el deshonroso puesto de enemigo de la paz. 

Otro aspecto importante es que Collazos persevera en la mezcla de intercambio “humanitario” con el tema de la paz. Dice que “la paz sólo es concebida por Uribe como la última estación de un viaje, posterior a la derrota del adversario.” 

Evidentemente para Collazos la paz sólo es posible si Colombia claudica a favor de los intereses mezquinos del grupo al que él representa. Para el columnista, la última estación del viaje está por los lados de la llegada al poder de las Farc (la única intención del movimiento terrorista) y no se conformarán con nada menos… al fin y al cabo, para eso tienen su aparato mediático muy bien aceitado, que da alaridos cada vez que ven más lejana la posibilidad de acceder al poder.

Claro que siempre se puede dar una dosis mayor de cinismo: Collazos advierte de “la pretensión uribista de acabar con la guerrilla a plomo y gastos de guerra exorbitantes, salpimentado todo con las mentiras de la propaganda.” 

¿Mentiras de la propaganda? ¿Acaso se referirá a la cacareada paz como consecuencia del intercambio “humanitario”? ¿O de repente hablará de las trabas del Gobierno al tal intercambio? ¿Estaría pensando Collazos en el despeje de Pradera y Florida como sinónimo de la liberación de “todos” los secuestrados?

De golpe, Collazos Oscar está refiriéndose a la madre de las mentiras de la propaganda que él y los suyos no se cansan de difundir: que “el intercambio humanitario no disminuye la legitimidad del Estado”. Lo que olvidan los propagandistas acogidos a la doctrina Münzenberg es que el Estado puede perder la legitimidad al abrir las puertas a un tenebroso círculo vicioso en el que la guerrilla secuestra sin parar para lograr, posteriormente, intercambios “humanitarios” de colombianos inocentes por peligrosos terroristas capturados y procesados judicialmente por el Estado. ¿Acaso la legitimidad no se pierde al desestimar la penalización de los crímenes? 

Ni más ni menos, con las mentiras de Collazos y su combo, Colombia entraría al desgastante proceso en el que ingresó Israel: sacar de la cárcel, de vez en cuando, a asesinos depravados a cambio de la libertad de soldados secuestrados (en el mejor de los casos) o de cadáveres de israelíes plagiados por las huestes terroristas del fundamentalismo pro-palestino. 

Así las cosas, una de las mentiras propagandísticas de la izquierda “democrática” es que el intercambio traerá la paz… si acaso la paz de la que disfrutan el mayor Guevara o el subintendente Peña, pero esa sería la señal para el inicio de una oleada de secuestros sin precedentes en la que todos, usted y yo incluidos, quedaríamos condenados a la amenaza constante de ser secuestrados y, si bien nos va, ser incluidos en una lista de canjeables. 

Por Jaime Restrepo. Director de Atrabilioso.

19 comentarios:

jcastros dijo...

Jaime, ud hace un tiempo hablo de un candidato que iba a ser el sucesor de Uribe, q ya estaba recorriendo el país, le pedí mas info, y ud dijo q no podía dar mas detalles, en la pasada discusión, ud se pregunta, después de Uribe quien? en q quedo eso? era solo una especulación? lo des supuesto nuevo partido de Uribe es una especulación también?

Cordial saludo

Atrabilioso dijo...

JCASTROS:
Cuando hago la pregunta ¿después de Uribe, quién?, mi propósito es invitar a los uribistas a abandonar el debate estéril de la reelección y concentrarse en el debate de escoger un candidato a la Presidencia que sea el sucesor de Uribe. El candidato al que me refería no es una especulación y está realizando su tarea con bajo perfil para no emprender desde ya una campaña que lo desgastaría en lo mediático.

Entonces, ese candidato poco a poco se está perfilando y es políticamente muy paercido al Uribe modelo 2001: arranca de atrás hacia adelante.

Lo del partido de Uribe no es supuesto: el jueves 16 de octubre publiqué el relanzamiento que hizo Uribe de Primero Colombia. Básicamente el año pasado hubo un grupo de personas brillantes elaborando el cuerpo de doctrina, el ideario y la matriz de ese partido. Este año comenzará el trabajo de los que estarán en esas listas, algunos todavía funcionarios del Gobierno.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Es un ridiculo unos ex secuestrados hablando de lo divino y lo humano como si el secuestro los hubiera convertido en unos iluminados. Son personas perturbadas con todo el sistema nervioso destruido y por esa razon faciles de ser manipulados, en el mejor de los casos.

Ahora, se habla de paz cuando las guerrillas estan en su peor momento. Hablar de paz en estos momentos es tratar de darle un respiro a las FARC ya que esa iniciativa tendria que venir de la propias FARC a consecuencia de su devilidad, si alguien usurpa esa iniciativa quiere utilisar la escusa de la "paz" para darle respiracion artificial a las guerrillas por medio de fortalecimiento politico.

La paz siempre sera una buena plataforma vendible que cualquier otra salidad ¿pero es que las FARC quieren la paz? El gran grueso de Las AUC si quicieron la paz y los paramilitares que no, estan siendo perseguidos por el Gobierno y por medio de una estrategia mediatica no se puede cambiar esa realidad. Si las Farc quicieran la paz en dos sentadas la firmaran sin pedir muchas condiciones.

Los Colombianos por las Farc estan alejando aun mas la posibilidades de paz por que les quitaran las iniciativas a ese cuerpo armado.... .

jcastros dijo...

entonces el misterioso candidato seguira siendo un secreto para los lectores de su blog?

Atrabilioso dijo...

J CASTROS:
Mientras él no se lance oficialmente, yo no puedo jugarme la credibilidad que la gente me otorga, con un asunto político que, usted sabe bien, puede cambiar en cualquier momento. Prefiero guardar silencio que rectificar en este delicado asunto.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:
Es muy importante lo que usted anota: los liberados salen en unas condiciones de vulnerabilidad enormes, que son aprovechadas, desde luego, por los "epistolares" amigos de Alfonso Cano. Hay un método que se utiliza en entrenamientos militares avanzados, y que busca debilitar al individuo a tal punto que acepte y combata por una idea determinada. Para tal efecto, se utilizan sesiones de ejercicio exageradas que dejan al sujeto a punto para que le induzcan los mensajes. Alan Jara caminó 48 días, con humedad e inclemencias, y luego lo suben a un helicóptero con Piedad Córdoba.

En cuanto al asunto de la paz, es una palabra que en boca de Piedad Córdoba o de Iván Cepeda, huele a prostituta barata.

Un abrazo.

F dijo...

El articulo que usted ha escrito es muy bueno, la critica a Collazos esta bien fundamentada, porque esta gente como Oscar Collazos, olvida que el secuestrador (no importa que se llame farc o delincuencia comun o mafias, lo que sea) esta utilizando un instrumento ilegal e inmoral.

Ningun gobierno debe fomentar este tipo de crimenes ni siquiera deberian ser tolerados.

Lo bueno del caso es que las FARC abusaron tanto de este instrumento demoniaco del secuestro que ellas mismas se han encochinado y tan solo muestran al ciudadano honesto una imagen siniestra de asesinos despiadados.

Me opongo a cualquier tipo de acto estatal condicionado por la extorsion para liberar secuestrados.

Y doy mi apoyo a cualquier accion militar, policiva o de inteligencia para lograr rescates.

Tambien apoyo las descisiones por parte de los delincuentes cuando estos deciden liberar incondicionalmente y unilateralmente a las personas privadas de la libertad.

Sin embargo que el delincuente entregue al secuestrado no hace que haya perdon automatico de la ofensa....secuestro es secuestro y tiene carcel, asi el secuestrador devuelva su mercancia.

Las FARC y aquellos que las apoyan en su actuar malevolo deben ser objeto de persecusion por parte de las autoridades.

Carcel y Condenas, aunque suene duro es lo unico que yo siento que es viable para con los criminales y el secuestro es uno de los actos mas horrorosos y viles desde tiempos inmemoriales.

Es un crimen muy doloroso que ojala nunca se hubiese presentado, asi solo fuera 1 solo secuestrado ya las FARC deberian ser excluidas de cualquier tipo de ayuda extranjera.

Dar un apoyo positivo y permitir la extorsion a las FARC es ser un co-secuestrador es decir un complice del ignominioso crimen.

Prontuario FARC (solo algunos renglones):

Azonada
Trafico de drogas
Extorsion
Secuestro
Terrorismo
Subversion del orden
Utilizacion de menores en actos de guerra....

Miren uno podria seguir y seguir buscando los actos mas demenciales que es posible en un ser humano y de seguro las FARC y sus apoyadores de cuello blanco ya han cometido el delito en cuestion.

Esta gente tan sucia solo merece el castigo correspondiente del cual disponga la ley Colombiana e Internacional.

Mano Dura Señor Presidente con todos estos grupetes que hacen complot contra el pueblo Colombiano: Unos desde el horror de las selvas y Otros desde comodas oficinas de los periodicos y puestos politicos.

Atrabilioso dijo...

F:
Su comentario es un recordatorio muy importante de lo que no podemos admitir ni negociar como sociedad.

Coincido con usted y a la lista que nos aporta, súmele la masacre de indígenas Awa que cometieron las Farc en Nariño.

Eso no se puede premiar.

Un abrazo.

jaime ruiz dijo...

Jaime, ya me había impresionado el cinismo de ese señor Collazos. Afortunadamente la manipulación de esos criminales, de esas copias burdas de Goebbels, no da mucho resultado. Basta con ver por ejemplo lo que dice la politóloga vasca Edurne Uriarte para comprobar que los rentistas del secuestro sólo son malhechores, por mucho que en el país de la mentira y el servilismo se los ensalce y admire.

Por otra parte, las campañas de los amigos del terrorismo son un perpetuo dejà vu, un "eterno retorno de lo idéntico" que sólo corresponde al afán de tapar el interés de sacar provecho de los crímenes. En los años setenta se llamaba "combinación de todas las formas de lucha", después se pasó a la exigencia de que el gobierno aplicara el programa guerrillero para que las bandas de asesinos se desmovilizaran, lo que se dio en llamar "Revolución por contrato".

Desde hace algo más de una década eso mismo se llama "solución política negociada del conflicto social y armado". Sólo es lo mismo, justificación de la violencia y enmascaramiento del crimen, que resulta parte de un fenómeno aparte en cuanto se lo llama de otro modo: "el conflicto". No es que los comunistas maten y secuestren, sino que eso ocurre en una realidad aparte, en el "conflicto", que no se resuelve por la falta de voluntad del gobierno de facilitar los crímenes de los terroristas contra la población y contra los agentes estatales.

Buen ejemplo de ese nuevo tono retórico de los asesinos (pues los miembros de las FARC son sólo la tropa) es el artículo de William Ospina, que conviene examinar por su capacidad de falsear canallescamente las cosas en favor del chavismo y sus agentes:

ESTOY DE ACUERDO CON LOS QUE piensan que a las Farc no hay que agradecerles por liberar a los secuestrados sino que hay que recordarles todos los días el error y el horror que cometen al secuestrarlos.
Frente al pueblo, frente a la opinión pública internacional, es mucho más lo que han perdido que lo que han ganado con esa práctica inhumana: deslegitiman su supuesta causa, se hacen indignos de hablar en nombre de los valores de la civilización, pierden toda respetabilidad como interlocutores políticos y compiten en ferocidad con la dirigencia que los engendró a punta de egoísmo y de elitismo.


La vieja falacia de que las guerrillas surgen como respuesta a la injusticia cuando son los agentes más directos de esa injusticia, los ejecutores de los intereses de las mafias de "juristas" y políticos que desde siempre intrigan para apropiarse del Estado.

Yo sé que la paz en Colombia sólo puede alcanzarse a través de un proceso político de diálogo, pero a ese diálogo no podrá llegarse por el camino del crimen. Mientras los contendores persistan en utilizar métodos criminales para combatirse, estaremos lejos de la posibilidad de un acuerdo civilizado.

Parece un partido de fútbol en que los "contendores" no aceptan las normas, pero ¿no se levantaron los guerrilleros a implantar el comunismo y para eso salieron a matar agentes estatales y a controlar territorios a punta de intimidación? El único acuerdo civilizado posible es la desmovilización total de las bandas de asesinos. Puede que pronto no tenga sentido seguirles prometiendo impunidad, que sea preferible aplicar con toda energía las leyes. Las falacias de Ospina son parte del crimen.

Y el acuerdo que le devuelva la paz a Colombia tendrá que ser un acuerdo civilizado, que tome la decisión de no arrojar más a los hornos de la violencia a tantos miles de jóvenes pobres que conforman todos los ejércitos de esta guerra.

Lo dicho, "ya visto" (que es la traducción de dejà vu): de repente el ejército y la policía son equivalentes a las guerrillas, siguiendo el viejo cuento de que impedir los secuestros es equivalente a secuestrar.

Yo sinceramente creo que el Estado colombiano tiene que relegitimarse: aquí ha habido demasiada exclusión e indiferencia ante la suerte de los pobres, demasiada negligencia e irresponsabilidad, demasiada corrupción y venalidad de los funcionarios, demasiados órdenes de privilegios, para que el Estado pretenda que con un discurso nuevo ya ha expiado todos sus errores, sin hacer un esfuerzo verdadero por integrar a la economía y a un orden de oportunidades a sectores más vastos, por reparar a las víctimas de la barbarie en vez de comprarles olvido, por establecer la verdad de tantos horrores, y por emprender un proceso de reconciliación que merezca ese nombre.

Claro que el Estado tiene que relegitimarse porque hasta ahora ha estado en manos de los mismos promotores de las guerrillas y de sus clientelas, pero todo eso no tiene nada que ver con la desmovilización de las bandas terroristas y el fin del "conflicto". Lo que Ospina dice sin decir, entre líneas, es el viejo cuento de la revolución por contrato: para que no haya "conflicto" tiene que haber "justicia social", o tiene que imponerse el chavismo.

El Gobierno actual nos repite todos los días que ya ha cumplido con la tarea de desmontar el paramilitarismo y de brindar garantías a la oposición, y es posible que lo crea. Pero todavía la criminalidad está desbordada y, a falta de violencia contra la oposición, persisten la hostilidad, los comentarios desleales y el incumplimiento de los pactos sancionados por la Constitución. Los niveles de pobreza y exclusión están por las nubes, y el propio Presidente suele repetir, en metáfora zoológica, después de casi siete años de estar ‘pacificando’ el país, que “la culebra sigue viva”.

El cinismo de ese asqueroso supera toda prueba: frente a los "Colombianos por la Paz", cuya correspondencia legitimadora con los terroristas ya comentamos aquí, el gobierno debe ser dócil, nada hostil ni menos hacer "comentarios desleales". Ni hablar de decir que "la culebra sigue viva", con más de mil secuestrados en manos de los terroristas, bombas y cientos de asesinatos cada año. ¿Cómo habrá que explicar que los CRIMINALES son esos cínicos? Respecto a la pobreza y la exclusión, ¿se han reducido drásticamente en estos años o no? Siempre se podrá decir que sigue habiendo pobreza. Sólo que cuando el gobierno era complaciente y le pagaba el doble de viajes a Ospina, durante el cuatrienio de infamia de Ernesto Samper, el número de pobres se dobló.

Pero para llegar a ese diálogo que tarde o temprano tendrá que ocurrir, también la guerrilla tiene que expiar sus culpas. La primera es el secuestro, y la verdad es que la liberación de secuestrados, si bien es un gesto, no es una graciosa concesión. La guerrilla tiene el deber de liberar a todos los secuestrados, unilateralmente y sin condiciones, y debe hacerlo incluso por su propio bien. Crímenes como el asesinato “por paranoia y cobardía”, como lo ha dicho Sigifredo López, de los diputados del Valle, deberían hacerlos comprender que esos secuestros, además de infames, son inútiles en la guerra, estúpidos como estrategia y fatales para sus pretensiones políticas.

Ni hablar de ser castigados, sólo llevarlos al examen de conciencia para que vean que no les conviene.

Deberían pasar del ciego discurso de las retaliaciones a alguna propuesta que la sociedad pueda considerar.

De repente la banda de asesinos resulta la entidad política que puede hacer propuestas a la sociedad.

A punta de secuestros, asaltos, campos minados y meros actos violentos ningún revolucionario ha ganado una guerra. Manuel Marulanda se fue con el melancólico orgullo de no haber sido derrotado, pero con la dura certeza de no haber cambiado nada en el orden de la realidad colombiana. Lo movían, como a sus más feroces enemigos, el odio, la terquedad, el deseo de venganza. Tal vez la nueva generación de jefes guerrilleros tenga más visión de cuánto ha cambiado el mundo.

Lo mismo: ¡los colombianos somos masivamente enemigos de los terroristas. A diferencia de William Ospina, nos parecemos a Tirofijo, movidos por el odio y la venganza. A mí particularmente este poeta me produce vómito y un poco de risa. El anciano asesino al menos daba miedo.

[...]

Habría que sumarse a esa ola de fervor continental, en la que no podemos incluir todavía al nuevo presidente de los Estados Unidos. Y mostrar al mundo el verdadero valor, que es el valor civil, para defender las convicciones sin matar ni atropellar a nadie, como lo ha hecho, en momentos en que todos vemos el dolor y cerramos los ojos, esa mujer valiente y admirable que se llama Piedad Córdoba.


Ya ven: la cínica propagandista de las FARC es un ejemplo de valor civil para liberar rehenes.

Estos asquerosos habrían hecho reír a Goebbels. Se creen listos con sus mentiras, pero son puras patrañas toscas, absurdas y sólo eficientes ante su público por el primitivismo de la sociedad colombiana y por los resortes psíquicos que les mueven en el medio "académico".

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:
La patética muestra de propagandismo barato que regala semanalmente William Ospina es una parte fundamental de la fase mediática.

¡Pero es que es el maestro Ospina! Es una "herejía" cuestionar a semejante intelectual criollísimo.

Su ejercicio no debería quedarse en el foro... lo de Ospina merece un post.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso, quice resaltar que ademas de la incapasidad moral para hablar de "paz" estan las contradiciones en que caen. La guerrilla no muestra voluntad de paz, hay que sacarles esa palabra con pinsas o por medio de voceros que exsiven protagonismo politico y mediatico montando shows.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Atrabilioso, el escenario actual no esta para desarrollar una plataforma ambiciosa por la "paz" es decir, de aqui al 2010 y algo mas alla que haga ganar eleciones pero lo que si pueden hacer es darle respiracion artificial a las guerrillas para que sobrevivan en el tiempo manteniendolas en el escenario politico para utilisarlas en un futuro, cuando la marea baje. El reencuache sera algo inevitable con nueva gente pero con la misma mentalidad. Alguien decia que en las Universidades Publicas existen colas de muchachos esperando una oportunida para saltar al mundo academico de opinion y politico. Por esa razon es importante estar alimentando una estrategia que contenga sus ambiciones.

jaime ruiz dijo...

Sólo en noticias de hoy se alude a 18 indígenas asesinados en nariño, 15 campesinos entre huila y caquetá y seis militares en el cauca, 39 personas que ocupan mil veces menos espacio que los seis liberados. ¿de qué lado está la prensa? los lectores parecen poco dados a entender las realidades más obvias, seguramente porque al final resultarían cuestionándose a sí mismos: las guerrillas son las tropas de los señores daniel samper, enrique santos, antonio caballero, gabriel garcía, roberto pombo, alfredo molano y una buena sarta de criminales de las clases altas, por eso la información que aparece es la que conviene a la mafia asesina.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:
Me encantaría abrir un debate sobre lo que significa la paz y la manipulación propagandística que hacela izquierda "democrática" de ese concepto.

Uno de los errores fundamentales es considerar que en Colombia, la paz depende exclusivamente de dos factores: el silenciamiento de los fusiles y la "justicia social".

Pero los colombianos hemos entrado en ese juego desde hace décadas e incluso hemos elegido presidentes con esa bandera. El resultado: oxigenación de los violentos y profundización de la verdadera injusticia social.

Tampoco entiendo cómo puede vender la propaganda de la paz en uno de los periodos que ha registrado una de las reducciones más drásticas dela violencia... Nos tragamos el cuento enterito y por eso es muy importante lo que usted anota, para neutralizar la ofensiva propagandística, mediática y política.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:
Completamente de acuerdo: el asesinato de los 39 colombianos a manos del terrorismo no merece ni siquiera una mención metodológica de la prensa.

Un abrazo.

jaime ruiz dijo...

Oigan a JORGE ENRIQUE BOTERO aludir a la muerte de Raúl Reyes.

Ya lo dijo Orwell: la paz es la guerra.

la colombia inclaudicable (lci) dijo...

Nada más apropiado que el tratamiento de asquerosos, a los periodistas por las farc. Están tan podridos de revolcarse en su propio estiércol de promotores del secuestro y el asesinato,(vía magnánimos dispensadores de justicia social) que cuando les toca salir de sus clubes, y el pueblo les grita hediondos hps, se pegan la extrañada del siglo.

Camilo A. Mosquera dijo...

Las hptas FARc asesinan a 37 personas en Nariño porque gracias a ellos Uribe mandó a construir un batallón ahí.

http://elperiodico.com.co/seccion.php?codigo=18629&seccion=11&fecha=2009-02-10

DEspués mataron a más 15 campesinos entre Huila y Caquetá según Jaime y me gustaría que suministrara un link.

Después asesinan a 6 soldados en Piendamó Cauca.

Suma: 37 + 15 + 6 = 58 personas asesinados y esto tiene menos cubrimiento que la noticia de la liberación de 6 personas.

Los colombianos por la farc, osea su bloque intelectual que dicen que la farc tiene volunta de negociar y de paz no dicen nada sobre estas masacres y muchos menos dice algo el polo antidemocrático que se desbarata por dentro por razones de la dictadura del asesino de corbata Carlos Gaviria.

Y los medios cómplices, pero el más descarado es El espectador quiénes dicen que se debe hacer acuerdo y que las farc tiene voluntad de paz, pero no mencionan a las 58 personas que las FArc masacraron en escazos 8 días.

Y qué dice Iván Cepeda, Claudia López, Lozano Guillén, Piedad Córdoba y demás caterva de asesinos y cómplices de los crímenes de la Farc que se escudan es una oportunistas posición humanitaria.

Y qué decir de Vivanco y su HWR y AI que no aparecen a denunciar y condenar.

Anónimo dijo...

A mi me gustaria leer la historia con el tema de la salvacion de Colombia en los tiempos del colera. Pero escrita por Gabriel Garcia Marquez, con su angulo caracteristico.

Es que la gente tiene rabia, y en algunos temas es con sobrada razon. Entonces acuerdense del Yoga, o de cualquier entrenamiento que permita respirar, relajar la tension y mas o menos recobrar el equilibrio permitido en estos tiempos de busqueda de paz, 'generica', sin marca o logo privado que la haga acreditada por los eruditos en el tema, pero con sus respectivos 'creditos'.

Que fenotipos tan interesantes, cierto Brabonel y Ruiz? pero lo que mas llama la atencion es que no es exactamente igual en los liberados. Como asi si es el mismo material sobre el que se estampa la experiencia?

Por que no sentamos en el divan a los expertos y los diagnosticamos?

Yo lo sumarizo asi: en trance, algunos creidos y otros sumisos/aterrados.

La pregunta mia es por que se prefiere 'la guerra', es el modus vivendi, y las armas preferidas van con el genero.

O no?

Emputa la promiscuidad de los medios, pero al mismo tiempo tienen permanentemente capturada la audiencia. Sera dinero?

jaja