16 de abril de 2012

Parroquialismo latinoamericano

Por Jaime Restrepo Vásquez.

Cuando se lanzó la campaña Colombia es pasión, muchos pusieron el grito en el cielo, debatieron de manera pseudointelectual los detalles del eslogan y hasta se ofendieron porque fuera la pasión la palabra que describe a los colombianos.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se percibe la pasión colombiana en la vida cotidiana: aunque decimos ser los más felices del mundo, en el extremo contrario nos creemos los más pobres, los más desiguales y los más oprimidos. Esa pasión también es una buena descripción de algunos rasgos  significativos del comportamiento latinoamericano. 

De hecho el extremismo llega a tal nivel, que toda la región está contagiada del virus de creernos el ombligo del planeta, como se demostró en la Cumbre de las Américas. Los mandamases de la parroquia decidieron que era inaplazable ambientar el debate sobre la legalización y empezaron a dar señales y declaraciones contradictorias y hasta insensatas, embebidos en la soberbia de verse como los portavoces del eje del mundo, llegando a considerar que podían volver realidad la legalización del narcotráfico.

De repente, los dirigentes parroquiales, pagados de sí mismos, fueron devueltos a la realidad con una simple declaración de Barack Obama: "La legalización de las drogas no es la respuesta...habría un comercio masivo de drogas y si no existen límites, las condiciones podrían ser más dañinas que las que existen en este momento".

Resulta inexplicable la euforia “legalizadora” que surgió poco antes de la Cumbre: ¿acaso estaban convencidos de que el encuentro y la presión de los mandatarios latinoamericanos eran suficientes para echar a andar la legalización? 

La pasión exacerbada por los presagios halagadores de ser “potencias emergentes”, más las lisonjas y titulares que impactan el inflado ego de quien actualmente se cree líder regional, llevaron a la dirigencia latinoamericana a la vergüenza de sobredimensionar la influencia de la parroquia latinoamericana y creer que tenían el peso suficiente para desestimular la actual guerra contra el narcotráfico.

Es tan vergonzoso el parroquialismo latinoamericano que poco antes de la Cumbre, se daba por sentado el respaldo contundente a la soberanía que pretende la Argentina sobre las Malvinas.  Sin embargo, ya en Cartagena, la cosa se diluyó y lo que la viuda de Kirchner pensaba que sería una victoria contundente, para distraer a la galería de los efectos catastróficos de su gobierno; no pasó de ser un desacuerdo intrascendente.

¿Quién le habrá dicho a Rafael Correa que su presencia era indispensable en la Cumbre? Aunque sus áulicos en Ecuador lo tienen convencido de ser prácticamente la encarnación de algún dios que domina una tremenda potencia, lo cierto es que su pataleta solidaria con los asesinos Raúl Modesto y Fidel Casiano pasó inadvertida y solo quedó como una constancia de la escasa influencia del “nuevo líder” sobre los esbirros del chavismo.

Es tan parroquial nuestra Latinoamérica, que en su momento, muchos consideraron a Hugo Chávez como un líder regional, aunque la realidad era que tal distinción fue comprada en un proceso equivalente a la adquisición de espacios de publirreportaje en cualquier medio de comunicación.  Pero el tirano se lo creyó –la parroquia lo convenció por conveniencia y muchos dólares- y supuso que su ausencia sería definitiva para presionar la invitación a la Cuba dictatorial. Ya en el colmo del paroxismo, el tirano venezolano pidió que reunieran a sus súbditos pagados en una plaza cualquiera para que, a una sola voz, le pidieran no asistir a Cartagena.


Solo en esta parroquia, aislada y premoderna, se puede  creer y declarar que "el embargo y el asilamiento a Cuba no se justifica. Es un anacronismo que debió ser superado hace décadas", mientras la tiranía continúa con sus tropelías contra la libertad y los derechos de los ciudadanos. De hecho, considerar a Fidel Casiano como un líder digno de imitar, exaltar e invitar a un encuentro de países con algunas porciones de libertad, resulta siendo el verdadero anacronismo en el que se premia la opresión como símbolo de fuerza y tesón.  

Lo cierto es que hay que dejar en su feudo comunista a ese que la mayoría de dirigentes parroquiales van a rendirle culto por sus “logros”, de tal manera que en su aislamiento pueda seguir vociferando contra el imperio, como pretexto para ocultar una manifiesta ineptitud que ya completa medio siglo.    

14 comentarios:

BRABONEL dijo...

Dentro de todo ese circo que usted describe muy bien el payaso peor vestido no podia ser otro que Santos. Esta vez al calculo frio de Santos se le fueron las luces, cosa estraña en el sobre todo si tomamos que su arribismo simpre dieron resultados. Gracias al poderio de su familia logro que lo nombraran en cuanto cargo crello que le sirviria hasta la Presidencia fue nombrado por que gano con votos ajenos, con los votos de Uribe. Santos como nuevo rico piensa que votando la casa por la ventana con una grandiosa fiesta todo queda servido para ser nombrado lider regional. Es que cualquiera puede llegar a ser lider de una region de borrachos por que eso es lo que parece latinoamerica. En los tiempos del pasado Gobierno las cosas se centraban mas en lo importante que es la situacion interna y la politica exterior se centraba en potenciar lo interno, en cuanto a la region se mantenia la defenza de valores civilisados. Santos por lo contrario piensa que lamiendole las botas a los hermanos Castros y al Chavismo en la region lo convertira en lider regional descuidando los intereces del pais que es lo que realmente les interesa a los Colombianos. Es mejor que Santos renuncia a una presidencia que lo unico que esta haciendo es vivir por lo hecho en el gobierno anterior y se proclame lider de una region que cada vez se esta pareciendo mas a la Africa Negra.

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

Ayer oí a la señora Laura Gil haciendo un balance de la Cumbre, y en lo único que coincidí con ella es que el gran perdedor fue Santos. El estruendoso fracaso de sus acciones diplomáticas para salir del "aislamiento uribista", unido al inoficioso viaje a Cuba, son situaciones que lo dejan como uno más en la larga lista de aspirantes a líderes latinoamericanos.

La renuncia de Santos se debería dar en mayo de 2014, cuando no sea reelegido. Pero todavía quedan dos años en los que puede hacer mucho, pero mucho daño.

Un abrazo y gracias por sus comentarios.

Noel dijo...

Me da pena informarle que son los párrocos de pueblo o ciudad los que se oponen a la despenalización de las drogas y al reconocimiento de Cuba por ser un pais laico-comunista. Con esta columna estaria muy de acuerdo el muy parroquial, católico de Uribe, cuyos argumentos similares a los suyos fueron refutados rigurosamente en la silla vacía en un articulo que se puede acceder a través del ultimo comentario en mi ultima columna. Una de las reglas de argumentar es no reducirse a oponer sobrenombres quienes tenemos posturas diferentes, precisamente por falta de argumentos.

Atrabilioso dijo...

NOEL:

El parroquialismo se refiere al aislamiento, a la incomunicación de las sociedades humanas preindustriales que tenían poca oportunidad de conocer algo de fuera de su propia aldea. ¿Me podría mostrar en qué punto del escrito me opongo a la despenalización de las drogas?

Desconozco el motivo para que se sienta aludido con este escrito, pues concreta y específicamente menciono a los dirigentes de la región que asistieron a la Cumbre de Cartagena y, que yo sepa, usted no está en esa categoría, ni su interés es político, y es a los representantes de ese interés específico a quienes me refiero en todo el texto.

Ahora bien: he notado con tristeza que su defensa a la legalización pasa por lo que otros dicen y no por sus propias reflexiones frente al asunto, eludiendo las preguntas que se plantean en los foros y cuyas respuestas serían verdaderamente útiles para avanzar en el debate, pues lo que veo hasta ahora, es una defensa a ultranza de una temática, sin enumerar los elementos de juicio propios para respaldar la posición.

Así las cosas, me da mucha pena con usted, pero antes de descalificar un escrito, debería leerlo con menos prevención y mucha más comprensión de lectura.

Saludos y un abrazo.

Noel dijo...

Solo quise decir que lo que el articulo describe como parroquial es lo contrario de lo que se define como parroquial, por eso aludí a lo que pensaria un parroco de pueblo. Es parroquial el temor de proponer despenalización de drogas o excluir a Cuba, que es contrario a lo que usted define como parroquial. Ahora yo soy muy parroquial en excluir a Cuba, no en lo de las drogas. Por eso dije que pena, porque la columna acusa de parroquial a quienes sugieren lo que a en mi parecer no lo es: incluir a Cuba, despenalización.

Isaac Newton Decía que el sostenía sus argumentos parado "en los hombros de gigantes" para fortalecer sus argumentos, o sea en "lo que otros dicen". A mi me gusta eso de apoyar mis posturas con lo que otros dicen, parado en los hombros de la ciencia, y fuentes de información que tienen buena reputación. Trato de no opinar con lo que yo simplemente digo porque si. Creo que la costumbre generalizada que yo describo como "YO OPINO Y ME IMPORTA UN PEPINO LO QUE OTROS DIGAN" es muy contraria a mi forma de opinar, y de pronto la de Newton, y que creo que es a lo que usted se refiere. Tiene usted reflexiones propias? Digame cual y le asegurare que la aprendió de alguien, nadie nace en una isla desierta.

Consideraré lo de la lectura, quien quita uno puede estar prevenido y no entender bien, lo mismo le sugiero.

No trato de eludir argumentos, no he tendió tiempo de responder. Ya responderé.

Tunombre dijo...

Noel, mientras la legalizacion o despenalizacion no se de en todo el mundo solo le pone una curita a una herida peligrosa.

Si eso se consigue, hay verdadera libertad con responsabilidad y se disminuye la corrupcion a proporcionales NORMALES pues se acaba el problema en que ha terminado el mundo por ese problema.

Porque hay libertad y respeto de verdad, la educacion se aprovecha y se aplica a temas provechosos, de verdadero progreso.

Pero un drogado con mal efecto no puede estar encargado de asunto publicos que afecten a mllones. O sera ese el problema de la economia, leyes, justicia, educacion, etc.

o la corrupcion?

Tunombre dijo...

La politica es otro caso de cambio de significado para problemas.

Y si la economia no se reorganiza como debe ser no hay mas que concluir, filosoficamente o no, que la gente se embrutecio porque las inversiones terminan en perdidas porque no hay capacidad de compras. Preguntese, y de donde sale el dinero para construir lo que no se usa por falta de dinero o salario o palos con valor monetario.

La economia es una de los puntos principales, aun la actual, pero la manera de conducirla es lo que esta causandoel mayor problema.

Que mas tecnologia se necesita ahorita? no hay con que comprarla, algunas 'defeat the purpose'

Anónimo dijo...

Noel Carrascal:

¿Es parroquial excluir a Cuba?
Siendo así, habría sido igual de parroquial no haber invitado a Pinochet o a Videla o a Pol Pot en su momento.

Invitar a Cuba sería una afrenta a los ciudadanos cubanos, sería decir que nos parece irrelevante cómo vivan.

Del parroquialismo relacionado con la legalización, da la impresión de que cualquier argumento es parroquial simplemente porque a usted le parece parroquial. De nuevo, valdría la pena que analizara la entrada de Jaime Ruiz que enlacé en otro comentario para poder entender por qué usted no está de acuerdo.

Noel dijo...

Pero si fue usted el que uso la palabra parroquialismo en su titulo para referirse a los que creen diferente, y cuando yo le dije que creía diferente me debatió. Yo no dije que era parroquial excluir a cuba, solo que eso era lo que diría un párroco de pueblo por la diferencias entre la iglesia católica y el marxismo.

Afrenta a cuales ciudadanos cubanos? a todos? los de Miami, o los de Cuba? O los de Miami que son Comunista? o los de Cuba que son capitalistas? o vise versa? hombre, en 9 años que vivi en Miami escuche muchos argumentos sobre estos temas de cumbres y Cuba, ninguno que se pudiera describir como parroquial, pero me imagino que puede haber parroquias donde piensan así.

Bueno dejemos así que me parece que estamos hablando dos idiomas distintos, solo porque me pareció que usted extendió la definición de parroquialismo, y da la casualidad que una de esas posturas que usted denomino parroquial es algo en lo que yo creo, y que es tema de otro debate, y que no creo que tenga nada de parroquial. Ojo, que a la izquierda también le gusta expandir definiciones de palabras como progresismo, justicia o paz. Es esa flexibilidad inapropiada en el uso de una palabra lo que yo quería debatir.

Atrabilioso dijo...

NOEL:

Con respecto a su primer comentario, lo que el artículo describe como parroquial es la actitud de los dirigentes de la región y no los temas que abordaron.

En cuanto a los argumentos, ciertamente deben surgir de reflexiones que a su vez parten de otros procesos de análisis de los hechos. Sin embargo, dichos análisis deben servir como base para la elaboración reflexiva de ideas y opiniones. Es decir: los “hombros de gigantes” son la base de la opinión, pero el ejercicio de “pararse” sobre ellos, desde mi perspectiva, implica necesariamente que existe un proceso de reflexión para obtener ideas o resultados propios. Sin embargo, fíjese que la costumbre generalizada es quedarse solamente en la descripción de los “hombros de gigantes” y no pararse sobre ellos.

¿Por qué dice que el Anónimo que hizo un comentario utilizó la palabra parroquialismo en el título de un post de mi autoría?

Sobre el asunto de “extender” la definición de parroquialismo, y como usted disfruta las citas, busque por favor el concepto de Matei Calinescu (no precisamente un comunista de esos que extienden las definiciones) sobre parroquialismo etnocéntrico, que consiste en la disposición de un sujeto de juzgar su posición como la medida de ser de todas las cosas. También afirma que es la perspectiva particular de un individuo como la única importante y “universal”. Es la misma definición, básicamente, que usted podrá encontrar en diccionarios de filosofía y en textos conceptuales sobre el tema. Así las cosas, estoy seguro que la actitud de los dirigentes regionales que asistieron a la Cumbre, fue literal y específicamente parroquial.

Saludos.

jaime ruiz dijo...

Algunas discusiones se complican por la pereza de mirar el diccionario:

PARROQUIA: 5. f. Conjunto de personas que acuden asiduamente a una misma tienda, establecimiento público, etc.

Las suspicacias sobre la identidad de los anónimos son resultado de la pereza de poner un nombre gracias al cual uno pueda saber que es la misma persona de un comentario anterior.

Anónimo dijo...

Noel Carrascal:

Tengo la impresión de que no leyó bien el nombre en mi comentario anterior y creyó que era Atrabilioso (es lo único que me puedo imaginar para que haya afirmado lo del título de la entrada).

Desde mi perspectiva es claro que la invitación a Cuba es una afrenta para los cubanos que viven miserablemente en la isla (y seguramente también para los que desertaron). ¿Por qué es una afrenta? Porque uno en realidad no invita a Cuba sino al presidente o al que haga sus veces y en todo caso a un representante del gobierno. Al invitar a un representante del gobierno, el país anfitrión tácitamente considera un interlocutor válido al invitado; es decir, al "invitar a Cuba", se le está enviando el mensaje (a los cubanos, entre otros) que el dictador que los tiene viviendo en la miseria es bienvenido.

Tengo la impresión de que usted cree que es parroquialismo cualquier cosa que diga alguien que no tenga algún rango académico (o que no lo haga explícito). Sólo así podría entender la razón por la que su entrada anterior es poco más que una revisión de artículos académicos y, además, por la que ha tenido tiempo para comentar esta entrada refiréndose a lo menos interesante (el uso de la palabra "parroquialismo" que, entre otras, no está en el diccionario) y no a la sustancia (la actitud de los presidentes frente a la "importancia" de la cumbre".

Jaime Ruiz:

Cambiaré mi nombre aunque lo había escogido precisamente porque nadie más lo usa. En todo caso, me parece que no hubo confusión sino, como dije antes, una mala lectura de parte de Noel Carrascal. Ofrezco excusas por los inconvenientes.

jaime ruiz dijo...

Anónimo, eso se llama sinécdoque, el uso de la parte por el todo o el todo por la parte ("Cuba" por "el gobierno cubano") y es muy frecuente en el periodismo político porque permite manipular la opinión. Una vez escribí un post sobre eso.

Anónimo dijo...

Sé la clase de tipo que es este señor pero esto es de no creer.

Solo en Colombia (en nuestra parroquia) quien ordenaba asesinatos y secuestros puede señalar "la vocación fratricida" como uno de los rasgos nacionales. Y nadie se inmuta...