15 de noviembre de 2010

El Espectador: de medio a panfleto

La manipulación procaz, la falacia, la mentira y la calumnia son parte de la cotidianidad de los simpatizantes de Saloth Sar, que encuentran en El Espectador la vitrina en la que se expone lo que piensan y sienten. Ellos guardan silencio frente al sicariato moral del pasquín dirigido por el comandante FIDEL Cano, cuyo último capitulo se ha concentrado en deformar, manipular y tergiversar las declaraciones de Martha Leal ante la Fiscalía y ante la Comisión de Acusaciones, organismo al que incluso intentaron presionar antes del testimonio de Leal. Sin embargo, la propia "fuente" desmiente al nuevo Anncol impreso y deja en evidencia la maledicencia del Comandante FIDEL Cano y sus muchachos.

Aquí están las declaraciones de Martha Leal:

5 comentarios:

Eurípides Carranza dijo...

Guillermo Cano, donde quiera que esté, debe sentir un dolor profundo de ver en lo quedó convertido el periódico por el que dio la vida. Es que definitivamente el comandante don Fidelito solo se distingue por el glorioso pasado de quedarse viendo embobado el trasero de Poly Martínez.
Don Fidelito es un mercachifle que le vendió el apellido y el honor a los zurdos chavistas regidos por otro don: Julio Mario.

Anónimo dijo...

Ese panfleto del espectador solo lo leen los inimputables: esos que por deficiencias mentales no pueden ser llevados ante la justicia, aunque puede darse una excepción: SamuEL, alias Bobolitro.
A todas estas, ¿qué dirán los encopetados dueños de la moral de la Ola Verde con su líder autorizando contraticos con los Nule? Quedó demostrado que son una recua de malandros, resentidos sociales o levantados arribistas de esos que pululan en Bogotá.

Juan Felipe M dijo...

No solo lo leen los inimputables por deficiencias mentales, también los que lo son por la gracia de la Corte Suprema, esos que comenten los "Delitos Altruistas".

jaime ruiz dijo...

Cuando se habla en esos términos de esa porquería se comete una injusticia. Parece que El Tiempo fuera menos propaganda de intereses próximos a los del terrorismo. Baste leer por ejemplo el reciente reportaje sobre el Che Guevara. Y si se piensa en la gran revista, Semana, sería difícil convencer a alguien de que es menos medio de propaganda del crimen que el periódico en que Alfredo Molano felicitaba a las FARC por la masacre de Vigía del Fuerte.

Lo que hace falta en Colombia es verdadero periodismo de investigación. Puede que se llegara a saber a dónde fueron a parar los miles de millones de dólares que tenían hace diez años. Yo tengo la sospecha de que Santodomingo y la mafia que lo rodea puede haber estado prosperando con esa inagotable fortuna.

Y tanta falsedad, tanta descarada promoción del crimen, no es ajena a la condición real de los colombianos. No se debe olvidar que tanto si se trata de blogs como de redes sociales o de comentarios en la prensa, los psicópatas y rentistas del secuestro son hegemónicos. Sólo entre la gente que no puede tener pretensiones y sí conoce las dificultades reina el sentido común. Es la gente que no lee Semana ni ostenta títulos con gran resonancia literaria, pero puede que delire menos que los obscenos y cómicos "intelectuales" muladareños, tan ignorantes que uno puede asegurar que su "educación" consistió en la preparación para no poder entender lo que leen: sólo ejercen la violencia y la fanfarronería.

Anónimo dijo...

Como raro este blog nunca critica RCN... como si fuera el estandrte de la imparcialidad.

Ob...