15 de febrero de 2010

Sintonía electoral

Juan Manuel Santos no se ha inscrito como candidato a la Presidencia.  Sin embargo -como en la adivinanza de blanco es, gallina lo pone- camina como candidato, habla como candidato, trabaja como candidato y su propaganda televisiva es la de un candidato. 

Pero si alguien le pregunta, seguramente la respuesta será que esa apariencia corresponde a la del jefe único del Partido de la U… aunque es blanco y lo puso la gallina, que quede claro, Juan Manuel asegurará que no es un huevo.

La más clara señal de la candidatura de Santos es la propaganda que lanzó la semana pasada en la que afirma, en tono solemne, que “retroceder no es una opción”.  La señal fue captada también por la oposición que respondió con un informe en el que acusan al candidato de haber participado en el experimento del Caguán, lo que es un ataque a la yugular de Santos. 

¿En qué se basan para hacer el señalamiento?  En que Álvaro Leyva y Andrés Pastrana lo dicen.  Creerles a este par de personajes, cuyo comportamiento con las Farc ha sido abiertamente entreguista y que tienen intereses en la actual campaña política, sería un salto al vacío: es mejor darle un vistazo a las actuaciones de Juan Manuel Santos para saber si es posible que respaldara el adefesio de la zona de despeje.

Si algo caracteriza al actual jefe único de la U es su capacidad camaleónica y su versatilidad para acomodarse a las coyunturas políticas: trabajó con el liberal César Gaviria, fue la cabeza visible de la oposición al también liberal Ernesto Samper y luego, respaldado por el liberalismo, fue Ministro de Hacienda del conservador Andrés Pastrana.

Santos es un personaje que sabe sintonizarse con las corrientes de opinión y se ubica rápida y astutamente en un punto en el que se convierte en líder de opinión de la posición más favorecida por los ciudadanos.  Lo anterior puede describir la aspiración de la mayoría de políticos, pero del dicho al hecho hay mucho trecho y lo cierto es que Santos ha logrado llevar estas premisas a la práctica.

Entonces, apoyar la zona de despeje en los albores del gobierno Pastrana era algo que estaba en sintonía con un alto porcentaje de la ciudadanía que creía ingenuamente que ese era el camino para alcanzar la “paz”.  Con el pasar de los meses, esa misma ciudadanía comenzó a descifrar el juego de las Farc y cambió de opinión frente al despeje: Santos rápidamente pudo haberse sintonizado y dar un giro en contra de los “diálogos” con las Farc.

Sin embargo, si Juan Manuel había respaldado la creación de la zona de despeje, y por lo menos era conocida esa posición en los círculos de poder, ¿se hubiera arriesgado a ser desenmascarado por el mismo gobierno del que había sido parte? 

La vida política de Santos no es un monumento a la coherencia.  Es más: uno de los pocos políticos colombianos que ha mantenido un discurso congruente durante su vida pública, por lo menos en los temas fundamentales, ha sido Álvaro Uribe Vélez.

En este sentido vale mencionar que en 2002, los electores no votaron por la coherencia de Uribe sino por la sintonía coyuntural que se dio entre las ideas del actual Presidente y la posición de la mayoría de colombianos frente a la seguridad y frente a las Farc.

Ahora, ocho años después, la sintonía no será un factor fundamental en las elecciones, pues el referendo reeleccionista ocupará la agenda hasta mediados de marzo y los candidatos escasamente tendrán tiempo de afinar algunos ataques y hacer unos cuantos garabatos de sus programas, con lo cual, la mayoría de votos serán para el aspirante que represente la continuidad de las políticas de seguridad y defensa de Uribe y quien sea percibido como el “elegido” del Presidente.

AL CIERRE: Dicen que José Obdulio Gaviria logró el cierre de la revista Cambio.  Sin embargo, a una empresa no le interesa cerrar un área rentable…  el grupo Planeta no es la excepción.  Si Rodrigo Pardo, el Canciller de Ernesto Samper, era tan incómodo para el gobierno y representaba una piedra en el zapato para los intereses de los dueños de El Tiempo, la opción no era el cierre sino el despido de Pardo García-Peña.  Con esa “renuncia”, acompañada de una indemnización que comprara el silencio, El Tiempo hubiese complacido a los supuestos malquerientes de Pardo y de paso, hubiese conservado un negocio rentable.  El cierre de Cambio es una decisión empresarial que tiene que ver con los pobres resultados económicos y no con supuestas presiones políticas.

Por Jaime Restrepo.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno Jaime Talleyrand también era un camaleón oportunista a lo largo de varios gobiernos y no veo a mucha gente elogiándolo por eso.

Atrabilioso dijo...

ANÓNIMO:

La mayoría de políticos aspira al ropaje del camaleón. Si vuelve a leer encontrará que no estoy elogiando a nadie, pues esa parte de la actividad política en la que hoy se está contra alguien y mañana resulta siendo el gran amigo, me disgusta enormemente.

Estoy planteando dos hechos más simples: la sintonía entre un candidato y la coyuntura de opinión y la capacidad de algunos para sintonizarse rápidamente.

Un abrazo.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

...en asuntos de sintonia, digamos que Juan Manuel Santos es como aquellos antiguos radios regenarativos Zenit, que si bien operaban en todas las bandas y frecuencias era tremendo el ruido que hacian por causa de la estatica o cualquier interferencia, que aunque sintonizaba la emisora era dificil entender , por su alta sensibilidad, dependian de la antena para modular, sin ella eran inutiles trastos de adorno.

Cuando operaba en la frecuencia de ataque a Raul Reyes a ratos se captaba bien la emision, pero luego por alguna interferencia o metidita de "ala" emitia los ruidos de peligrosas interferencias, subitamente se "desintonizo" y empezo a operar en otra frecuencia que le valio la reprimenda Presidencial, que de no ser el avido delfin predestinado a mejores oficios, seria motivo mas que suficiente para una rapida y condundente renuncia por aquello de "dignidad" politica, pero el multibanda se trago el regaño, y con rabo entre las patas se sintonizo de nuevo.

Esos aparatos, como los politicos, multi frecuencias los primeros y debiles de piernas los segundos , como que han pasado de moda, ya se usan mas los de clara señal , sin interferencias que serian los de FM ,tanto los Zenit como los Santos quedarian mucho mucho mejor en museos, mas aun cuando a los vetustos aparatos no le funcionan bien los componentes y solo les queda para mostrar sus llamativos y aparatosos muebles.

un saludo

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

De esos "Zenit" hay muchos candidatos a la Presidencia. Mire a Rafael Pardo o a Sergio Fajardo. El primero, presunto uribista pura sangre, terminó abrazado a Piedad Córdoba y a los generales retirados de la Policía que están bien cerca del Polo. El segundo, en el equilibrismo más ramplón, le prende velas a Piedad Córdoba como recordando los tiempos en que llevó a las Farc a la Junta Directiva de EPM. Sin embargo, fue el mismo que tuvo acercamientos con 'Don Berna' para apaciguar los ánimos en Medellín, mientras en sus discursos elogiaba a Uribe y ahora, como el "Zenit", hace tanto ruido con su debilidad de rodillas, que posa de pusilánime ante cualquier situación que se presenta en el país.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

BRABONEL.

Si algo le sobra a Juan Manuel Santos es olfato político. Cuando acepto el ministerio de hacienda antes ya le había hecho llegar la idea a la opinión pública que su llegada era exclusivamente para evitar la quiebra del país y que no había interés políticos de por medio. Nunca se le vio en el caguan ni torpemente uniéndose con las farc para tratar de entorpecer la candidatura de Uribe como si fue el caso de muchos políticos y todos los candidatos incluyendo a la Sanín. Pareciera que Juan Manuel Santos tuviera un séptimo sentido y estuviera dedicado exclusivamente a la política, nunca se lanzo al agua porque sabía que un fracaso contundente le esperaría. Las acusaciones pro farc en cuerpo del partido conservador (Andrés Pastrana y Álvaro Leiva) para hacerlo ver como a uno de los arquitectos del Caguan no coinciden con las posiciones políticas de Santos en esos tiempos, es decir, nunca se le escucho alguna frase contra Álvaro Uribe acusándolo de paraco para que los candidatos claudicantes ganaran terreno o defendiendo la sostenibilidad del caguan a pesar que más del 80% de los Colombianos lo rechazaban, lo que si se le vio haciendo fue organizando un partido político que encarnara la ideas de Uribe y luego ocupando el ministerio de defensa.

La rabia anti Uribista encontró desaojadero en la prensa más precisamente en los medios de la casa editorial el tiempo. Con la salida de la revista Cambio y de Claudia López del diario el Tiempo se han inventado de todo tipo de conspiraciones donde aparece el poder del Gobierno Uribe metido.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

....sugiere acaso que sigamos escuchando en FM...?

doble abrazo

Atrabilioso dijo...

BRABONEL:

Usted describe la sintonía de Santos como olfato político y no le falta razón. Yo tampoco tengo en la memoria algún pronunciamiento pro-Caguán, pero como Santos no está oficiando como candidato pleno, pues de golpe dejará pasar esos señalamientos.

En cuanto a Cambio, el hecho fundamental es que se convirtió en un mal negocio, tanto como el periódico Hoy, que también cerró y que era dirigido por un excelente periodista... ahí si no dijeron nada, pues ese periodista le entregó su vida a El Tiempo, pero no tenía los apellidos rimbombantes de Pardo.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

No estoy sugiriendo nada... simplemente estoy haciendo afirmaciones sobre otros candidatos que, de paso sea dicho, ni dirigieron operaciones como Fénix ni Jaque, ni tienen para mostrar algo distinto a su claudicación frente a las Farc.

Santos se ha sintonizado tan bien con el país que hoy por hoy es el candidato no oficial con mayor respaldo en el electorado. Pero si de coherencia hablamos, Germán Vargas Lleras es el único que cumple con ese requisito.

Pensar en el actual Presidente como candidato es solo una quimera porfiada.

Un abrazo.

Simpliciano dijo...

Atrabilioso & Brabonel:

...los politicos modelo Zenith, tienen siempre sus admiradores, lo fregado del caso es que regresan programaciones ya caducas, es como si volviera Marina Ugueti, Los Catedreticos informan y hasta el Coltejer toca a su puerta, que en politica corresponderia a los gamonales bigotudos que van con todos y con todas, no me parece que sea "olfato politico" me luce mas bien como "oportunistas baratongos" como esas reinas de belleza de todo que le regalan sonrisas a todo el mundo.

Se imaginn uno de estos Zenith cuando les quiten la antena?...

saludos

Simpliciano dijo...

Atrabilioso:

Antes que nosotros fue el Presidente Uribe quien se dio cuenta que el mas indicado para sucederlo en caso de fallar el asunto de la reeleccion seria el Ministro Santos, esto conociendo a los demas precandidatos, se resolvio a designarlo como el "delfin" , si a pesar de sus "metiditas de alas" que le han acarreado fuertes regaños presidenciales sigue como el unico que podria sucederlo, seria mas que justificada la "encriucijada en el alma" del Presidente Uribe que tanto nos intriga y que de verdad tambien nos contagia, si ese es el mejor, como seran los demas....

un saludo

jaime ruiz dijo...

Juan Manuel Santos es un tipo que siempre ha tenido un proyecto de llegar a la presidencia. Creo que por eso se metió en la Armada, para no saltarse ningún paso y no tener hándicaps por ahí.

Yo no entiendo por qué lo consideran tránsfuga o tornadizo. Desde que sé que existe es un político de la derecha del liberalismo colombiano que juega al juego de la política nacional. Su paso por el Ministerio de Hacienda con Pastrana, en una época de verdadera amenaza a la economía colombiana, le granjeó el respeto de mucha gente (que en Colombia se nota más en los silencios que en el ruido: no dicen nada, luego su desempeño fue correcto, sobre todo porque la situación era catastrófica y al final se empezó a crecer). No fue al Caguán ni se prodigó en críticas a Uribe Vélez, sino que se prestó para colaborar cuando le pareció que le convenía. Es lo que hacen los políticos.

Lo peor de la carrera política de Santos fue cuando se reunió con los guerrilleros para plantear una salida al gobierno de Samper. Lo que pasa es que los demás políticos de relieve de la época fueron aún más lejos en relación con los terroristas.

Supongo que es el mejor opcionado para ser presidente de Colombia y que no variará mucho las políticas actuales.

(Perdón por aludir a otra cosa: ¿han leído el informe de Semana sobre las declaraciones de "Rasguño"? Es una buena muestra del nivel de la prensa colombiana. Después de leerlo me convencí por completo de que a Álvaro Gómez lo mataron por encargo de Samper y Serpa, pues para llegar a tanta desfachatez tienen que estar muy preocupados. Comenté ese escrito en una discusión anterior de este blog.)

Atrabilioso dijo...

SIMPLICIANO:

Que un "regaño" aparente sea motivo para descalificar a un candidato, en un gobierno que maneja muy bien los hilos de la comunicación, demuestra animadversión personal y antipatía emocional.

Juzgar mal a un político por los apoyos, olfato o sintonía con determinadas corrientes de opinión sería tan absurdo como juzgar a Uribe por su respaldo y amistad con Ernesto Samper, a quien incluso nombró embajador en Francia.

¿Qué tiene usted en contra de Santos? Por el contrario, pienso que en esta oportunidad hay buenos candidatos, todos con rabo de paja y con posibilidades de hacer una buena gestión: Santos y Vargas Lleras, por ejemplo, son sujetos interesantes para el desarrollo democrático que se presentará, dentro de la legalidad, el próximo 30 de mayo.

Un abrazo.

Atrabilioso dijo...

JAIME RUIZ:

En la última conversación usted hizo una diferenciación que puede explicar la situación: políticamente Santos ha pasado de un lado para otro... ideológicamente ha sido coherente.

Lástima que lo de Álvaro Gómez, y lo de Fernando Landazábal, lo bloqueó la Corte Constitucional con la tutela que tiene paralizada a la Fiscalía... hoy salieron 28 fiscales especializados, de los 35 que laboran en esa unidad, y esto solo en Bogotá. Esos fiscales estaban adelantando las investigaciones sobre el asesinato de Álvaro Gómez.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

El señor Felipe Zuleta parece que está haciendo su campaña acosta de las "víctimas" y a través de denuncias y demandas de gran impacto mediático pero que no llegaran a nada.

Att: Camilo Andrés.

Atrabilioso dijo...

CAMILO ANDRÉS:

¿Qué más se le puede pedir a un esbirro de Ernesto Samper Pizano?

Un abrazo.